Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1998/01/12 00:00

LOS RICOS TAMBIEN LLORAN

Barcelona, el club que más millones de dólares gasta en el mundo en la contratación de jugadores, volvió a fracasar en la Liga de Campeones.

LOS RICOS TAMBIEN LLORAN

El jueves de la semana pasada el fantasma de Faustino Asprilla se paseó nuevamente por Barcelona. En los bares, en las oficinas y en los medios de comunicación el tema de conversación no era otro que el frustrante balance del Barça en la Liga de Campeones de Europa: último del grupo C y el equipo más goleado del torneo con 14 anotaciones en contra, tres de ellas obra del delantero colombiano.Para un equipo normal quedar eliminado en la primera fase de la Champions League podría ser considerado como un hecho deportivo corriente. Pero cuando se trata del club más rico del mundo es una verdadera tragedia sentimental y un descalabro económico. "¿Cómo explicarles a los 120.000 socios que un equipo que tiene a su servicio ocho entrenadores, va a Inglaterra y Asprilla le hace tres goles y regresa al Nou Camp y el Dínamo de Kiev le mete otros cuatro?", se preguntaba un comentarista de la televisión española.Para muchos esto simplemente es el fracaso del presidente del equipo, José Luis Núñez, que a punta de chequera ha tratado de superar los años maravillosos de Johan Cruyff. El mandatario azulgrana destituyó a Cruyff ante la alarma de los socios y para tranquilizarlos les prometió volver a construir un equipo de ensueño. Han pasado 17 meses y el derroche de dinero en busca de esta ilusión simplemente asusta. El Barcelona ha contratado a dos entrenadores: el inglés Bobby Robson y el holandés Lois Van Gaal, quienes forman equipo con seis técnicos más de primer nivel en la dirección del equipo (entre ellos Lorenzo Serra Ferre, considerado el mejor entrenador de España).En la temporada en que Robson era el máximo responsable del equipo contrataron a nueve jugadores, entre ellos a Ronaldo. Estas operaciones le costaron al club 37 millones de dólares, una cifra astronómica si se tiene en cuenta que representa el valor de los traspasos, puesto que los ingresos de los jugadores se negocian en otro apartado. El portero Vitor Bahía, por ejemplo, llegó con un contrato anual que le garantiza 2,6 millones de dólares libres. Además de Ronaldo y Bahía llegaron Couto, Stoichkov, Pizzi, Luis Enrique, Giovanni y Amunike. Con excepción de Bahía y Couto _portugueses_ todos estarán en Francia 98 con sus respectivas selecciones.Sin embargo el equipo nunca practicó el fútbol brillante de la época de Cruyff, y aunque ganó la Copa del Rey y la Recopa de Europa perdió la Liga ante su eterno rival, el Real Madrid. La crisis se agravó ante la partida de Ronaldo, pero Núñez hábilmente logró sortear los obstáculos y calmó los ánimos con la contratación de Rivaldo: 26 millones de dólares. Además sacó a Van Gaal de Ajax y le dio carta blanca para que hiciera del Barça nuevamente el mejor equipo del planeta. Van Gaal aceptó y pidió además de Rivaldo seis refuerzos más. Los siete jugadores costaron 66 millones de dólares. En los 17 meses se han gastado 103 millones en 17 contrataciones. El escándalo es mayúsculo porque esta cifra es exactamente el doble de la utilizada por Cruyff en ocho años de trabajo. Esto sin contar las millonarias cifras que se pagan por el resto del equipo.Mientras en los resúmenes deportivos se flagelan viendo los goles que les hizo Asprilla, escuchan a Van Gaal diciendo que necesita más refuerzos. En la calle la gente clama por un nueve que haga olvidar a Romario y a Ronaldo, los dos últimos jugadores que ocuparon esa posición. "¿Dónde está y cuánto vale?", dijo un hombre cercano a Núñez en Radio Barcelona.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.