Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2014 12:00:00 AM

La revolución del equipo chico en Brasil 2014

Este mundial tuvo un condimento especial, la mayoría de los equipos ‘chicos’ jugaron al ataque, buscaron la puerta rival y mostraron un trabajo conjunto.

Incluso equipos que dieron pobre espectáculo en la primera fecha, apostaron por el fútbol de ese punto en adelante. En Brasil 2014 se jugó respetando la esencia del deporte, el gol. ¿Qué hay detrás de que Australia diera un digno espectáculo? ¿Quién elevó a Argelia a segunda ronda? ¿Quién propulsó a las águilas nigeriana del peor partido del mundial a anotarle dos veces a la finalista Argentina y ponerla en aprietos? Nadie en particular, fue una cuestión de actitud y de intención.

Grupo A

Croacia dio el primer campanazo, fino y atento frente a Brasil hizo imaginar lo –hasta ese momento- impensado, que Brasil cayera en su casa. Si bien Nico Kovac fue eliminado en primera ronda, y sus croatas se quedaron sin piernas contra México después de apabullar a Camerún en su mejor partido, llevó un equipo trabajado y digno de esperar en el futuro.

El victimario de los croatas y de los cameruneses fue México. El técnico Miguel Herrera tomó una selección deshecha que pasó raspando la eliminatoria de la Concacaf y la moldeó en una en una olla a presión mundialista de fútbol explosivo y muy incomodo para el rival. Grandes aportes de Memo Ochoa fueron necesarios, épicos partidos de Guardado y Herrera y galopadas estratégicas de Oribe Peralta y Gio dos Santos también. A México la sufrieron Brasil (0-0) y Holanda (1-2), y estuvo demasiado cerca de la ronda de cuartos de final. Cayó en octavos pero no traicionó su guerrero ímpetu histórico. Este fue tan México como cualquiera, y un poquito más.

El ‘menos equipo’ del mundial fue uno representado por jugadores de recorrido recibiendo rojas absurdas -Song- y por peleas dentro del mismo campo de juego. Camerún fue el espectáculo que nadie quiere dar. Todo después de mucho pelear por premios monetarios. Por esto se llevan el premio ‘anti-grupal’.


Grupo B

De Australia no se esperaba mucho, y dejó uno de los grandes partidos del mundial (2-3 vs. Holanda) y uno de los más lindos goles que se puedan recordar, de Tim Cahill impactando de volea un pase de treinta metros sin dejar caer el balón, para vulnerar por encima al portero Cillesen. Australia le regaló una joya al mundo del fútbol, pero también le dio vida e interés con fútbol a un juego que se fue perdiendo muy rápido 0-2 contra Chile. Dio más de lo que se esperaba y por eso a Australia se le debe agradecer.

La ‘Roja’ chilena, por su parte, empezó arrollando a Australia, sufrió para vencerlo y luego, tres partidos después, solo los penales pudieron sacarla del mundial... y los milímetros que impidieron que el remate de Pinilla en los últimos segundos de su duelo en octavos contra Brasil no se metiera y los colara a cuartos. Si contar con un Arturo Vidal al 100 por ciento, apareció una figura importante como la de Charles Aranguiz para dar fútbol, quite y gol. Chile se cargó encima a España con un despliegue histórico 2 – 0, fue un verdadero equipazo que merece aplausos por lo que demostró hasta el final: amor propio, talento y unidad.

Grupo C

Costa de Marfil y Japón corrieron con muy mala suerte. Se vieron incapaces de desmontar el muro griego, que fue, en definitiva el que avanzó a segunda ronda. El griego fue un fútbol de aguante, de largos centros y de búsqueda de goles estratégicos. En su caída contra Costa Rica en octavos de final, demostró, especialmente en los extras tiempos, que tenía más fútbol de que se podía pensar por como actuó la mayoría del torneo. Casi sufrió del síndrome del colombiano que reza que a última hora todo sale mejor. 

La mejor muestra de fútbol de equipo en el grupo C fue Colombia: aleccionó a sus rivales con fútbol vistoso, con baile, con buen uso de los futbolistas a disposición, con la columna vertebral de Ospina, Yépes, Sánchez y con el ascenso de dos grandes estrellas a la esfera global: James Rodríguez -sigue en contienda hasta la final por la bota de oro- y Juan Guillermo Cuadrado.

Grupo D

Costa Rica montó una facultad de cómo jugar en conjunto y abrió matrículas desde su debut contra Uruguay. Derrotó luego a Italia y se clasificó después de dos fechas. Luego dejó a Grecia en el camino tras ronda de penales y cayó por la misma ruta frente a Holanda. El Profesor Pinto escribió la historia que quiso en un país donde tuvo las garantías plenas para trabajar. Enormes factores como Súper Keylor Navas –top tres de porteros del mundial-, Christian Bolaños y Bryan Ruiz en el medio, como Duarte y Umaña atrás y en el juego aéreo de ataque, como los centros de Junior Díaz y los aportes de Joel Campbell se ganaron un lugar en la memoria del seguidor de Brasil 2014 y de los mundiales.

Inglaterra, fiel a su costumbre, fue más promesa que realidad. Más allá de tener una Copa en su historial, entra a esta lista y se destaca su esfuerzo de dar espectáculo: hizo parte de dos de los juegos más electrizantes del torneo: frente a Italia (1-2) y frente a Uruguay (1-2). Perdió, pero se ofreció tan honesta como pudo en su fútbol. Gracias por eso.

Grupo E

De la tierra del chocolate y el reloj fino apareció un equipo que fulminó con viveza a Ecuador en su primera fecha, en la última jugada, que luego sufrió la furia anotadora de Francia, y aún así no bajó la cabeza, y que apabulló por tres goles a Honduras, tres premios a su máxima figura, Xherdan Shaqiri, un verdadero fenómeno que careció de otro delantero de peso para poder llegar más lejos en el torneo. En la memoria también quedan jugadores como Inler y Mehmedi por su buen pie y Lichsteiner, por perder el triste balón que derivó en el gol de la eliminación al minuto 118 de la prórroga contra Argentina. El equipo estrelló un balón en el palo en el minuto 121... demostró ser sólido, tener más gol que sus versiones previas y se ganó un respeto que hasta ahora no tenía a nivel mundial.

Grupo F

Las Súper Águilas nigerianas empezaron el torneo con un horrible partido frente a Irán, quizás el peor del torneo, pero terminaron esa ronda poniendo a sufrir a Argentina en un disputado 3-2. Esa derrota les valió enfrentarse a Francia en la ronda de octavos, y en ese juego por largos periodos fueron amos y señores de la acción. Dejaron el recuerdo de buenos jugadores como Musa, como Odemwingie, como el potente Emenike arriba y como el talentosos Onazi en el mediocampo, un jugador que salió lesionado en el duelo contra Francia y cuya falta cambió el destino de su equipo. Nigeria no prometía pero salió por la puerta grande con lo que dejó en el terreno.

Grupo G

La mención va para el Equipo de los Estados Unidos que en todo momento fue eso, un equipo. Empezó con pie derecho derrotando a Ghana, un viejo ‘coco’, y luego dejó escapar una victoria contra Portugal en la última jugada. Pero el descalabro portugués le sirvió para sobrevivir la primera fase y disputar octavos de final frente a Bélgica. Jugadores que quedan en la retina, el mediocampista Jones, un guerrero que aparte anotó un golazo a Portugal, el portero Tim Howard que en el juego en que se vieron eliminados tapó todo lo que pudo, dieciséis remates, y Clint Dempsey que personificó en su rostro golpeado y comprometido el espíritu de los estadounidenses, cada vez más empapados, como equipo y como país, en lo que representa un mundial de fútbol.

Portugal amerita la segunda mención a ‘poco equipo’. El nivel de los compañeros de Cristiano Ronaldo no alcanzó para conjugar con el astro, que a su vez, estaba lastimado y no podía desplegar su habilidad como la expectativa demandaba. Otra vez será, este mundial no había de dónde, especialemte desde que una irresponsabilidad más de Pepe les costara una goleada estruendosa en el inicio.

Grupo H

Los zorros del desierto argelinos, se sacudieron de una derrota en su primer partido contra Bélgica en la que de todas formas anotaron un gol, que era lo que el país les exigía, un bendito gol en el mundial. Así que ya habían ‘cumplido’ cuando afrontaron el duelo contra Corea del Sur, pero tenían muchas sorpresas guardadas. Grandes apariciones de Slimani, de Feghouli, de Djabou, de Brahimi le dieron a esta selección su primer triunfo desde 1982, y luego un bravío empate contra Rusia le otorgó el pase a octavos de final. Solo la finalista Alemania tuvo el fútbol para eliminar a Argelia, pero no sin sufrir en unas cuantas ocasiones. Mención de honor al técnico Holilodzic, bosnio, que puso a soñar a un país y llevó a sus muchachos a ser recibidos como héroes... por más que un solo gol.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.