Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/04/13 22:24

Amargo abril para Messi y el Barcelona

Los catalanes bajaron en el momento neurálgico de la temporada y su estrella completó cinco partidos sin anotar goles.

Messi completó cinco partidos sin anotar goles.

Tuvieron que pasar casi 40 minutos para que el Barcelona rematara por primera vez al arco del Atlético Madrid en pleno partido por cuartos de final de la Champions League, este miércoles. Hace un mes era imposible que algo semejante ocurriera. En los primeros meses del 2016, los catalanes deslumbraron al mundo con un fútbol casi perfecto y se perfilaban para repetir la gesta del 2015, donde ganaron todo lo que jugaron.

Pero llegó abril y el idilio futbolístico terminó. Es difícil de explicar cómo un equipo que apabullaba a todos los rivales cambió tanto en menos de 20 días. Quizás habrá que apelar a la vieja explicación de las curvas de rendimiento que siempre les han servido a los entrenadores para explicar los fracasos.

Es imposible que un equipo juegue casi perfecto una temporada completa. Hay lesiones, cansancio y cuestiones psicológicas que influyen para que caiga de la cima al menos por unos días. El problema para el Barcelona es que el bajón llegó justo en el mes que se define buena parte de la temporada. En sólo 15 días, perdió la oportunidad de revalidar su título en la Champions League y puso en riesgo la posibilidad de ganar una liga que dominaba con holgura.

José Sámano, editor de deportes del diario El País, describió con precisión la victoria del Atlético del Madrid, “Los rojiblancos primero ganan y luego resisten a un Barça que sigue deprimido e irreconocible”. No le faltó razón. Para miles de hinchas catalanes, más allá de la derrota, lo que más preocupa es que el equipo de Luis Enrique no tuvo respuestas ante la adversidad, como sí las tuvo en la temporada en que ganaron todo.

Después de la dura derrota contra el Atlético, Luis Enrique aseguró: “Es una evidencia que no estamos en nuestro momento mejor ni más efectivo y, sobre todo, si se tiene en cuenta cómo hemos estado. Pero hay que levantarse. Tenemos dos competiciones apetecibles. Queda mucho y quedan todavía cosas importantes”, en referencia a la Liga y a la final de Copa ante el Sevilla.

Y claro, Lionel Messi es el primer enfocado en esta mala racha. El FC Barcelona perdió fuelle en el peor momento de la temporada, cuando más se necesitaban los goles de Luis Suárez, los desbordes de Neymar, pero especialmente el talento de Leo Messi, la magia que sólo el argentino sabe poner en los momentos decisivos. Frente al Atlético de Madrid, en la caldera que fue la cancha del Vicente Calderón con una hinchada volcada con sus ídolos, el conjunto azulgrana perdió el choque esperando al suyo.

Los medios españoles, que son duros con todas las superestrellas, señalan entre líneas que la caída temporal de Messi está directamente relacionada con la aparición de su nombre en los ‘Panamá Papers’. Al menos, en términos cronológicos es claro que los escándalos fiscales del argentino han tenido alguna connotación en la cancha. Y quedó demostrado que cuando se apaga Messi, se apaga el Barcelona.

Pero el entrenador aseguró que “la responsabilidad por la derrota es 100 % su responsabilidad”. Lo cierto es que queda demostrado, una vez más, que no existe equipo invencible en el fútbol. El Barcelona logró tumbar una racha de 32 partidos sin perder, pero, como cualquier equipo, tuvo un bajón, uno que por ahora costó un boleto de semifinales de la Champions League.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.