Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/24/2011 12:00:00 AM

Lo que dejó la Copa América

Uruguay ganó con autoridad la Copa América 2011, con un 3-0 en la final frente a Paraguay, en un torneo que sufrió de escasez goleadora y en el que abundaron las tandas de penaltis en fases decisivas.

La selección celeste dio clase de cómo se disputa una final, característica que le distingue en su historia futbolera, con un Luis Suárez en estado de gracia y un Diego Forlán que revalida el título de mejor futbolista del Mundial disputado hace un año.

El equilibrio del equipo de Oscar Washington Tabárez fue conseguido por un planteamiento táctico al que se adhirieron los jugadores con una férrea aplicación.

Uruguay formaba parte de una terna de candidatos al título con Brasil y Argentina, posición solidificada por su rendimiento en Sudáfrica 2010, y a medida que avanzaba en la competición y que los otros postulantes se despedían, se afianzó.

Paraguay llegó a la fase decisiva tras cinco empates, sin figuras destacadas en el juego pero con un portero gigante, Justo Villar, artífice de varios "milagros", como él mismo calificó, por ejemplo, en la clasificación a la final tras el empate a cero con Venezuela.

Perú, tercero en la clasificación general, ha recuperado terreno perdido durante décadas entre las sombras, de las que parece emerger ahora con un zorro del fútbol regional, el uruguayo Sergio Markarián, quien sabe lo que hace y lo que dice, entre otras cosas que "Perú no ha ganado nada" y que el principal desafío de su equipo es volver a un Mundial.

El cuarto fue Venezuela, de notable actuación en el torneo por el equilibrio de sus líneas, su actitud ofensiva y el orden táctico que mantuvo, aún en el partido por el tercer puesto que Perú ganó por 4-1 y en el que el conjunto "vinotinto" perdió gas por su cansancio.

Defraudaron Brasil y Argentina, y al equipo organizador el golpe le ha dolido tanto que los dirigentes de la federación se aprestan a echar al seleccionador Segio Batista.

Messi fue el mejor de un equipo argentino que carece de una línea de juego, plagado de figuras dispersas, presionadas por la sequía de títulos que pronto cumplirá 20 años, mientras que Neymar no encontró con Brasil oportunidades para destacar en una formación con escaso predicamento cerca y dentro de las áreas de sus rivales.

El chileno Alexis Sánchez jugó menos de lo esperado, preocupado por la resolución de su traspaso de Udinese a Barcelona, confirmado el pasado jueves, días después de que el equipo quedara fuera de carrera tras una digna participación en el torneo.

Venezuela, Perú, Colombia y Chile dejaron buenas impresiones en un torneo que pudo tener un mejor nivel, que no se dió por la abundancia de planteamientos tácticos rácanos. EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.