Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/2014 12:00:00 AM

La tristeza y la ira de Luis Suárez

El delantero lloró al despedirse del mundial y detrás de eso hay un personaje que fue tratado por ira.

;
AFP
Luis Suárez, la estrella de la selección de Uruguay, se fue hoy "llorando" de la Copa del Mundo de Brasil tras ser sancionado con nueve partidos de suspensión por la FIFA, dijo a Efe Ernesto Dehl, uno de los delegados de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en el torneo.

"Luis se despidió de todos, nos dolió mucho, se fue muy triste y llorando", destacó el directivo.

"Él hizo un esfuerzo físico muy grande para llegar al Mundial y tenía muchas expectativas de poder ayudar para que la celeste completara un gran torneo", agregó.

Suárez fue sometido a un artroscopia en la rodilla izquierda el 22 de mayo, realizó una recuperación en tiempo récord y menos de un mes después, el 19 de junio, volvió a los campos y marcó los dos goles de Uruguay en la victoria por 1-2 frente a Inglaterra que dio un balón de oxígeno a los celestes, tras la derrota en el debut por 1-3 frente a Costa Rica, y dejó a los ingleses con el billete de regreso a Londres en la mano.

Pero, ¿cuál es la historia de este jugador? Muchos han hablado de por qué el delantero ataca de esa manera a los jugadores contrarios e incluso hay psicólogos que afirman que Suárez ha sido tratado por ira. ¿Qué tan cierto es?

El cuarto de siete hermanos, el pequeño Suárez "no era peleador, era buenito, buen compañero", dijo el miércoles desde su Salto natal a la AFP su abuela paterna Lila Píriz. Añadió: “No sé qué le pasó a mi ‘negrito’” durante el partido con Italia, que terminó con triunfo 1-0 a favor de Uruguay y clasificó a la Celeste a octavos de final de la Copa del Mundo.

"No sé por qué tiene esos arranques, cuando tiene todo para ser feliz. Quizás el divorcio de los padres, las privaciones que pasaron", sostiene Lila, quien admite de todas formas que la ahora estrella del Liverpool siempre fue "calentón"... al igual que su padre, militar y también jugador de fútbol en su ciudad. "Nunca pensamos que Luisito iba a ser el más famoso de todos con ese carácter", ríe Lila.

Roberto Mezza, amigo del padre de Suárez y quien jugó con él en el salteño Deportivo Artigas, cuenta que Suárez tiene a quién salir, "conociendo al padre", señala a las risas. Richard Suárez, sin parentesco con el jugador y que fuera testigo de los primeros pasos en las categorías infantiles de Salto del ahora goleador, lo defendió tajantemente: "Nunca fue agresivo". "Muchos lo tienen catalogado como mala persona y no es así, es buenísimo, hay cosas que pasan en una cancha de fútbol y después son discutidas por gente que nunca transpiró la camiseta", aseguró.

Tratado por la ira

El trabajo faltaba y cuando su madre consiguió un empleo como limpiadora en la capital, la humilde familia se mudó a Montevideo. Luis tenía siete años y le costó mucho adaptarse al cambio, relata la periodista Ana Laura Lissardy en ‘Vamos que vamos’, libro de entrevistas a los jugadores de la selección.

Dos años después, la separación de sus padres "le desacomodó la tierra bajo los pies nuevamente", relata Lissardy. Vino entonces una adolescencia de rebeldía y poco apego por el estudio. Y el fútbol.

Para Pablo Martínez, psicólogo de la Universidad de la República especializado en psicología deportiva, "la mordida se da en aquellas personas que han tenido una niñez muy agresiva, muy carenciada y es una forma de defenderse de la agresión externa o de los mayores".

“En el caso de Suárez, es como que está en un estadio de niño: ante la agresividad o la situación que lo desborda, otros jugadores dan un puñetazo, otros salivan, otros insultan y eso en el contexto del fútbol queda más desapercibido”, explicó. “Él ya estuvo tratado por un psicólogo por la ira y pensé que la tenía controlada”, añadió. Pero “en este Mundial hubo alguna situación, algo que hizo que le saliera ese instinto más primario”.

Su amor

La vida de Suárez dio un vuelco a los 14 años, cuando conoció a Sofía Balbi, su novia desde la adolescencia y uno de los mayores motivos por los que decidió apostar al fútbol profesional. Ella se convirtió en "una contención para mi vida y para mi cabeza", contó el jugador a ESPN Brasil en noviembre del 2013.

Pero Sofía se mudó a Barcelona junto con sus padres. Y Suárez concluyó que la única posibilidad de volver a verla era convertirse en futbolista profesional y ser vendido a Europa. Cuando logró el pase a Holanda, su primera etapa en el fútbol europeo, lo primero que hizo fue pedirle a sus ahora suegros que dejaran a su novia de 16 años irse a Holanda a vivir con él.

Desde entonces, junto con sus éxitos deportivos, el jugador siempre se ha hecho un lugar para agradecerles a su esposa e hijos por su apoyo constante. El propio delantero ha reconocido que, pese a las críticas sobre su carácter, es precisamente su manera de ser la que lo ha ayudado a triunfar.

“Podés perder alguna otra cosa, pero perder la picardía, la viveza esa que tenemos desde niños, de jugar en la calle y todo, no la vas a perder nunca", dijo Suárez en entrevista con la AFP en marzo del 2013. "Si yo no hubiera tenido el carácter que tengo hoy en día en la cancha creo que no hubiera llegado a ser el jugador que soy hoy”, añadió entonces.

Con información de AFP y EFE.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.