Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1999/01/11 00:00

LA HORA DEL CAMBIO

En busca de volverse más comercial y llamativo el voleibol varía algunas de las reglas esenciales de juego.

LA HORA DEL CAMBIO

El voleibol está decidido a entrar con todo en la pelea por llegar a ser tan comercial y llamativo como el fútbol o el baloncesto de la NBA. Y para lograrlo sus dirigentes han demostrado que están dispuestos a todo. Incluso a cambiar las reglas del juego. De hecho, tan sólo dentro de dos semanas, el primero de enero, entrarán a regir oficialmente una serie de variaciones que buscan especialmente acaparar más público y sobre todo llamar la atención del que se ha convertido en el gran aliado de los grandes deportes: la televisión.
Muchos de los cambios que tendrá el juego ya han sido puestos en práctica en varios torneos internacionales y sus resultados han sido bastante alentadores ya que la respuesta del público no se ha hecho esperar e importantes patrocinadores han mostrado su interés por apoyar este deporte siempre y cuando se apliquen las modificaciones. Por tal razón a finales de octubre pasado, después de muchas deliberaciones y análisis, el congreso de la Federación Internacional de Voleibol _FIVB_ decidió darle luz verde a los cambios.
El más significativo de todos tiene que ver con la simplificación del sistema de puntuación. De ahora en adelante los equipos ganarán puntos sin la necesidad de tener el saque en su poder. Anteriormente para que un punto fuera válido la escuadra debía despojar del servicio a sus contrincantes. Aparte de esto, los set ya no se jugarán a 15 puntos sino a 25. El sistema de set de 15 puntos tan sólo será aplicado si es necesario llegar a un quinto set de desempate. Anteriormente un partido no tenía un límite de tiempo, pero con las pruebas y ensayos realizados las innovaciones demostraron que los encuentros durarán máximo dos horas. Con esta variación se busca agilizar y acortar el tiempo de juego, lo que lo hace llamativo para la televisión y el público.
El otro gran cambio tiene que ver con la creación de la posición de líbero. Los equipos incluirán en sus alineaciones a un jugador cuya función será exclusivamente defensiva. El líbero llevará un uniforme diferente al de sus compañeros, no podrá atacar, servir o bloquear y podrá ser reemplazado cuanta veces considere necesario el entrenador. Las otras modificaciones son menos profundas. Tiene que ver con otorgarle mayor libertad de movimiento a los entrenadores dentro del campo de juego; las especificaciones de los uniformes y el cambio de color del balón, el cual ya no será totalmente blanco sino que incluirá dos colores más, el amarillo y el azul.
La nueva reglamentación ha despertado algunas voces de protesta por parte de quienes consideran que este juego de casi 100 años de antigüedad perderá su esencia. Sin embargo, lo cierto es que lejos de perder su identidad lo único que permiten las nuevas reglas es que el voleibol, al igual que lo hicieron el fútbol y el baloncesto hace algunos años, busque la forma más eficaz de atraer público. Y también, de paso, de entrar a la danza de los millones que implica el tener mayor publicidad y cobertura televisiva.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.