Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/2013 1:00:00 AM

El acierto de la federación

Pékerman ha tenido el protagonismo, pero detrás del técnico argentino ha estado el apoyo y la planeación de la entidad que administra el fútbol profesional en el país.

La Federación Colombiana de Fútbol tenía que hacer la tarea. Luego del escándalo de Hernán ‘Bolillo’ Gómez y de la salida de Leonel Álvarez de la dirección técnica de la selección a finales de 2011, la entidad en cabeza de Luis Bedoya comenzó a buscar el que sería el nuevo entrenador de la tricolor.

Si bien muchos nombres colombianos sonaron, en Colfútbol sabían que el nuevo seleccionador tenía que cumplir, al menos, dos características. Como le dijo Bedoya a SEMANA: “Empezamos a buscar técnicos con experiencia internacional y buen conocimiento de la eliminatoria suramericana”. Por eso Ricardo Gareca, Luiz Felipe Scolari y Gerardo Martino estuvieron dentro de la baraja de opcionados. 

Tras mucha expectativa, hicieron el anuncio oficial el 5 de enero de 2012. José Néstor Pékerman se había reunido con representantes de la Federación en Miami y aceptó el reto de dirigir la selección nacional. Al mes siguiente el amistoso que ganó Colombia a México en Miami marcó el comienzo de la era Pékerman.

La expectativa era grande, pero muchos tenían serias dudas. En especial la prensa deportiva, pues el entrenador no la dejó acercarse  a las concentraciones y no daba entrevistas. Pero a pesar de las críticas, los dirigentes apoyaron al argentino. “Él tiene la última palabra”, era la respuesta de la Federación cada vez que se preguntaba cuál iba a ser la sede de la selección o quiénes estarían en la nómina.

Toda la inconformidad que produjo la derrota con Ecuador cambió por sonrisas y elogios cuando el equipo goleó 4-0 a Uruguay y derrotó a Chile en Santiago por 3-1. Iván Mejía escribió entonces que contra los australes la selección cumplió su mejor presentación. “Fue un juego perfecto, por el orden táctico, por las ideas, las maniobras ofensivas y el manejo de las transiciones”. Tres meses antes, luego de los partidos contra Perú y Ecuador, el periodista había calificado al equipo como “la peor selección de Colombia de los últimos tiempos”. 

Pero en la Federación se han acostumbrado a las críticas y Bedoya dice que han aprendido a sortearlas: “Uno sabe que los procesos no le gustan a todo el mundo y tenemos que tener la claridad para tomar decisiones apartados de la crítica periodística”. 

Ahora que se ha alcanzado el objetivo, en Colfútbol se sienten tranquilos. El presidente señaló que ahora no se debían sentir campeones del mundo. Una buena lección para no repetir los errores y no desaprovechar la oportunidad de hacer un buen Mundial, 16 años después de la última vez.

Colombia, ¿cabeza de serie?

Luego de empatar con Chile, Colombia, además de regresar a un Mundial después de 16 años de ausencia, podría encabezar uno de los grupos de Brasil 2014. La Fifa, en su comité ejecutivo, decidió que los siete primeros países de su escalafón, más el local Brasil, serán cabeza de serie. El 17 de octubre se conocerá el ranking definitivo, que hoy tiene con ese privilegio a Brasil, España, Argentina, Alemania, Italia, Colombia, Bélgica y Uruguay.

El equipo de Pékerman es el primer seleccionado colombiano en tener ese privilegio en un campeonato mundial de mayores. Si bien esto representa cierta ventaja frente a sus rivales de grupo, por su historial mundialista, Colombia deberá tener precaución y no repetir los errores de Estados Unidos 1994 donde compartió grupo con Suiza, Rumania y el equipo anfitrión.

El sorteo que definirá la conformación de los grupos se desarrollará el 6 de diciembre en Salvador de Bahía, en Brasil.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.