Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/1998 12:00:00 AM

LA MALA HORA

Los malos resultados han colocado a los Marlins en el centro de atención del inicio de la temporada de béisbol en Estados Unidos.

Parece que fue ayer cuando miles de aficionados celebraron con gran algarabía el batazo del barranquillero Edgar Rentería con el cual su equipo, los Marlins de la Florida, ganaron la Serie Mundial de béisbol del año pasado. Desafortunadamente de aquella novena en la que muy pocos creían, y que al final terminó bañada en ríos de champaña _con tan sólo cinco años de vida en la Gran Carpa_ ya no queda mucho. A pocas semanas de haberse iniciado la actual temporada, ese mismo equipo _que escribió con letras de oro su nombre en las páginas de la historia beisbolera_ sigue dando de qué hablar. Pero a diferencia de sus días de gloria, son los malos resultados los que se están encargando de hacer que los Marlins sean fuertes candidatos para figurar de nuevo en los anales del béisbol, pero ya no por sus triunfos sino por ser los campeones que menos respeto inspiraron después de su victoria.El deficiente juego exhibido durante las últimas semanas hizo temer a muchos analistas que el conjunto de la Florida igualara o superara el poco envidiable récord de 23 partidos consecutivos sin ganar de los Phillies de Filadelfia en 1961. La situación, por fortuna para ellos, no llegó hasta allá. El martes de la semana pasada el conjunto dirigido por el veterano Jim Leyland logró poner fin a una racha de 11 derrotas seguidas, la peor en la corta historia del equipo y una de las más largas de la liga nacional. A pesar de los comentarios que han suscitado tan espeluznantes resultados, la realidad es que la tormentosa temporada que están viviendo los Marlins comenzó a ser anunciada hace varios meses. En los partidos de primavera los Marlins terminaron con un balance muy desfavorable de ocho juegos ganados y 14 perdidos, lo que les significó finalizar en el decimocuarto lugar entre los 16 equipos que participaron.Para los analistas, lo que está pasando con el equipo no es más que la consecuencia del desmantelamiento al que fueron sometidos los Marlins poco tiempo después de haber ganado el título en 1997. Con el fin de reducir la nómina del conjunto y facilitar, de paso, su venta, los directivos de ese entonces decidieron salir de la mayoría de sus estrellas, como Brown, Rob, Nen, Cook, Alou, White y una decena más de grandes peloteros. Hoy la responsabilidad de defender el título recae en un conjunto integrado por nueve novatos y 13 jugadores con uno o menos de un año de experiencia. El colombiano Edgar Rentería, el receptor Charles Johnson, el segunda base Craig Counsell y el lanzador Liván Hernández se han convertido en la línea central de la novena. Pero evidentemente no son suficientes para soportar el peso de todo el equipo.La situación fue resumida hace pocos días por el entrenador Leyland. "No estamos haciendo las cosas bien, no estamos dirigiendo bien y no estamos lanzando bien. Estamos caminando sobre una cuerda floja", dijo el técnico en declaraciones para el periódico Nuevo Herald de Miami. Y aunque él y sus muchachos guardan la esperanza de que en un campeonato tan largo como el de las Grandes Ligas, con 162 partidos, el equipo mejore y supere estos malos tiempos, para nadie es un secreto que los Marlins difícilmente pelearán el título este año. Por eso muchos de sus seguidores se han resignado a esperar que su equipo luche al menos por ser un campeón decoroso.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.