29 julio 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Los errores de los Juegos Mundiales en Cali

CERTAMENLa equivocación de digitación en las medallas de las justas no ha sido el único dolor de cabeza para los organizadores.

Los errores de los Juegos Mundiales en Cali. .

.

Definitivamente, los caleños la sacaron del estadio con la realización de los World Games o Juegos Mundiales, un certamen deportivo considerado el segundo más importante después de los Olímpicos.

Ni la demora en la entrega de los 21 escenarios deportivos logró opacar el éxito que tuvieron
los organizadores al sacar adelante un evento en el que participan más de 3.000 deportistas provenientes de un centenar de países.

El resultado de ese logro es que hoy las miradas del país y el mundo, están puestas en Cali y así será hasta el próximo domingo 4 de agosto, cuando se clausuran los Juegos.

Pero no todo ha sido color de rosa. El certamen ha estado rodeado de pequeños lunares que, si bien no opacan el éxito de los Juegos, vale la pena mencionarlos, especialmente, para que esos errores no se repitan.

La equivocación más reciente corre por cuenta de un lamentable error de digitación en la medallería que se le entrega a los ganadores. Resulta que, por error, esas medallas dicen textualmente “Word Games”, lo que traduce Juegos de Palabras, ya que en la elaboración omitieron la letra l. La frase correcta debió ser “World Games”.

Ante la polémica, el comité organizador -presidido por el empresario Rodrigo Otoya-, expidió un escueto comunicado en el que pide disculpas y aclara que “en el proceso de elaboración de los textos incluidos en las medallas destinadas a la premiación de los Juegos  Mundiales, se presentó un error ajeno a la voluntad de esta organización, por lo cual presenta disculpas a cada uno de los atletas premiados. Esta equivocación involuntaria en ningún momento empaña el valor de la medalla ni el mérito del triunfo y se están tomando los correctivos necesarios”.

La verdad, ese no ha sido ni el primer ni el único bache dentro de la organización. Para no ir muy lejos, el primer lunar ocurrió el mismo día de la inauguración de los Juegos.

Mientras los organizadores, un día antes de la ceremonia, ya hablaban sobre el éxito total en la venta de la boletería, en las afueras del estadio Pascual Guerrero los revendedores hacían de las suyas. Esa misma noche las puertas del estadio se cerraron y miles de personas se quedaron afuera con la boletería comprada. Hasta el momento no se sabe si hubo boletas falsas porque el aforo estaba previsto para 40.000 espectadores y se supone que ese fue el tope de boletas a vender.

Durante la inauguración ocurrió otro imprevisto que, si bien no fue responsabilidad de los organizadores, dio mucho que hablar. Tiene que ver con la ausencia, de última hora, del presidente Juan Manuel Santos a la gala de apertura de los Juegos; ese desplante motivó rechiflas cuando su interlocutor, el vicepresidente Angelino Garzón, daba las respectivas excusas de parte del mandatario.

Pero más grave que eso fue la acreditación, no solo para periodistas, sino deportistas y personal de logística. El proceso de sistematización se contrató con un tercero, y desde hace varios meses, la página web anunciaba el desastre que sería el asunto, ya que tramitar la inscripción por ese medio era un verdadero parto, puesto que el sistema se caía continuamente, se bloqueaba o era demasiado lento.

El día que comenzaron los Juegos las filas en las oficinas de acreditación eran extenuantes. Medios que no tenían la respectiva credencial para cubrir el certamen o deportistas con escarapelas de personal de logística o viceversa. Para rematar el problema, cuando muchos lograban ser incorporados en el sistema de acreditación, todo se frenó por un hecho absurdo: se acabó la papelería en la que se imprimen dichas escarapelas.

Tal vez todos esos incidentes queden en la posteridad como simples lunares que no opacaron la magnitud de un certamen que mereció un esfuerzo descomunal de los caleños; pero no se puede negar que en los World Games se cometieron errores mundiales.
Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad