Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/19/2015 3:22:00 PM

La historia detrás del ataque a los jugadores de River en la Bombonera

La prensa en Argentina asegura que detrás del episodio de violencia que se vivió en el último Boca-River hay enfrentamiento político que involucra las más altas esferas del poder.

En Argentina las barras son fuerzas de poder con la fortaleza de estremecer a todo un Estado. Las repercusiones tras lo ocurrido en la cancha de Boca Juniors el pasado jueves no han parado. Un sector de la prensa de ese país comienza a tejer una tesis que involucra a los autores del atentado contra los jugadores de River con las más altas esferas del poder político.

Una grabación televisiva reveló que el autor material del ataque fue Adrián Napolitano, conocido como ‘el panadero’. Las mismas imágenes dejan en evidencia la complicidad de 11 personas más. En el transcurso de la mañana del martes se conocieron las conexiones de ‘el panadero’ con los pesos pesados de la barra brava de Boca conocida como ‘La 12’.

Esta barra brava tiene influencias a todo nivel en Buenos Aires y su mayor fortaleza, de acuerdo con las investigaciones periodísticas, radica en el apoyo político que ha logrado en las últimas décadas. El periodista del diario OLE, Gustavo Grabia ha descrito estas conexiones en múltiples reportajes que sirven de contexto para entender el violento episodio.

Una de las hipótesis que planteó Grabia (y el propio diario) indica que el ataque perpetrado por miembros de la barra obedece a una disputa interna por el poder en Boca Juniors. Hay que destacar que a finales de este año habrá elecciones para elegir al nuevo presidente de la institución que actualmente está presidida por Daniel Angelici, hombre de confianza de Mauricio Macri, actual opositor de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Sumado a este panorama se suma la lucha interna por el poder al interior de la propia barra. Existen dos líneas de mando al interior de La 12 que buscan quedarse con los réditos económicos de este negocio. En los últimos meses se han registrado enfrentamientos menores entre supuestos seguidores de Boca para definir el reacomodo de poder en la barra.

Por esto, el diario Clarín asegura que “todo tiene que ver con todo”. El periódico bonaerense registra que  “la incapacidad del actual presidente de la entidad, Daniel Angelici, para impedir que barrabravas de su club atenten contra la salud de los jugadores de River, generó un primer impacto negativo en la imagen del jefe de Gobierno porteño (Mauricio Macri)”.

Pero con el correr de los días los reflectores también apuntaron contra el secretario de Seguridad Sergio Berni, funcionario cercano a la presidente Fernández de Kirchner, quien era el responsable de que el espectáculo del jueves se llevará a cabo sin ningún contratiempo de seguridad.

La vergüenza histórica ocurrida en La Bombonera resultó uno de los puntos de partida de la elección presidencial, que en Argentina se desarrollará en el mes de octubre. En medio de este cóctel de señalamientos, por un lado están aquellos que aseguran que existe una intención de perjudicar a Mauricio Macri, que había picado en punta en las encuestas por encima de los candidatos oficialistas.

Mientras que desde las huestes oficialistas buscan presentar a Macri como uno de los precursores del inusitado poder que adquirió la barra brava de Boca. Además señalan, con mucha razón, que el actual presidente se ha mostrado muy blando ante las acciones de los barras bravas y ahora que todo se salió de control comienzan a buscar culpables por fuera.

El hincha de Boca que arrojó sustancia tóxica a los jugadores de River Plate en el escandaloso superclásico argentino por la Copa Libertadores, admitió este martes que nunca pensó que su ataque "iba a llegar a tanto" en el estadio de la Bombonera de Buenos Aires.

"Lo hice sin darme cuenta"

Unas imágenes permitieron reconocer el lunes a Adrián Napolitano, alias 'El Panadero', un conocido hincha del club 'xeneize' de una treintena de años, cuya familia es propietaria de varias panaderías en la periferia sur de Buenos Aires.

"Lo hice sin darme cuenta", dijo Napolitano al romper el silencio desde la clandestinidad, a través de una llamada telefónica al programa Estudio Fútbol, que emite el canal TyC Sports. "Jamás tuve la intención de hacer esto. Pensé que no había cámaras; no creí que iba a llegar a tanto", expresó 'el Panadero' y agregó: "Cuando me di cuenta, me quería morir".

El joven reconoció que está asustado tras la agresión que avergonzó a Argentina y que dañó la imagen del fútbol local en el mundo. "Hace 25 años que voy a la cancha y nunca tuve un problema. Jamás estuve en una comisaria. A mí me conoce todo el mundo, sabe cómo soy, que me gusta la fiesta, pero nada más", dijo Napolitano.

Según la investigación, tras la suspensión del partido de octavos de final de la Libertadores, el 'Panadero' salió del estadio disfrazado y recibió ayuda para evitar controles policiales. "Fíjese cómo funciona la violencia en el fútbol, porque esta persona salió disfrazada de la cancha y, a través de las cámaras, vimos cómo le indicaban para poder salir", declaró a radio La Red, el fiscal de la Unidad Especial de Delitos Deportivos, Daniel Pablosky.

Agregó que "desde algún lugar del estadio, alguna persona" le indicaba el camino, por lo que, afirmó, "acá hay una ostensible vinculación con algún dirigente o empleado del club".

Como escribió el diario Clarín, “todo tiene que ver con todo”. Y por ahora parece que la puja que comenzó en una cancha de fútbol terminará en las urnas.

Con información de AFP.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.