Domingo, 26 de febrero de 2017

| 2003/07/13 00:00

La 'Grande Boucle' cumple 100 años

La reina madre de todas las competencias ciclísticas está de fiesta y celebra 10 décadas de hazañas.

El miércoles 9 de julio Colombia vibró con una inesperada noticia. Víctor Hugo Peña, de Bucaramanga, Santander, se había puesto la camiseta de líder del Tour de Francia gracias al triunfo de su equipo, US Postal. Esta hazaña, que jamás lograron 'Cochise', 'Lucho' Herrera o Fabio Parra, sucedió en un Tour muy especial. El del centenario que, de cumplirse los pronósticos de los expertos, muy seguramente coronará al norteamericano Lance Armstrong, quien piensa unirse al exclusivo club de Jacques, Anquetil, Eddy Merckx, Bernard Hinault y Miguel Indurain, los únicos que han ganado cinco veces esta mítica prueba, la más importante del calendario ciclístico mundial.

Los 198 corredores que corren en este Tour de Francia 2003 viajarán a través de la historia de la carrera. "Volveremos a visitar París, Lyon, Marsella, Toulouse, Burdeos y Nantes, las seis ciudades que recibieron a los 60 corredores en la prueba de 1903", dijo Jean Marie Leblanc, director de la competencia. "Por el centenario no pudimos evitar ir al Tormalet ni a L'Alpe d'Huez, que coronó al italiano Fausto Coppi como su primer ganador en 1952", dijo Leblanc. "Subiremos al Galibier para rendir homenaje al monumento de Henri Desgrange. Al día siguiente subiremos al Izoard y nos detendremos en el lugar donde se encuentran las placas honorarias a Coppi y Louison Bobet".

Cien años de hazañas

En 1903 a Henri Desgrange y Geo Lefevre, del periódico L'Auto, se les ocurrió darle la vuelta a Francia en bicicleta. "El próximo mes de mayo, se disputará la primera Vuelta Ciclista a Francia. Constará de seis etapas, con un total de 2.428 kilómetros y estará dotada con 20.000 francos-oro de premios". Así promocionaron por primera vez la que, con el paso de los años, se convirtió en la más importante prueba ciclística del mundo. Pero en 1903 no era el sueño de casi nadie. Apenas hubo 15 inscritos y Desgrange tuvo que retrasar las fechas y mejorar los premios.

El primero de julio 60 ciclistas tomaron la salida de la primera etapa entre París y Lyon con 467 kilómetros de recorrido. La ganó un deshollinador llamado Maurice Garin, quien pasó a la historia no sólo por ganar esta primera etapa sino también por haberse consagrado como el primer campeón del Tour.

En aquellos tiempos los ciclistas no sólo corrían etapas de muchos cientos de kilómetros (varios de ellos de noche) sino que también lo hacían por carreteras desastrosa, rodeados de polvo y barro, en bicicletas sin cambios de velocidad y dos veces más pesadas que las actuales.

Los primeros campeones se convirtieron en héroes populares y muy pronto se volvieron comunes las eternas discusiones entre quienes tomaban partido por Garrigou ante Georget, o Lapize frente al gigante luxemburgués Faber. En 1910 el Tour llegó por vez primera a los Pirineos. Lapize coronó el Aubisque con la bicicleta en la mano y al divisar a los organizadores junto a la línea les gritó: "¡Asesinos, ustedes son unos asesinos!".

A partir de 1911 los belgas, en especial Philippe Thys, arrasaron a los franceses y sólo la Primera Guerra Mundial pudo detener su predominio. Pero al terminar la guerra las cosas no cambiaron. Los belgas siguieron en la cumbre gracias a Lambot, Thys -por tercera vez- y Leon Scieur.

La emblemática camiseta amarilla que identifica al líder se comenzó a utilizar en 1919 a petición de los periodistas, para poder distinguir en el pelotón de corredores al líder de la clasificación general. Lo llevó por vez primera Eugene Christophe entre Niza y Grenoble, en la décima etapa de aquella vuelta.

El italiano Ottavio Bottecchia ganó en 1924 y 1925. Lucien Buysse, el luxemburgués Frantz por partida doble, y De Waele impidieron el triunfo de los pedalistas franceses. Desgrange creyó que esto acabaría con la popularidad del Tour y en 1930 decidió que la competencia la disputaran selecciones nacionales. La carrera individual se transformó y comenzó a ser determinante la fuerza del equipo. Francia monopolizó los triunfos hasta que los belgas se olvidaron de sus rivalidades personales y armaron un poderoso equipo que les devolvió la supremacía.

Pero Italia no se quedó atrás y tuvo en Gino Bartali a su primer gran héroe. En 1937 perdió al caer por un puente pero un año más tarde nadie pudo hacerle frente. Sin embargo la Segunda Guerra Mundial obligó un largo receso y el Tour sólo se reanudó en 1947. El diario L'Auto, acusado de colaborar con los nazis, desapareció y sus dueños lanzaron L'Equipe.

Al año siguiente Bartali regresó y enfrentó a Louis 'Louison' Bobet, el nuevo ídolo francés. El duelo era apasionante pero en los Alpes el italiano mostró una superioridad demoledora. Un año más tarde un pinchazo inoportuno de Bartali le permitió consagrarse a Fausto Coppi, su gran rival y máximo 'pidolo del ciclismo italiano de todos los tiempos, quien confirmó su grandeza en 1952 luego de los triunfos de los suizos Kubler y Koblet.

En los tres siguientes años Bobet se adueñó del Tour. Luego, el triunfo del desconocido Walkowiak y la aparición en escena de Jacques Anquetil, de aspecto frágil pero de condiciones magníficas sobre todo en las pruebas contra el cronómetro. Los cinco triunfos del normando no fueron seguidos. Charly Gaul en 1958, el español Federico Bahamontes y el italiano Nencini inscribieron su nombre en el palmarés de la Grande Boucle antes de que Anquetil lograra cuatro triunfos consecutivos ante sus únicos rivales de cuidado: Bahamontes y Raymond Poulidor, el eterno segundón. Tras el retiro de Anquetil se consagraron Gimondi, Aimar, Pingeon y Janssen. Y entonces.

El más grande

Thys, Frantz, Leducq, Bartali, Coppi, Bobet y Anquetil habían sido grandes campeones pero todos quedaron superados por la aparición del belga Eddy Merckx, quien disputó su primer Tour en 1969. Al finalizar la prueba encabezaba la clasificación general, del Gran Premio de la Montaña, de la clasificación por puntos y, con sus coequiperos del Faema, de la clasificación por equipos. Moñona total.

Su triunfo fue avasallador y no fue flor de un día. Durante varios años no tuvo rival. El español Luis Ocaña ganó en 1973 y un año después Merckx logró su quinta victoria.

En los 100 años del Tour Eddy Merckx no ha tenido igual y es, sin lugar a dudas, el más grande campeón de la prueba. Es quien ha ganado más etapas (34), fue dos veces rey de la Montaña, tres de la categoría por puntos y es, además, con 96, quien en más etapas se ha puesto la camiseta de líder.

Pero ningún reinado es eterno. En 1975 lo superó el francés Bernard Thevenet que reeditó su hazaña dos años después. En 1976 se impuso el escalador belga Lucien van Impe, rival de Patrocinio Jiménez en las montañas francesas en el Tour de 1983.

Tras el retiro de Merckx apareció un sustituto de lujo: Bernard Hinault , un bretón que debutó a los 23 años en el Tour y derrotó al holandés Joop Zoetemelk, otro eterno segundón de la prueba francesa.

Hinault no alcanzó el nivel de Merckx pero se le aproximó. En su segunda victoria, la de 1979, ganó siete etapas y dejó a Zoetemelk, de nuevo, segundo, a más de 13 minutos en la clasificación general.

En el siguiente Tour Hinault se vio obligado a abandonar y Zoetemelk, de 34 años, aprovechó esa circunstancia para ganar la prueba y, de paso, para que no lo siguieran comparando con Raymond Poulidor. Poulidor fue tres veces segundo y cinco veces tercero. El holandés obtuvo seis segundos puestos pero se apuntó aquel triunfo de 1980.

Hinault volvió en 1981 con ganas de desquitarse y lo logra. Un año después ganó su cuarto Tour.

En 1983 Hinault no participó. Este año apareció por primera vez un equipo de colombianos que dieron bastante de qué hablar en los premios de montaña de los Pirineos y los Alpes. La carta de Francia era Pascal Simon, pero de la nada apareció el desconocido Laurent Fignon, campeón aquel año gracias al abandono de Simon y quien demostró su verdadero poderío en 1984, el año en el que debutó Luis Herrera y ganó para Colombia la etapa en L'Alpe d'Huez.

Además de los colombianos apareció en escena Greg Lemond, un estadounidense que también daría mucho de qué hablar.

Hinault, con la ayuda de Lemond, consiguió su quinto triunfo en 1985, año muy recordado por los colombianos gracias a las victorias de etapa de Herrera y Parra y el título de rey de la montaña alcanzado por 'El Jardinerito' de Fusagasugá.

Hinault hubiera podido conseguir su sexto título en 1986 pero se despidió del Tour con un segundo puesto. Greg Lemond parecía el digno sucesor de Bernard Hinault. Sin embargo, un desgraciado accidente de cacería lo alejó largo tiempo de las carreteras. También Fignon padecía problemas físicos y el Tour aparecía más abierto que nunca.

Llegaron los triunfos del irlandés Stephen Roche, en 1988 el del español Pedro Delgado (Fabio Parra fue tercero) y en 1989 el Tour se definió por escasos ocho segundos a favor de Lemond sobre Fignon. Lemond ganó su tercer Tour en 1990 y a partir de entonces comienza el reinado del navarro Miguel Indurain, eterno coequipero de Delgado en los tours anteriores y que de pronto se erigió como un fuera de serie a la altura de Coppi, Anquetil e Hinault.

Miguel Indurain no era favorito en la línea de salida del Tour 91 pero el navarro hizo una completa exhibición en la etapa de Val Louron y se puso la camiseta amarilla. Esta fue la primera de sus cinco victorias consecutivas, proeza que hasta entonces nadie había logrado, pero que muy probablemente logrará igualar este año el norteamericano Lance Armstrong. En 1996 todos esperaban el sexto Tour de Indurain, pero el navarro ya no era el mismo de antes, hecho que aprovechó el danés Bjarne Riis, gracias al apoyo del alemán Jan Ulrich, quien a su vez se proclamó campeón en el año siguiente. Italia reapareció en lo más alto del podio en 1998 con Marco Pantani y en el Tour de 1999 se esperaba un duelo entre el alemán y el italiano. Pero se les atravesó Lance Armstrong, de Estados Unidos, quien volvía a las carreteras luego de haber superado un cáncer. Desde entonces, Armstrong ha sido el campeón de esta prueba y en 2003 también es el gran favorito. Y por tratarse del Tour del centenario un quinto triunfo suyo le daría un sabor muy especial a esta carrera, en la que Colombia ya obtuvo su primera gran satisfacción.

COLOMBIANOS EN EL TOUR 12 victorias de etapa

1984: 'Lucho' Herrera » Alpe d'Huez

1985: 'Lucho' Herrera » Morzine

1985: 'Lucho' Herrera » Saint Etienne

1985: Fabio Parra » Lans en Vercors

1988: Fabio Parra » Morzine

1993: Oliverio Rincón » Pal

1994: 'Cacaíto' Rodríguez » Val Thorens

1996: 'Chepe' González » Valence

2000: Santiago Botero » Briançon

2001: Félix Cárdenas » Ax les Thermes

2002: Santiago Botero » Crono de Lorient

2002: Santiago Botero » Les Deux Alpes

2003 Víctor Hugo Peña (contrarreloj por equipos) » Saint-Dizier.

Reyes de la montaña

Lucho Herrera » 1985 y 1987

Santiago Botero » 2000

Con la camiseta de líder

Víctor Hugo Peña. 2003

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.