Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2016/06/08 11:45

¿El fin de la carrera de Maria Sharapova?

La tenista rusa fue sancionada con dos años de suspensión tras su positivo por dopaje en el Abierto de Australia pasado.

Sharapova ostenta 35 títulos en individuales y tres en dobles. Foto: PAUL CROCK / AFP

La noticia, hace tres meses, estremeció el mundo del deporte. Maria Sharapova, una de las tenistas más emblemáticas de esta época, durante mucho tiempo número uno del ranking mundial, campeona de los cuatro Grand Slams, admitió haber dado positivo en un control anti-doping.

Hasta ese momento, el tenis parecía blindado de los escándalos que sacuden al mundo del deporte por sustancias prohibidas. Lo de Sharapova puso en duda la ética de los equipos detrás de los atletas, encargados de decidir qué medicamentos, suplementos y dietas se consumen.

Rápidamente, la sustancia que puso en jaque su carrera deportiva, llamada meldonium, fue también relacionada a deportistas de otras disciplinas, principalmente en Rusia. Fue tal el remezón, que la asociación de ese país se ha tenido que despedir de muchos de sus abanderados para los próximos Juegos Olímpicos, además de enfrentar un duro panorama en la opinión pública. (Vea: la milagrosa droga que consumía María Sharapova)

En marzo, cuando se conoció la imagen de Sharapova al borde del llanto explicando su situación ante una rueda de prensa, se especuló con que su carrera deportiva estaba condenada. Y no solo su tenis, sino también su gigantesco emporio publicitario, en el que sus ganancias eras seis veces mayores a lo que conseguía jugando. La marca Nike, con la que la rusa tenía una envidiable relación comercial, dio un paso al costado. Le siguió la relojera suiza Tag-Huer. A su vez, fue notificada de tener que devolver los casi 300.000 dólares que ganó por llegar a las semifinales de Australia en esta temporada.

Pasaron tres meses y este martes, la consigna de su final toma más fuerza, pues la rusa acaba de ser sancionada con dos años de suspensión por su positivo en el control anti-doping.

"En virtud del artículo 8.1 del Programa Antidopaje del Tenis (el ‘Programa‘), un Tribunal Independiente ha hallado a Maria Sharapova culpable de una violación del reglamento antidopaje del artículo 2.1 del Programa y como consecuencia se eliminan los resultados afectados y se le impone un periodo de suspensión de dos años, a comenzar del 26 de enero de 2016", informó la IFT en un comunicado.

Nada más conocerse el anuncio de la ITF, Sharapova informó a través de su página Facebook que recurrirá la sanción: "El tribunal concluye correctamente que no violé intencionadamente las reglas antidopaje, por lo que no puedo aceptar la extremadamente injusta suspensión de dos años", escribió.

"Apelaré inmediatamente la suspensión en el TAS, el Tribunal Arbitral del Deporte", añadió.

"El tribunal, cuyos miembros fueron elegidos por la ITF, acordó que no hice nada mal intencionadamente, pero a pesar de ello piden apartarme del tenis durante dos años", insistió Sharapova, que asegura también que "el tribunal acepta que no busqué un tratamiento con mi médico para obtener una mejora de mi rendimiento".

Sharapova también criticó duramente a la Federación Internacional, que "reclamó al tribunal suspenderme durante cuatro años - la sanción solicitada para una violación intencionada - y el tribunal rechazó la petición de la ITF".

A sus 29 años, y de confirmarse esta sanción, Sharapova se alejaría de las canchas justo en el advenimiento de una edad que se considera como el comienzo del ocaso deportivo. Y no solo su cuerpo le pasaría factura en un hipotético regreso a las canchas. Su emblemática figura ya no representa lo mismo luego del escándalo de marzo pasado. Muchos eventos tenísticos, que antes suplicarían por tener a la rusa en sus programaciones, ahora no quieren asociarse con ella. 35 trofeos y 36 millones de dólares en ganancias después, la carrera de Sharapova podría tener su adiós, y de la manera menos anhelada por cualquier deportista: salpicada por el escándalo y alejada de las canchas.

Con información de AFP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.