Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/10/1999 12:00:00 AM

LOS VIKINGOS

Los pilotos de un país de tan sólo cinco millones de habitantes han causado un revolcón en el <BR>mundo de la velocidad.

Históricamente el automovilismo, como ocurre con el fútbol, ha estado dominado por un
pequeño grupo de países que se turnan la hegemonía mundial: Italia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y
Brasil. Sin embargo el poder de estos gigantes ha sido revaluado en el mundo de los autos por cuenta de
una nación de tan sólo cinco millones de habitantes: Finlandia. En la actualidad este país nórdico es el
dominador del automovilismo deportivo mundial. Y esto, sin duda alguna, no deja de llamar la atención.
Además de contar con el tricampeón mundial de rally, Tommy Makinen, después de una larga lista de
históricos nombres en la especialidad también suma a otro referente en la Fórmula 1: Mika Hakkinen, quien es
el actual rey de la máxima categoría. Por primera vez en la historia del automovilismo un país tiene
simultáneamente a dos campeones en las categorías más prestigiosas de los deportes a motor. Pero esto no
es todo. En categorías menos importantes que las anteriores los finlandeses también están mandando la
parada. Risto Virtanen en la fórmula 3000 japonesa y Miku Santavira en la Fórmula 3 británica, no sólo han
alcanzado los lugares de privilegio sino que además no son pocos los expertos que les han vaticinado un
prometedor futuro a estos dos jóvenes corredores que escasamente superan los 20 años de edad." Nosotros,
los finlandeses, somos muy pocos, pero todos manejamos muy bien. Las peligrosas características del piso
nos obligan a conducir con extrema precaución y cuando nos trasladamos a otras superficies se nos
facilita la tarea. En Finlandia hay que manejar constantemente sobre el hielo. Y no hay nada más
complicado que eso" , contesta Makinen cuando los periodistas intentan conocer las razones de este
repentino éxito de pilotos finlandes en las pistas de carreras. Aunque para muchos el argumento puede
parecer traído de los cabellos, el mismo Hakkinen en varias oportunidades ha reforzado la teoría de su
paisano afirmando que "el hielo obliga a conducir muy bien. Por eso en mi país manejamos así. Esto se
traslada a la Fórmula 1, no sólo al rally. La diferencia es que los que nos dedicamos a la competición lo
hacemos mucho mejor". La realidad, sin embargo, es que lo que algunos están empezando a llamar la
invasión vikinga tiene una explicación un poco más profunda. Tanto Hakkinen como Makinen y otro selecto
grupo de pilotos hacen parte de una camada especial de corredores que a comienzos de los años 80 fueron
preparados por uno de los grandes héroes del automovilismo de Finlandia y uno de los más recordados
corredores de Fórmula 1 de la historia, Keke Rosberg, quien disputó más de 140 carreras y alcanzó el
campeonato mundial en 1982. Rosberg no sólo se dedicó a darles los fundamentos sino que se dio a la
tarea de descubrir las habilidades específicas de cada uno de sus pupilos. Fue así como descubrió que, por
ejemplo, Makinen tenía una mayor habilidad para conducir en terrenos difíciles y lo indujo al mundo de los
rallies. Lo mismo hizo con Hakkinen, de quien se dio cuenta que su mayor fortaleza se encontraba dentro de
los circuitos. Hoy no son pocos los que están seguros de que fueron esas lecciones de Rosberg las que, en
gran medida, han permitido desatar esta ola que tiene sorprendido al mundo del automovilismo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.