Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/12/2015 1:05:00 PM

Diez años de impunidad cumple la muerte de Andrés Garzón

El asesinato de este hincha de Santa Fe ocurrió en los pasillos del estadio El Campín y los culpables ni siquiera fueron identificados. La Justicia descartó el caso.

El 12 de mayo de 2005 el fútbol colombiano vivió una tragedia lamentable. Por la fecha 17 de ese torneo apertura se enfrentaban Santa Fe y América de Cali. El partido fue lo de menos. En las tribunas hubo enfrentamientos y en los pasillos de la zona oriental del estadio se vivió un episodio que aún hoy tiene pocas certezas.

Mientras Andrés Garzón transitaba por uno de los pasillos del estadio fue acorralado por hinchas del América pertenecientes a la barra brava Barón Rojo Sur, después de un cruce de palabras hubo una riña. En la pelea, Garzón fue apuñalado y murió en la Clínica San Ignacio esa misma noche. Una década después ni siquiera se conocen los nombres de los agresores.

Andrés Garzón tan sólo tenía 20 años. Vivía en el barrio San Isidro, al sur de Bogotá, con sus padres, doña Blanca y don José. Las versiones sobre el fatal encuentro siguen siendo encontradas, nunca se pudo determinar por qué transitaba por ahí minutos después del partido y nunca se pudo identificar a los hinchas que lo acompañaron en esa batalla campal.

El asesinato de Garzón resultó siendo el final de una de las noche más infames que tuvo lugar en el estadio El Campín. Minutos antes de la tragedia, en la tribuna sur, miembros de la barra brava de Santa Fe se enfrascaron en una riña dantesca. Las imágenes (que se pueden encontrar en YouTube) son impactantes.

Una horda de energúmenos ataca a otra barrista, a tal punto que terminó cayendo desde la segunda planta de la tribuna. Las cámaras de seguridad y los noticieros de la época presentaron secuencias dignas de la más terrorífica guerra. Los responsables de esa gresca, como los asesinos de Garzón, siguen impunes.

En el imaginario de la opinión pública quedó la concepción que Andrés era ese hincha que cayó atacado. Pero Andrés no estaba en la tribuna sur en esa gresca, la familia asegura que él no pertenecía a la barra en esa época.

La trágica jornada terminó con un saldo que en cualquier otro país habría dado para suspender el fútbol profesional. Como pocas veces un hincha era asesinado al interior de un estadio, una barra se enfrentaba en plena tribuna a la vista de todos. Hasta un hincha saltó al campo y agredió al juez de ese infausto partido, Fernando Panesso; ese acto vandálico también terminó en la impunidad, a pesar de quedar registrado ante las cámaras.

Total impunidad

El calvario de la familia Garzón con la justicia comenzó al día siguiente de la tragedia. Las investigaciones de lo ocurrido fueron mínimas. De hecho, han pasado 10 años y no existe ninguna claridad sobre los responsables. Apenas se pude determinar que los autores habían sido hinchas del América, no mucho más.

La familia optó por demandar a Santa Fe, que en esa época era corporación deportiva y a la Policía, quienes eran los organizadores del evento deportivo y tenían que velar y garantizar por la seguridad en las tribunas.

El 22 de agosto de 2009 los medios registraban la noticia. El Espectador registró que  el juzgado 36 administrativo de Bogotá “consideró que el Club Deportivo Independiente Santa Fe era el responsable de la muerte del hincha Edison Andrés Garzón en los disturbios que se presentaron en el estadio Nemesio Camacho El Campín.  Así mismo, la Policía Nacional también fue declarada culpable por ser la encargada de la seguridad”.

Tanto el equipo como la Policía tenían que pagarle una indemnización a la familia Garzón por lo ocurrido. Armando Farfán, presidente de Santa Fe en esa época, dijo que esa decisión “era injusta”, porque se trataba de un fallo que “no correspondía a los esfuerzos del Club por presentar un buen espectáculo”.

Pero en segunda instancia el Tribunal Administrativo de Cundinamarca cambió esta sentencia y no hubo responsables sobre este hecho. Semana.com habló con el abogado Harold Penagos, quien fue el apoderado de la familia Garzón en el pleito. Cinco años después todavía se ofusca por la sentencia.

“La sentencia del Tribunal fue ridícula, absurda e injusta”, dijo el abogado Penagos. En su momento, el abogado y la familia presentaron una tutela ante la Corte Constitucional para que se revaluará el caso, pero la Corte nunca escogió esta tutela.

“Argumenté varias veces que este caso podía sentar jurisprudencia sobre temas de convivencia en los estadios de fútbol, pero simplemente descartaron la tutela y todo quedó así”, cuenta el abogado Penagos.  La familia Garzón decidió desistir en su lucha y con el correr de los años la muerte de Andrés terminó en la total impunidad.

Paradójicamente, Santa Fe tiene que jugar por los octavos de final de la Copa Libertadores en el mismo estadio en el que mataron a uno de sus hinchas sin que nadie supiera nada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.