Martes, 24 de enero de 2017

| 1996/12/30 00:00

LA DIETA DEL TRIUNFO

Aplicando la exitosa dieta que utilizó un médico con Miguel Indurain, varios equipos españoles de fútbol parecen haber encontrado el camino del triunfo.

LA DIETA DEL TRIUNFO


EN LA NOCHE DEL pasado sábado 23 de noviembre la sorpresa de la Liga Española de Fútbol fue el fin del invicto del Barcelona, que cayó 2-1 ante el Athletic Club de Bilbao. Sin embargo el protagonista de esta gesta no fue el temperamental técnico bilbaíno Luis Fernández, quien trazó un planteamiento para neutralizar a Ronaldo y su séquito, ni el dinámico Julen Guerrero, que logró el gol del triunfo, sino un hombre modesto, de buenas maneras, conversador y quien hasta ese día había permanecido discretamente detrás de grandes deportistas como el pentacampeón del Tour de Francia Miguel Indurain: Sabino Padilla.
El es el nuevo médico del equipo y el responsable de una rigurosa dieta que salta a la vista en la fisonomía de algunos jugadores. Esa noche, por ejemplo, los aficionados quedaron impactados por el huesudo rostro de Guerrero. "He perdido tres kilos y medio en pocas semanas", explica el internacional jugador de 22 años, 1,79 metros y ahora con sólo 68 kilos de peso.
Según Padilla, "la idea es que ellos tengan una alimentación muy balanceada para que puedan rendir más en el campo". La dieta de los futbolistas debe ser tan rigurosa como la de cualquier top model, con la diferencia que en este caso no se buscan cuerpos bellos sino veloces, ágiles y fuertes. Esas tres virtudes fueron precisamente las exhibidas por el Athletic en el partido contra el Barca. El equipo corrió tanto durante los 90 minutos y cortó tan rápido los pases que Ronaldo apenas tocó el balón en unas cuantas oportunidades. En promedio, todos los jugadores del Athletic han bajado en cuatro meses casi cuatro kilos. Pero, ¿qué contiene la fórmula para que los futbolistas tengan ese peso y jueguen a ese ritmo? Es muy sencillo =dice Padilla=, la carne roja y los huevos están prohibidos. En cambio, los hidratos están autorizados, léase arroz y pasta, las verduras y las frutas ".
La dieta de Padilla, sin embargo, no es un caso aislado en los éxitos de los futbolistas españoles. Fabio Capello, técnico del líder Real Madrid, no sólo basa sus triunfos en una férrea disciplina deportiva sino en un verdadero régimen que él personalmente vigila a la hora de comer.
Cuando el técnico italiano asumió la dirección se fue con el médico del equipo, Alfonso del Corral, al Consejo Superior de Deportes de Madrid =Casdm=, donde estudió la composición corporal de los jugadores para poner en marcha un sistema de peso que echaba atrás el tradicional de "si mide 1,70 metros debe pesar 70 kilos ".
Ahora el peso de los deportistas del Madrid se saca de la suma de cuatro elementos: la grasa, el músculo, los huesos y el peso residual, es decir las vísceras. Después de esto se busca el peso ideal de cada jugador, que debe ser: 12 por ciento de grasa, entre 48 y 50 por ciento de músculo, y el 38 por ciento restante deben ser los huesos y las vísceras. Para lograr esto Capello prohibió tajantemente la carne roja a sus jugadores, todos los días deben comer pasta y arroz y apenas les deja probar un filete de pescado, pero asado a la brasa. Nada frito. Obviamente eso no le ha gustado a algunos jugadores, a los cuales les parece una dieta excesiva pero que a la hora de ver la posición de privilegio en la tabla de clasificación optan por guardar silencio.
Por el Casdm también pasó el técnico del Atlético de Madrid, Radomir Antic, el año pasado, y más o menos sacó la misma dieta. Resultado: jugadores más flacos pero campeones de la Liga y la Copa del Rey. Otro que está interesado en quitarle la carne a los jugadores es Jorge Valdano, quien la semana nasada asumió la dirección del Valencia. El se quiere sumar a esta dieta a base de arroz, pastas, grandes cantidades de verduras, muchas frutas y bastante líquido. No por moda sino para ganar títulos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.