Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/8/2015 12:00:00 AM

¿Messi se va del Barcelona?

La relación entre el argentino y el club no pasa por su mejor momento. Allegados al jugador hablan de nuevos rumbos.

Barcelona tuvo la fortuna de contar con varios de los mejores jugadores de la historia en el mejor momento de sus carreras. Contrató a Diego Maradona en el esplendor de su estrellato; se benefició de la mejor versión de Ronaldinho y ahora explotó al mejor jugador de la última década: Lionel Messi.

El problema es que todos han tenido varios conflictos en el club al que le dieron varios títulos. Resulta paradójico que el denominador común en las tres historias es la convulsión sistemática que vive uno de los tres clubes más importantes del planeta. Desorden que no permite que las estrellas terminen de brillar en todo su esplendor.

La más reciente víctima de esta ‘espiral autodestructiva’ parece ser Lionel Messi. De acuerdo con medios catalanes, el astro argentino no se habla con el actual entrenador, Luis Enrique. En el partido ante la Real Sociedad (en el que el equipo cayó y perdió la oportunidad de ser líder) se lo notó cabizbajo. Pero lo que más preocupó fue su intrascendencia en la cancha, señal inequívoca del agotamiento.

De acuerdo con versiones que publica el Diario Sport, el pasado 2 de enero Messi y Luis Enrique tuvieron una fuerte discusión en el primer entrenamiento del año. El enfrentamiento fue tan acalorado que otros compañeros tuvieron que intervenir para calmar los ánimos. Desde ese episodio no se hablan. El domingo, en una decisión más que polémica, el técnico dejó en el banco al mejor jugador del mundo.

Si algo ha caracterizado al delantero argentino durante su sideral carrera es su fijación por jugar siempre y sobre todo ganar siempre. Por lo que la decisión de Luis Enrique era más bien un golpe sobre la mesa para demostrar su autoridad. La imagen de Neymar riendo socarronamente en el banco junto con Messi, mientras el equipo perdía en Anoeta, resultó ser la respuesta a la controversial decisión del entrenador.

Pero la incomodidad actual de Messi no se reduce sólo al entrenador. En el último lustro tuvo varios conflictos con una dirigencia que definitivamente no lo ha sabido contener. Los problemas fiscales, que le costaron 200 millones de euros, fueron el primer tropiezo en la relación. En el entorno de Messi sintieron que el club dejó sólo al jugador ante la persecución del fisco español y no se pronunció de la forma que el astro hubiera esperado.

El segundo episodio nació en la negociación del nuevo contrato de Messi. En 2013, el entonces presidente Sandro Rosell logró que el argentino alargara su vinculación con los blaugrana hasta 2018. Las cifras del contrato no son claras, pero el directivo Javier Faus presentó su inconformidad por algunas negociaciones de mejora de contrato que estaría buscando el argentino en los próximos años. Messi, escueto como siempre, atinó a decir, “Faus no sabe nada de fútbol”.

El último ingrediente del cóctel explosivo que tiene a Messi pensando en nuevos rumbos es la calidad del plantel actual del equipo. Versiones de prensa argentinas aseguran que Messi no se siente bien rodeado por sus compañeros para desplegar lo mejor de su juego, a pesar de tener a Neymar, Luis Suárez e Iniesta al lado. Parece que la tormenta perfecta termina de gestarse.

Chelsea, ¿el próximo destino?

El diario inglés Daily Star indicó en su portada que el Chelsea ofertó 250 millones de euros por el pase de Lionel Messi. La publicación indica que el club inglés pagaría la cláusula de rescisión del contrato de 'la Pulga', avaluada en 250 millones de euros, y le haría un contrato al delantero argentino por los próximos seis años.

En días pasados Mourinho, el entrenado de los 'Blues', aseguró que por Messi “no era una posibilidad concreta porque no serían capaces de cumplir con el 'fair-play' financiero”. Pero las versiones indican que el propietario del Chelsea, Roman Abramovich, tendría la oportunidad justa y la chequera abierta para hacerlo.

En varias ocasiones familiares de Messi han desmentido estas versiones de prensa, pero aceptan que en otros tiempos “han tenido acercamientos” con el club londinense.

Lo cierto es que Messi había afirmado muchas veces que quería terminar su carrera en el Barcelona, en agradecimiento por lo que había hecho el club cuando el argentino era apenas un niño. Pero con tantas turbulencias, crisis administrativas y pugnas por el poder, este principio podría cambiar. Y una vez más, el Barcelona perdería otra superestrella.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.