13 diciembre 2012

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

La escandalosa final de la Copa Sudamericana

COPA SURAMERICANALa final de la undécima edición del certamen continental terminó en un bochornoso incidente en el que el Tigre argentino decidió no disputar el segundo tiempo del partido por supuesta falta de garantías.

La escandalosa final de la Copa Sudamericana.

Foto: AP

La coronación de Sao Paulo como campeón de la Copa Sudamericana fue opacada por supuestos incidentes entre los jugadores de Tigre y agentes de seguridad del estadio Morumbí. La prensa argentina no ha ahorrado calificativos para la final catalogada de "escandalosa" y "bochornosa".

El partido
al término del primer tiempo 2-0 se inclinaba a favor del equipo paulista 2-0, pero para sorpresa de los asistentes al estadio, el Tigre, dirigido por Néstor Gorosito, se negó a disputar el segundo tiempo ya que según los jugadores argentinos, estos fueron agredidos por agentes de seguridad locales al terminar la primera parte, de esta forma Sao Paulo recibió la Copa.

Las versiones encontradas de la prensa argentina y brasileña

El diario Clarín manejó la versión de que "el encargado de seguridad del club argentino manifestó que al guardameta Albil la policía le puso un arma en el pecho. Otros testigos también hablaron de sangre en las camisetas de los jugadores".
 
Por su parte el diario La Nación tituló: "Un bochorno: Tigre denunció amenazas con armas y le dieron la Copa al San Pablo.

También, el diario deportivo Olé afirmó que el Sao Paulo es "el campeón del bochorno" e indica en su comentario "Tigre no salió a jugar el segundo tiempo después de haber sufrido una importante agresión de parte de la gente de seguridad paulista. De terror lo que pasó, un final que no merecía el equipo argentino, luchador durante toda la Copa. Perdía 2-0 y estaba cerca del nocaut, pero el golpe decisivo se produjo fuera de la cancha".

Mientras tanto la prensa Brasileña, reseñó brevemente los supuestos incidentes, de los que aún no se conocen imágenes que verifiquen la versión de los argentinos. El diario Fohla de Sao Paulo afirmó que "con la retirada de su rival argentino, Sao Paulo ganó la Copa Sudamericana".

El rotativo Lance publicó "Con la confusión y medio juego, Sao Paulo es campeón de la Copa Sudamericana. Después de mucha controversia, Tigre se niega a volver en el intervalo, por lo que al final el árbitro dio por terminado el partido”.

Mientras que O Globo indicó que "en una noche de confusión, São Paulo es campeón sudamericano", y sostuvo que "el partido contra Tigre fue terminado después de las peleas de intervalo en el campo y en el vestuario".

La versión de los jugadores de Tigre

A su llegada al aeropuerto de Buenos Aires, el capitán de Tigre, Martín Galmarini, dijo que "fue un infierno" y que "todo podía haber terminado muchísimo peor". "Fue algo lamentable, triste, una pena; lo que podía haber sido algo catastrófico terminó decorosamente", destacó el centrocampista. "Fue un episodio dramático, caótico, todo fue un infierno. Parece de película, pero fue real".

Galmarini dijo que "me han pegado con un palo y me lastimaron el brazo”. El jugador destacó que el calvario que dijo haber vivido su equipo se inició cuando el plantel se dirigía al estadio. "Nos rompieron todos los vidrios del micro; nos tiraron piedras y botellas de cerveza y una vez en la cancha personal de seguridad nos impidió hacer el precalentamiento", señaló.

El arquero Damián Albil dijo que "me dieron un culatazo en el pecho, peleamos con quince tipos entrenados para golpearnos y después nos apuntaron a todos", denunció el arquero. "No hay duda que fue una emboscada".

Según la estimación de ‘Pipo’ Gorosito, "por lo menos seis o siete jugadores" resultaron con lesiones varias, entre ellos Galmarini, Albil y Botta, además de mencionar a los jugadores Lucas Orban y Matías Escobar.

Durante el primer tiempo no hubo acciones entre los jugadores que hiciesen presagiar ese desenlace, salvo roces, piernas fuertes y empujones, algo que es usual en choque decisivo.

Fue una final con escasos antecedentes parecidos en torneos del fútbol sudamericano, ya que generalmente los escándalos ocurren entre los futbolistas o bien de fanáticos atacando a jugadores.

Con información de AP y EFE
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad