Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/26/2005 12:00:00 AM

Lucha de gigantes

Roger Federer y Rafael Nadal han dominado ampliamente el circuito ATP este año. En el Abierto de Estados Unidos, último 'Grand Slam' de 2005, competirán para definir quién es el mejor del mundo.

Aunque sólo han pasado cinco meses desde la última final del campeonato Nasdaq-100, en Miami, muchas cosas han cambiado en el mundo del tenis. Entonces se enfrentaban el número uno del mundo, el imbatible Roger Federer, y un desconocido español: el adolescente Rafael Nadal. Todo hacía pensar que sería un partido muy fácil para el suizo. Al fin y al cabo, las diferencias entre los dos eran muy marcadas. A sus 23 años, Federer ya había ganado 30 títulos, entre ellos varios Grand Slam, mientras que su oponente apenas tenía tres títulos menores. Y aunque en esta ocasión Nadal no derrotó a Federer, sí estuvo muy cerca de hacerlo: le ganó los primeros dos sets con facilidad y estuvo sólo a dos puntos de derrotarlo en el quinto.

Ese maratónico final fue un presagio de lo que sucedería durante los meses siguientes. Nadal se convirtió entonces en el fenómeno del tenis mundial. En lo que va corrido del año ha ganado ocho torneos (Acapulco, Montecarlo, Roma, Barcelona, Bastad, Costa Do Sauipe, Stuttgart y Montreal) y un Grand Slam (Roland Garros), y se encuentra en el segundo lugar del escalafón mundial, muy cerca de Federer.

Pero esto no significa que Federer haya bajado su nivel. Al contrario, sus estadísticas son impresionantes: ha ganado nueve campeonatos y en Wimbledon hizo ver a todos sus contrincantes como aprendices. Además, parece no cansarse de romper récords: con el título conseguido en Cincinnati, la semana pasada, se convirtió en el primer jugador en la historia en ganar cuatro Master Series en el mismo año. Y, como si fuera poco, ha permanecido 80 semanas en el primer lugar de la ATP. Federer es el séptimo jugador en la historia en lograr esta cifra, aunque todavía está muy lejos de lo alcanzado por Pete Sampras (286 semanas), Iván Lendl (270) o Jimmy Connors (268). Sin embargo, todos los expertos aseguran que su reino será largo. A menos, claro, que se le atraviese Nadal.

Está muy claro que estos dos han dominado ampliamente el circuito profesional. Sus cifras son impresionantes: Federer sólo ha perdido tres partidos, de 64, y Nadal, nueve, de 65. Entre los dos han ganado todos los torneos del Master Series que se han jugado y están a años luz de ventaja de sus competidores. Federer tiene 1010 puntos ATP y Nadal tiene 838, mientras que Andy Roddick, el número tres del mundo, tiene apenas 547. Nadal y Federer poseen las dos mayores rachas ganadoras del año: el español ganó 24 partidos seguidos, y el suizo, 29, en línea. Ambos ya aseguraron sus puestos en el Torneo de Maestros que se jugará en noviembre en Shanghai.

Por eso, el próximo Abierto de Estados Unidos, que comienza el 29 de agosto, será el escenario perfecto para medir sus fuerzas. Cada uno de ellos ya ha ganado un Grand Slam este año y esta es su última oportunidad de demostrar quién está pasando por un mejor momento. Es obvio que Federer quiere dejar claro que él es el número uno del mundo y por eso un triunfo en los campos de Flushing Medows sería, sobre todo, una gran victoria moral.

Y sin duda es él quien tiene las de ganar. Su juego agresivo se adapta mucho mejor a la superficie rápida de los campos de Flushing Medows. La prueba es que de los nueve torneos que ha ganado, seis fueron en superficies rápidas. En cambio, el tenis defensivo del español -que a veces juega a más de un metro de la línea de fondo- puede ser más vulnerable. Es obvio que sus golpes con efecto son perfectos para los campos lentos: ha ganado ocho torneos en polvo de ladrillo y sólo uno en campo sintético.

Pero se equivocan los que creen que Nadal será una presa fácil. Si algo ha demostrado en su corta carrera es que es un luchador. Basta recordar el partido que le ganó a Guillermo Coria en final de Roma, en mayo. Se trata del partido más largo que se ha jugado este año: duró cinco horas y 15 minutos. O lo que sucedió la semana pasada en Master Series de Cincinnati, donde batalló hasta el cansancio contra el checo Tomas Berdych, en un partido de cuatro horas.

Además, en el más reciente campeonato de Montreal mostró que su juego también es peligroso en pista rápida. Hasta entonces Nadal no había ganado ningún torneo en superficie dura, pero allí derrotó a los expertos en esta clase de cancha y en la final le ganó a Andre Agassi, uno de los mejores tenistas de la historia. Agassi, 16 años mayor, no dudó en elogiar a su contendor: "Tiene un don especial. Y no es sólo su capacidad de correr. Es capaz de pasar en un instante de un golpe defensivo a otro ofensivo. Te obliga a arriesgar y a cometer errores que jamás haces".

Por ahora, Nadal ha ganado dos de los tres enfrentamientos que han tenido -en 2005 en Roland Garros y en 2004 en Miami- mientras que Federer sólo le ha ganado en la final del Nasdaq-100. Y aunque no es completamente seguro que se encuentren en el cuadro, es de suponer que se verán la cara de nuevo en la final del Us Open. Sin duda ese sería un encuentro tan intenso e interesante, como lo han sido los otros grandes duelos de la historia del tenis: Sampras contra Agassi, McEnroe contra Borg o Edberg contra Lendl.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.