Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/15/1999 12:00:00 AM

LA MALA HORA

Después del mundial de Francia 98 Ronaldo cayó en una profunda crisis de la que nadie sabe si <BR>podrá salir.

La historia de Ronaldo no parece ir por buen camino. De hecho, en los últimos seis meses la
estrella del Inter de Milan ha perdido gran parte de su brillo hasta el extremo de que hay quienes aseguran
que el astro ha empezado a ex-tinguirse. La razón para que cada vez sean más quienes respaldan estos
negros augurios sobre el futuro del brasileño no es otra que la prolongada ausencia de sus goles y sus cada
vez más esporádicas apariciones en las cancha italianas.
Ronaldo no ha estado en los últimos cuatro encuentros de la liga y de las últimas 20 fechas sólo ha
actuado en 10 partidos, en las que consiguió apenas seis anotaciones. De estos encuentros, sin embargo,
tan sólo uno lo ha disputado completo. En los demás lo habitual fue que lo reemplazaran o que ocupara el
banco para ingresar unos pocos minutos en el segundo tiempo. Los directivos y seguidores del Inter ven
impotentes cómo el hombre por el que pagaron más de 30 millones de dólares se hunde cada vez más en el
abismo en el que cayó en el pasado mundial.
Y es que si nadie sabe a ciencia cierta cuál pueda ser la suerte de Ronaldo, quienes hoy se preguntan por
su futuro tienen claro que fue la final de Francia 98 la que marcó el inicio de la crisis que ha terminado por
contagiar al Inter, que marcha en un modesto sexto lugar.

El comienzo del fin
El 12 de julio de 1998, en el imponente estadio Saint-Denis, Brasil debía jugar ante Francia la final del
mundial. Ronaldo llegó al encuentro con un nivel futbolístico inferior al que había demostrado pocas
semana atrás y con cuatro goles en los seis partidos mundialistas previos y la posibilidad de alcanzar a
Davor Suker, en la cima de anotadores con seis tantos. No parecía un desafío imposible para quien había
sido elegido por la Fifa como el mejor futbolista del planeta en 1996 y 1997 y venía de ser el cannoniere de la
Liga de Italia en el 98, con 25 goles en 32 partidos, en su primera temporada en el Inter.
Información y fábula se encargaron de reconstruir esa jornada. Que sufrió un ataque de epilepsia, que lo
llevaron al hospital, que hasta una hora antes de la final no se sabía si jugaba, que la firma deportiva Nike
presionó para que estuviera, que el técnico Zagallo no sabía qué hacer, que sus compañeros estaban pálidos
ante la posibilidad de quedarse sin su estrella. Decenas de argumentos se esgrimieron para explicar porqué
Ronaldo había sido un fantasma justo el día en el que el balompié fijaba su nuevo orden mundial, ahora
ocupado por el francés Zinedine Zidane, elegido el mejor futbolista del mundo en 1998.
Todo lo que Ronaldo empezó a perder ese 12 julio creció como una bola de nieve. Se habló de estrés y de
saturación porque las obligaciones contractuales habían convertido a un estupendo delantero en un producto
futbolístico que daba muestras de desgaste después de un trabajo excesivo.
Las largas vacaciones con su novia Suzanna Werner una vez finalizado el mundial le trajeron sosiego
pero no fueron el punto de partida de la superación del problema. Desde que se reincorporó al Inter, en
septiembre, una inflamación en los tendones de las rodillas se convirtió en una marginación continua.
Durante los últimos cinco meses ha pasado más tiempo en rutinas de recuperación que en las canchas y ha
estado más a la orden de los fisioterapeutas que de su técnico.
Sus rodillas lo limitan y le hacen sentir el dolor al que quizá no lo sometió ningún defensor. La tendinitis, que
ya es crónica, se remonta a su época en Barcelona según su fisioterapeuta particular, el brasileño Nilton
Petroni, quien también acusó al médico del Inter de la grave situación de Ronaldo ya que éste acortó el período
de recuperación del delantero en varias semanas para que pudiera jugar en diciembre.
Ronaldo no se engaña: "Es el peor período de mi carrera pero me esfuerzo para recuperar mi mejor estado.
Me equivoqué al tratar de reaparecer tan pronto. Me voy a tomar mi tiempo y volveré a jugar cuando me sienta
a punto. Siento dolores desde el Mundial", afirmó a La Gazzetta Dello Sport hace varios días.
Como si todo lo anterior no fuera suficiente, hay que añadir que en Italia para nadie es un secreto que el
atacante no ha logrado superar la depresión que lo acompaña desde poco después de su arribo a la
península. Ya no disimula sus deseos de abandonar cuanto antes el fútbol italiano y no pocos creen que
ese factor sicológico es responsable en gran medida de su asombrosa caída y de su lenta recuperación.
Cuando se ha cumplido media temporada, en el Inter tampoco se llaman a engaños y han aceptado que
Ronaldo no está en condiciones de ser una gran contribución en su intento de ganar el campeonato este año.
No obstante, en el club guardan la esperanza de que logre una mejoría que le permita, por lo menos, jugar la
próxima Liga de Campeones, que comienza en tres semanas.
Algunos creen que Ronaldo puede correr la misma suerte del holandés Marco Van Basten, quien vio el fin de
su carrera justo cuando tocaba el cielo con las manos debido a una lesión de la que nunca se pudo
recuperar. Y aunque este en un augurio demasiado fatalista para muchos, ya que cuenta con la inmensa
ventaja de tener sólo 22 años de edad, lo cierto es que en este momento nadie se atreve a asegurar que el 10
del Inter podrá superar la mala hora por la que está pasando.


Los años de gloria
Con Brasil
Campeonato Conmebol sub-17 (1991)
Campeonato suramericano sub-19 (1993)
Copa mundial Fifa (1994)
Copa Umbro (1995)
Copa América (1997)
Copa Confederaciones Fifa (1997)
Balón de oro Copa Mundial Fifa (1998)

Con Cruzeiro
Goleador Super Copa (1994)
Goleador campeonato Mineiro (1994)
Campeonato Mineiro (1994)

Con PSV
Goleador campeonato de Holanda (1995)
Goleador campeonato de Holanda (1996)
Campeonato de Holanda (1996)

Con el Barcelona
Super copa española (1996)
Mejor jugador del mundo Fifa (1996)
Goleador liga española (1997)
Copa Uefa (1997)
Mejor jugador latinoamericano liga española (1997)
Jugador del año en Europa (1997)

Con el Inter
Mejor jugador del mundo Fifa (1997)
Copa Uefa (1998)l Delantero del año en Europa (1998)
Jugador del año liga italiana (1998)
Jugador extranjero del año liga italiana (1998)En los últimos 20 partidos Ronaldo sólo ha marcado seis goles
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.