Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/4/1998 12:00:00 AM

LOS BARRABRAVAS

La proximidad del Mundial de Francia abrió de nuevo el gran debate del fútbol argentino: la violencia

Hace dos semanas Daniel González, un joven de 24 años de edad, fue el último 'barra brava' muerto. Pero no será, seguramente, la última víctima, porque en Argentina aún no se ha bajado el telón sobre el tema de la violencia en el fútbol. Lo más grave es que González, fanático de Huracán, fue baleado por un grupo de la misma hinchada y, según los investigadores, sería el resultado de una disputa por uno de los cuatro cupos asignados a los seguidores del club para viajar al Mundial .Esta hipótesis no estaría lejos de la verdad. Los 'barra bravas' argentinos están empacando maletas con la certeza de que van a viajar a Francia en menos de tres meses. Sus más importantes representantes, dirigentes, jugadores y técnicos, hacen hasta lo imposible para recaudar fondos y comprar los tiquetes para asistir a la última Copa del Mundo del siglo XX. Así, cuando los medios normales no funcionan, están recurriendo a la intimidación. Y es precisamente la proximidad del Mundial lo que tiene en ascuas a las autoridades, las cuales temen una ola de violencia, y lo que ha puesto sobre el tapete el tema que más atormenta a los gauchos, los 'barra bravas'. En días pasados la División de Inteligencia de la Policía Federal Argentina envió a las fuerzas de seguridad de Francia un completo informe sobre los antecedentes de 2.000 'barra bravas' argentinos para que no se les permita el ingreso a ese país. La documentación enviada iba acompañada de una fotografía de cada 'barra brava', sus antecedentes penales y el nombre del equipo al que pertenece. Pero mientras el tema se intenta manejar por las vías diplomáticas con miras al Mundial, a nivel local una vez más se intenta determinar quién financia a los 'barrabravas', el más grave problema del fútbol argentino. Hace tan sólo dos semanas el director de la revista El Gráfico, Aldo Proietto, escribió un editorial que descubría la dimensión del conflicto y lo calificaba como "una nueva forma de vergüenza nacional". Lo único cierto es que cada cuatro años, con ocasión de la copa de fútbol internacional, los 'barrabravas' argentinos atemorizan al mundo. Y fecha tras fecha, en los torneos locales, son los causantes de la violencia que cobra las nuevas víctimas que se suman al historial de horror que vive el fútbol argentino desde cuando registró el primer sacrificado el 14 de mayo de 1939. Miedo y presionesLos 'barrabravas' son algo así como los hooligans suramericanos. Según las estadísticas, desde que el fútbol es profesional en Argentina el saldo de violencia en los estadios es de 129 muertos y más de 20.000 heridos.Técnicos, jugadores y dirigentes no se quieren comprometer con el tema a pesar de que es el fantasma que se pasea domingo tras domingo en los estadios. En la tierra de Carlos Gardel para nadie es un secreto que en los clubes argentinos mandan dos gobiernos: los dirigentes y los 'barrabravas'. Mientras que éstos buscan apoyo económico y lo consiguen gracias a la presión que ejercen, los dirigentes saben que necesitan sus favores pues las presidencias de los clubes en Argentina se logran mediante elecciones entre sus miles de socios. La tranquilidad se compra, entonces, con entradas gratis o con cheques del equipo. Hace pocos días los directivos de River Plate decidieron suspender la entrega de entradas a los 'barrabravas'. Desde entonces el presidente del club, David Pintado, sólo recibe insultos y amenazas. Dos años atrás Víctor José Vesco, presidente de Rosario Central, reconoció haber entregado cinco cheques un mismo día a los 'barrabravas'. "Tratamos de negociar para que estos sinvergüenzas no causen disturbios, Toca aflojar, no queda más. El miedo y las presiones no se soportan". Pero los dirigentes no son las únicas víctimas. Según dijo a SEMANA Carlos Pandolfi, ex miembro del Santa Fe y actual presidente de la Asociación de Futbolistas Agremiados de Argentina, "en una ocasión vino un chico del Unión de Santa Fe y nos dijo que lo habían ido a buscar a un entrenamiento y le habían puesto un revólver en la boca. Muchos jugadores vienen pero nunca ponen la denuncia en la comisaría. Hay temor y sin denuncia no se puede mejorar la situación".Sin embargo la realidad es que, como lo reconocen las mismas autoridades, es poco lo que se puede hacer. "Uno de los problemas de la violencia es la excarcelación. Los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra", afirmó a SEMANA Mario Gallina, secretario del Comité de Seguridad Deportiva de Buenos Aires. Pero, ¿quienes son esos personajes que han sembrado el terror en el fútbol argentino?Según dijo a SEMANA José Eduardo Novello, quien integró la 'barra brava' del club Chacarita, éstas se forman porque "la gente encuentra en la barra una personalidad superior dentro del submundo de la sociedad en que vive, el de las villas _barrios de invasión_; el 'barrabrava' da una proyección en el barrio, es alguien malo, pero es alguien". En cuanto a su relación con los jugadores, ésta no siempre es buena. "Los 'barrabravas' van a los entrenamientos y les dicen que quieren que pongan huevos y que ganen. A veces amenazan a gente que ellos creen que se ha ido a menos".El público sabe que los 'barra bravas' son reflejo de un problema social. Pero también empiezan a saber que esa no es suficiente explicación. Ha dejado de ser simplemente una historia de hinchas pobres para convertirse en una amenaza que conjuga el deporte más popular del mundo con la muerte. Y lo grave es que la cercanía de un mundial suele revivir con fuerza en Argentina esa pesadilla que parece no tener fin y a la que nadie parece encontrarle solución.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.