Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/2013 12:00:00 AM

Lo que va a ocurrir si Colombia pierde hoy ante Chile

Pedro Gambetta publicó la siguiente sátira de lo que pasaría si Chile nos gana.

Supongamos que este viernes 11 de octubre la Selección Colombia de fútbol, a punto de clasificarse al Mundial de Brasil, pierde con la de Chile 0-2, incluido un autogol de Amaranto Perea.

En ese caso, el siguiente partido contra Paraguay en Asunción se convertiría en una auténtica final, y en el país comenzarían a suceder cosas extrañas:

- En principio, Iván Mejía, hasta el momento discreto y agazapado frente a la buena labor de Pékerman, saltaría como una hiena a la yugular del técnico.

- Desde el Canal Caracol, Javier Hernández Bonnet, y Álvaro González desde la Federación de Fútbol, propondrían el retorno inmediato de Hernán ‘Bolillo’ Gómez, y nos echarían en cara la injusta salida del extécnico.

- Más allá del bien y del mal, y de las pasiones mundanas, para Hernán Peláez la debacle nacional será otra bonita oportunidad para ingerirse un respectivo Buchanan's.

- Extrañando por el alboroto, Julio Sánchez Cristo preguntará que dónde es el Mundial, que cuál Mundial, “¿Mundial de qué?”…

- Asistiremos a la anticipación de las fiestas navideñas, con muñecos de Amaranto Perea quemándose en los bordes de las carreteras y las riberas de los ríos nacionales, para espantar la desgracia.

- La gente protestará porque con semejante hospital geriátrico (entre Mondragón, Yepes, Perea y Aquivaldo la Selección suma cerca de 150 años), no llegaríamos al Mundial caminando sino en silla de ruedas y con respiradores artificiales.

- Pékerman se verá obligado a devolver el premio al mejor Técnico del continente. Y a disminuir la edad promedio de la Selección, con la presencia de un remozado y siempre simpático Tino Asprilla.

- Estallará un balón-bomba en la sede de la Federación de Fútbol.

- Estallará un burro-bomba en la sala de casa de Édgar Perea.

- Estallará una papa-bomba en la sopa de Luis Bedoya.

- Estallará un chicle-bomba en la dulce boca de Natalia París, incapaz de gritar un gol. En situaciones normales siempre incapaz de gritar.

- Estallará un obdulio-bomba y un timochenko-bomba en la carta catastral de El Ubérrimo.

- El presidente Juan Manuel Santos intentará decir en una alocución urgente: “tooooooddoooo biennnnn, muuuuuchachoooos” (que quiere decir: "no pasa nada, la paz ya viene").

- Pablo Alberto Casas Santamaría también alcanzará a mugir un tema del día futbolístico en la W Radio: “en tal virtud….”, comenzará a decir, y ¡pum!, una indigestión de lambonería lo atacará fulminantemente.

- Martín De Francisco ensayará su clásico poema:

“Enredo de brazos,
enredo de cuerpos.
Se enreda el agua
en el sonido del viento.

Enredo de sábanas,
enredo de besos.
Mi cabello enredado
al salir de tu lecho”.

Y nos parecerá lindo, pero absolutamente inconveniente para el momento, a menos que el oculto protagonista de sus metáforas sea algún sonriente Falcao García o Teo Gutiérrez. Podría ser, ¿no?…

Pero menos mal este viernes ganaremos y lo aquí escrito será pura carreta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.