Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2014 12:00:00 AM

“Lo que había que robar, ya está robado”

Joana Havelange, directora del comité organizador del Mundial, creó polémica con esta frase.

La directora del Comité Organizador Local (COL) para la Copa del Mundo en Brasil, Joana Havelange, publicó este martes en Instagram un polémico texto de oposición a las protestas contra el Mundial, en el que dijo que "lo que tenía que ser gastado, robado, ya lo fue".

Aunque el texto fue rápidamente retirado de la red, decía “No apoyo, no comparto y no vestiré de negro en ningún día de partido del Mundial. Quiero que la Copa se desarrolle de la mejor forma. No voy a hinchar en contra, porque lo que tenía que ser gastado, robado, ya lo fue. Si había que protestar, que se hubiera hecho antes. Quiero que quien llegue de fuera vea un Brasil que sepa recibir, que sabe ser amable. Quiero que quien venga, quiera volver. Quiero ver un Brasil bonito. Mi protesta contra la Copa será en las elecciones. Además, destruir lo que tenemos hoy no cambiará lo que sea hecho mañana”.

El texto de Joana Havelange fue divulgado en medio de una serie de huelgas y protestas contra el Mundial y por la mejora de los servicios públicos en Brasil, a 16 días del comienzo de la Copa del Mundo en Sao Paulo.

La famiglia
Joana Havelange es hija del expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) Ricardo Teixeira, y nieta del todopoderoso expresidente de la FIFA Joao Havelange, familia que controla el fútbol brasileño desde hace varias décadas.

Cuando la nombraron hubo polémica, por el favoritismo familiar en el manejo de los hilos del poder. Pero cuando la FIFA acusó a Joao Havelange y a Texeira de corrupción, el escándalo estalló. La FIFA reveló que su presidente durante 24 años y su yerno Teixeira, recibieron comisiones millonarias por derechos audiovisuales a cambio de jugosos contratos por patrocinios y derechos televisivos del Mundial de fútbol.

El abuelo Havelange dimitió incluso como presidente honorario de la FIFA mientras que Texeira se “exilió” en una mansión en Miami

En Brasil las protestas siguen. La selección brasileña fue recibida el lunes en el primer día de su concentración para la Copa por un grupo de 200 profesores en huelga, que trataron de bloquear la salida del autobús de la selección del aeropuerto de Rio de Janeiro.

Este martes otra de las ciudades sede de la competición, Salvador, padecía un paro de autobuses y en Brasilia unos 500 líderes indígenas se sumaban a la ola de protestas reclamando mejoras para sus pueblos.


De otro lado, Ronaldo, también miembro del COL, sorprendió al país al final de la semana pasada cuando dijo sentirse "avergonzado" por el retraso en las obras para el Mundial-2014 y la desorganización en las infraestructuras que quedarán como legado para los ciudadanos tras el megaevento.

Se estima que la organización de la Copa del Mundo tendrá un coste de 11.000 millones de dólares para los contribuyentes brasileños.

Estas cifras explican la rabia que se tomó a Brasil:

600 millones de dólares

Costó el estadio Mané-Garrincha de Brasilia. Es, después de Wembley, el segundo estadio de fútbol más caro de la historia. La cuenta es 201 por ciento más de lo planeado, Brasilia ni siquiera tiene equipo en primera división y se necesitarían 1.385 años para recuperar la inversión.

167 por ciento más

Costó la renovación del aeropuerto de Curitiba para el Mundial.

4200 millones de dólares
Costaron los 12 estadios brasileños. Tres veces más de lo que gastaron en Alemania 2006 o en Suráfrica 2010.

3.300 millones
El beneficio de la FIFA en la Copa Mundo entre entradas, patrocinios y derechos de televisión.

2 estadios
Aún no han sido terminados. Se trata del Arena Corinthians en Sao Paulo, ni más ni menos donde se jugará la inauguración y del Arena da Baixada en Curitiba.

100.000 agentes de seguridad
Serán desplegados en todo el país para controlar las manifestaciones y evitar la inseguridad. Es decir que habrá un policía por cada 50 espectadores, un operativo que costará 900 millones de dólares. Todo un récord pues los surafricanos se gastaron 70 millones de dólares en seguridad.

66 por ciento
De los habitants de Sao Paulo cree que el Mundial trae más problemas que beneficios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.