Domingo, 22 de enero de 2017

| 1999/03/22 00:00

LOS NUEVOS BULLS

Los Lakers se perfilarían como los favoritos de la temporada de la NBA y los sucesores de la <BR>hegemonía de los Chicago Bulls.

LOS NUEVOS BULLS

Las predicciones de aquellos que sepultaban a la actual temporada de la NBA tras el retiro de
la mayor atracción de la liga, Michael Jordan, parecen desvanecerse poco a poco. Contrario a los negros
augurios con los que comenzó el corto campeonato de este año los fanáticos parecen decididos a olvidar
la huelga de jugadores y han acudido en multitudes a las canchas.
Para algunos la razón por la cual los fanáticos decidieron no castigar a los huelguistas con su ausencia de
los coliseos es simple: los espectadores confían en que tras el desmantelamiento de los Bulls la temporada
será mucho mas pareja que en los años anteriores cuando el quinteto de Chicago ejerció su aplastante
dominio. Sin embargo, si bien es cierto que sin Jordan en las canchas y con unos Bulls disminuidos el asunto
parece un poco más parejo, la realidad es que para los expertos la contratación de Dennis Rodman por parte
de los Lakers no sólo inclinará la balanza del favoritismo para el título de la temporada hacia el quinteto de
Los Angeles, sino que lo candidatiza como el único equipo que puede llegar a ejercer un dominio semejante al
de los Bulls en la NBA.
Cuando Rodman tomó la decisión de retirarse de Chicago los medios de comunicación
estadounidenses comentaban que la intención del ex jugador de los Bulls era la de terminar militando en
las filas de alguno de los equipos de Miami. No obstante, y fiel a su impredecible personalidad, la semana
anterior la prensa registraba el cambio de parecer de Rodman y daba como un hecho que había llegado a un
acuerdo para firmar con los Lakers durante esta temporada a cambio de un millón de dólares. Para muchos
este hecho cambia el panorama.
Rodman, considerado como el mejor rebotero durante los últimos siete años en la liga, complementaría la
dupla que conforman Shaquille O'Neal y Kobe Bryant, dos de los mejores jugadores de la NBA. Con el
excéntrico basquetbolista de pelo multicolor a su lado los Lakers tendrían el trío ofensivo más importante del
momento. O'Neal es dueño de un promedio de 27,2 puntos por partido y posee una efectividad en sus
lanzamientos de 57,8 por ciento, lo que lo ubica como el cuarto mejor anotador de la liga. Bryant, por su
parte, no sólo es considerado como el heredero del trono de Jordan gracias a su inmenso talento, sino que
además sus estadísticas demuestran que tiene un promedio de anotación superior al del ex capitán de los
BUlls cuando éste tenía su misma edad, 20 años.
Con estos tres jugadores no pocos especulan que el técnico del quinteto, Dell Harris, tiene las herramientas
necesarias para poner a funcionar a los Lakers como un maquinaria imparable, similar a los Bulls con
Scottie Pippen, Jordan y Rodman. La gran duda, sin embargo, consiste en saber si Harris y los demás
miembros del conjunto de Los Angeles podrán soportar y adaptarse a Rodman. Para nadie es un secreto que
el difícil temperamento de Dennis ha puesto en aprietos a los equipos en los que ha militado y que parte del
éxito de su paso por los Bulls radicó en que Jordan y el entrenador Phil Jackson eran los únicos capaces de
'controlarlo'. Nadie sabe a ciencia cierta si alguien en los Lakers podrá ejercer algún tipo de vigilancia sobre
Rodman. Lo cierto del caso es que de lograrlo pocos dudan que el quinteto angelino reviva sus años de
gloria.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.