Sábado, 21 de enero de 2017

| 2010/09/09 00:00

LA FIFA no quiere empates en el Mundial

Blatter, presidente de la Fifa, busca un fútbol sin empates, donde sólo hay ganadores y perdedores.

LA FIFA no quiere empates en el Mundial

Ésta es la idea que el presidente de la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), Sepp Blatter, desea proponer con el objetivo de obligar a los equipos a buscar la victoria y evitar el juego defensivo.

Blatter considera que es necesario hacer algunos cambios en torneos como la Copa del Mundo para que haya más fluidez en el juego y se brinde un mejor espectáculo.


"En los primeros partidos de la fase de grupos del Mundial de Sudáfrica vimos como algunos equipos salieron al campo a evitar la derrota; jugaban a empatar desde el inicio", se quejó el máximo responsable de la FIFA.

"Tenemos que tratar de encontrar la manera que haya un fútbol más fluido en torneos como la Copa del Mundo, con selecciones que salgan a ganar".

Blatter desea que su propuesta sea estudiada a partir de la próxima reunión del Comité Técnico de la FIFA, en octubre.

La gran expectativa que genera la antesala de los Mundiales no suele reflejarse en el campo de juego, especialmente en la primera ronda de partidos de la fase de grupos, como sucedió en Sudáfrica, la primera copa en el continente africano.

En los 16 encuentros iniciales, una vez completado el debut de todos los países, se registraron cinco empates y un promedio 1,5 goles por partido, una de las cifras más bajas en la historia de la Copa del Mundo.

Sin tiempo extra
Otra modificación que podría realizarse es la desaparición del tiempo suplementario a partir de los octavos de final.

"Frecuentemente vemos que los equipos se vuelven incluso más defensivos durante la prórroga, para evitar a toda costa que le marquen un gol", explicó el dirigente suizo.

"Para prevenir esto, tal vez podríamos ir directamente a una definición por penales después de que finalice el tiempo reglamentario o reincorporar la regla del gol de oro", propuso.

El "gol de oro" fue implementado entre 1996 y 2002 para evitar planteamientos defensivos en el tiempo extra y definir un ganador si el encuentro finalizaba igualado durante los 90 minutos reglamentarios.

Consistía en que el primer equipo que anotara un gol en la prórroga se llevaba la victoria.

Pero el invento no duró mucho tiempo, como comenta el especialista de deportes de BBC Mundo, José Miguel Pinochet.

"No sólo no pudo evitar que los seleccionados siguieran apostando por la prudencia, por el temor a perder en cualquier jugada, sino que además fue criticado por los aficionados que quedaban expuestos a un final abrupto e inesperado", dice Pinochet.

"Parte del éxito del fútbol es que la acción ocurre en un tiempo establecido".

Blatter aclaró si las modificaciones que propone podrían afectar a los campeonatos de larga duración, como las ligas de fútbol de cada país o torneos internacionales como la Liga de Campeones en Europa o la Copa Libertadores de América.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.