Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1999/09/20 00:00

MAS ALLA DEL LIMITE

Juan Pablo Montoya es el gran ídolo de la Cart.El piloto colombiano habló con SEMANA <BR>de su vida fuera de las pistas.

MAS ALLA DEL LIMITE

Siempre va rápido. Muy rápido. En las pistas, en la vida. Así ha sido desde niño.
Cuando apenas tenía cinco años sus contendores estaban merodeando los 10 y se aburrieron de
verlo ganar todo. Cuando era adolescente nadie de su generación quería competir contra él porque
ninguno de ellos era capaz de ganarle. Entonces le tocó abrirse paso entre los mayores. Los
experimentados. Los que conocían todos los secretos de las pistas. Al principio lo miraban con
curiosidad. Quizás con sorna. Pero muy pronto con recelo. A todos les ganó. Los puso contra el piso.
Entonces, los grandes acudieron a los reglamentos para impedirle que compitiera contra ellos. Un
adolescente de 14 años no se podía subir a un carro para manejarlo a más de 150 kilómetros por
hora. Según los veteranos eso era casi un suicidio. Al final tuvieron que rendirse porque descubrieron
que era demasiado bueno y la edad no tenía nada que ver con sus dotes de piloto. Así ha sido la vida
de Juan Pablo Montoya. Siempre le ha tocado abrirse paso en la vida a punta de codazos. A todos
los equipos ha llegado casi como un desconocido. Pero de todos ha salido como el mejor. Como el
más grande. A sus 23 años es considerado como el nuevo monstruo del automovilismo mundial. Así
lo expresan pilotos de la talla de Emerson Fittipaldi y Jackie Stewart. También su paso fulgurante por
la Fórmula Cart lo corrobora. Como novato este año ha ganado cinco carreras. Se le han escapado
otras tres por mala dirección de su equipo. Ha logrado la pole position en otras cinco oportunidades. Ha
punteado 800 vueltas en el total de las carreras corridas en el campeonato. Ya igualó el récord de Nigel
Mansell en carreras ganadas como novato. La diferencia con el ex campeón mundial de Fórmula 1 es
que llegó a la Cart como primíparo después de haber trajinado por más de 10 años en las pistas más
importantes del mundo. Un desconocidoCuando Juan Pablo hizo su debut en la Cart en Estados
Unidos allá pocos sabían de su talento. Para la gran mayoría fue una sorpresa la llegada de un
desconocido a uno de los equipos más poderosos de la Cart que a lo largo de los últimos años lo ha
ganado todo. Seis meses después ha sido portada en las revistas más importantes del
automovilismo mundial. Durante más de media temporada logró ser el líder del campeonato. Hasta la
semana pasada sólo lo separaba un punto de su inmediato rival, el escocés Darío Franchitti, quien lleva
tres temporadas en la Cart. Los grandes expertos en el tema no han ahorrado un solo elogio para decir
a los cuatro vientos que Montoya es el nuevo Ayrton Senna. Cuatro equipos de la Fórmula 1 le han
hecho propuestas para que haga parte de sus escuderías. La semana antepasada, en Ohio, más de
200.000 espectadores se pusieron de pie para aplaudirlo ante la impresionante carrera que hizo, en la
que al final le sacó más de 10 segundos a sus contendores. Pero todas esas alabanzas, esos
aplausos y ese asedio de la prensa mundial no inmutan a Montoya. Por el contrario, le huye a la
fama. A los micrófonos. A los aduladores de turno. A los fanáticos que lo siguen por todos las pistas,
como un adolescente inglés que al finalizar sus estudios le pidió a su padre un año sabático para
seguir a Montoya por las pistas de Estados Unidos. Debajo del brazo lleva un cuaderno que es la
'Biblia' de los números de Montoya. Allí están impresos sus récord, sus vueltas más rápidas y más
lentas. Toda su vida como corredor está en ese ajado cuaderno del adolescente inglés que sólo
sueña con sentarse unos minutos con Juan Pablo para hablar de automovilismo.
Semana: ¿Le gusta la fama?Juan Pablo Montoya: No. No tengo tiempo para ella. Mi vida está entre los
carros y el poco tiempo que me queda es para mi novia. Semana: ¿Ella es la persona más importante
en su vida?
J.P.M.: Ella y mi familia. Son los únicos que le dicen a uno la verdad. Son los únicos que están ahí
cuando las cosas no salen bien. Son los únicos con los que uno cuenta en la vida. Entonces a ellos
hay que darles lo mejor.
Semana: Pero en el automovilismo la fama, el dinero y las mujeres van de la mano.
J.P.M.: Pero conmigo no.
Semana: ¿Cómo es usted?
J.P.M.: Acelerado. Impaciente. Temperamental. Tímido.
Semana: ¿Qué le molesta?
J.P.M.: Todo. Lo único que me gusta es estar entre un carro. Semana: ¿Reza mucho?
J.P.M.: Más o menos.
Semana: ¿Va a misa?
J.P.M.: Antes lo hacía con frecuencia. Ahora no me queda tiempo.
Semana: ¿A quién se encomienda antes de comenzar una carrera?
J.P.M.: Mi mamá me regaló una cadena con un crucifijo. Siempre la llevo puesta cuando me subo al
carro. Eso me tranquiliza.
Semana: ¿Su mamá sufre mucho?
J.P.M.: Sí. Pero no porque me vaya a pasar algo. Sufre cuando no gano. Ella siempre quiere verme
de primero porque sabe que eso me hace feliz.
Semana: ¿Y su padre sufre?
J.P.M.: Para nada. Por él es que estoy metido en esto. El me enseñó todo lo que sé. Desde muy niño
me familiaricé con el olor a gasolina y a llantas quemadas.
Semana: ¿Físicamente se sufre mucho en una carrera?
J.P.M.: Sí. Uno pierde como tres kilos. Los antebrazos quedan destruidos. Las rodillas sufren mucho.
Y el desgaste mental es tremendo. En una carrera hay que estar 110 por ciento concentrado. Pero
todos estos dolores y desgastes físicos son secundarios porque la pasión está en conducir un bólido
de estos. Semana: ¿Quién es más rápido, el 'Correcaminos' o Speedy González?
J.P.M.: El 'Correcaminos'. Pero es más inteligente Speedy González.
Semana: ¿Con cuál de los dos se identifica más?
J.P.M.: Con Speedy González... Pero por la estatura.
Semana: ¿Dónde se quema más adrenalina, en la Caracas tratando de pasar un ejecutivo o en un
óvalo como el de Michigan?
J.P.M.: Cuando usted acelera un carro como estos las cosas son bien diferentes. Nadie sabe lo que es
pasar de cero a 180 kilómetros por hora en cuatro segundos. Y unos metros más adelante ir volando
como a 400 kilómetros por hora.
Semana: Y cuando sus competidores lo pasan, a usted a veces se le sale ese espíritu de busetero
que muchos colombianos llevan por dentro.
J.P.M.: Al principio sí. Quería pasar por encima de todo el mundo. Así como en la Caracas. Pero hay
que controlarse. Y eso lo he ido aprendiendo. Claro que ir de segundo no me gusta para nada.
Semana: ¿Cuál es el secreto de Montoya para correr tan rápido?
J.P.M.: Siempre ir más allá del límite.
Semana: ¿Y eso no es muy arriesgado?
J.P.M.: Mientras se tenga el control y la capacidad de manejar no hay ningún problema.
Semana: ¿Cuál ha sido la máxima velocidad a la que ha manejado?
J.P.M.: A 430 kilómetros por hora. Eso fue hace poquito. En Michigan. Es muy chévere. Las cosas
pasan como muy rápido. Me gustó mucho.
Semana: ¿Ser piloto de carros tan veloces y potentes es tan arriesgado como salir a una plaza de
toros y enfrentar un animal de 500 kilos?
J.P.M.: No es igual. Si uno se estrella a 400 kilómetros por hora, el carro está construido con grandes
medidas de seguridad. En cambio si un torero es cogido por un animal de esos lo más seguro es que
lo saque volando de la plaza. Yo prefiero los carros.
Semana: ¿Usted tiene buena estrella?
J.P.M.: Creo que he estado en el momento y en el lugar oportuno. Y he sabido aprovechar esas
oportunidades. Cada vez que me permitan subir a un carro voy a demostrar que puedo ser el más
rápido y el mejor de todos.
Semana: ¿Es optimista?
J.P.M.: Sí. Es una herencia de familia. Cuando la vida funciona en armonía y en unión uno tiene que ser
optimista.
Semana: ¿Tiene muchos amigos?
J.P.M.: No. Muy pocos. Pero grandes amigos.
Semana: ¿Un ídolo?
J.P.M.: Ayrton Senna.
Semana: ¿Qué tenía Senna?
J.P.M.: Todo.
Semana: ¿Qué le gustaría tener de Senna?
J.P.M.: Nada.
Semana: ¿A quién admira en Colombia?
J.P.M.: A Shakira. A Vives. A todos esos colombianos que son unos berracos y que se han abierto
espacio por su propio medio para demostrar lo buenos que son. Esa es la gente a la que yo aprecio y
admiro.
Semana: ¿Un sueño?
J.P.M.: Ser el mejor del mundo.
Semana: ¿Qué opina de Darío Franchitti?
J.P.M.: Ante todo es una gran persona. Muy serio y muy profesional en su trabajo. Es un tipo muy
experimentado y muy bueno como piloto.
Semana: Si va en su carro particular y tiene una falla, ¿sabe arreglarlo?
J.P.M.: Creo que sí. Ahora la tecnología ha avanzado mucho. Pero me gusta cacharrear. Eso no
sucede en los de competencia. Esa es otra tecnología. Aquí hay gente especializada en ingeniería
espacial, aerodinámica. Los mecánicos son tipos de tres o cuatro especializaciones. No se olvide que
vamos a 400 kilómetros por hora.
Semana: ¿A esa velocidad hay tiempo para mirar por el retrovisor?
J.P.M.: Claro. Suficiente tiempo.
Semana: ¿Qué piensa de Chip Ganassi?
J.P.M.: Es el dueño del equipo.
Semana: ¿Y del ingeniero Morris Nunn?
J.P.M.: Es un genio. Es un gran tipo.
Semana: ¿Se muere de la ira cuando pierde?
J.P.M.: A nadie le gusta perder. Pero a los 10 minutos estoy tranquilo.
Semana: ¿La Fórmula 1 está muy lejos?
J.P.M.: No sé. Hay que esperar la mejor oportunidad. Por ahora estamos aquí en la Cart.
Semana: ¿Si no hubiera sido piloto de carros qué le habría gustado estudiar?
J.P.M.: Con lo impaciente que soy no me imagino detrás de un escritorio. Creo que tendría ruedas.

AUTOMOVILISMO
¿Para dónde va Montoya?
Los rumores sobre el posible paso de Juan Pablo Montoya a la Fórmula 1 crecen.
¿ Cúal es la realidad ?
medida que el campeonato de la Cart avanza los rumores sobre el posible paso de Juan Pablo Montoya
el próximo año a la Fórmula 1 crecen como una bola de nieve. Lo cierto del caso, no obstante, es que
Montoya tiene firmado un contrato para permanecer por tres años, hasta 2001, con el equipo de Chip
Ganassi. El convenio tan sólo puede ser disuelto antes de tiempo si las dos partes están de acuerdo,
de lo contrario quien lo termine anticipadamente deberá pagar un cifra bastante elevada por el
incumplimiento. Aparte de esto el contrato establece que en el momento en el que Montoya decida
regresar a la Fórmula 1 la primera opción para contratarlo la tendrá la escudería Williams. Todo lo
anterior, sin embargo, no ha sido un obstáculo para que, debido al arrollador éxito de Montoya en la
Cart, varias escuderías del Gran Circo se hayan lanzado en una frenética carrera para contar con los
servicios del piloto colombiano la próxima temporada. El siguiente es el perfil de los equipos que
persiguen a Montoya. nontoya va a llegar muy lejos, va a hacer historia en este deporte. Escuchar una
frase como esta, pronunciada por alguno de los repentinos admiradores de Juan Pablo Montoya no
es raro por estos días. Pero cuando el dueño de una opinión de este estilo es nada menos que
Emerson Fittipaldi, ganador de dos títulos de Fórmula 1 y un campeonato de la Cart, el asunto
adquiere ribetes asombrosos. A los 53 años el brasileño considera que el arrollador paso de Montoya
sólo puede explicarse porque el colombiano tiene unas manos mágicas y una habilidad
descomunal al momento de pilotear un auto de carreras. Fittipaldi considera que aparte de ese talento
innato, que muy pocos tienen y logran explotar, la clave del éxito de Montoya consiste en la
asombrosa facilidad que posee el corredor bogotano para controlar, no sólo el auto en situaciones
críticas de carrera, sino para mantener siempre bajo control algo tan importante como esto: la presión.
Una de las cosas que más llaman la atención de Fittipaldi es que Montoya maneja de manera
excelente los ritmos de carrera y conoce muy bien sus límites. Por eso este hombre, que es una de
las máximas leyendas del automovilismo y una de las voces más autorizadas, no duda en afirmar
que la historia aún tiene muchas páginas reservadas para Juan Pablo Montoya.
ENTREVISTA
"Espero que Montoya cometa más errores" Darío Franchitti es el rival más peligroso para Juan Pablo
Montoya. SEMANA habló con el corredor escocés.
Con 25 años de edad Darío Franchitti ha pasado por las categorías más competitivas del
automovilismo mundial. Esta es su tercera temporada en la Cart y su mejor resultado en el tiempo que
lleva en ella lo obtuvo el año pasado cuando finalizó tercero en el campeonato. Es un corredor del
estilo de Juan Pablo Montoya, sale siempre a ganar las carreras a toda costa. Al igual que el
bogotano, el escocés se formó en las pistas europeas y esto le permite ser uno de los más
consistentes y estructurados del circuito. Sin embargo, a diferencia de Montoya, la experiencia en la
Cart le ha enseñado a ser un poco más táctico y conservador que el colombiano. Por eso, a pesar
de haber conseguido menos victorias que Montoya, el carácter paciente y calculador de Franchitti le
ha permitido este año sumar los puntos necesarios para pelear el liderato del campeonato con Juan
Pablo. Está en uno de los mejores equipos y posee un gran talento y habilidad para conducir. Su
mayor desventaja consiste en la presión que recae sobre él, pues lleva tres años en el torneo y
muchos, incluido él, consideran que está obligado a ganar. Sin duda alguna es el rival más duro para
Montoya.
SEMANA habló con Franchitti.
Semana: ¿Qué piensa de Juan Pablo Montoya?
Darío Franchitti: Está haciendo un excelente trabajo este año. Yo lo conozco desde hace tiempo,
desde 1993, y siempre ha realizado un excelente trabajo.
Semana: ¿Lo han sorprendido los resultados de Montoya en la Cart considerando que es un novato?
D.F.: Es un piloto muy rápido pero yo espero que Montoya cometa más errores
Semana: ¿Cómo ve la definición del campeonato con Montoya?
D.F.: El es claramente uno de los mejores y principales rivales del campeonato y, por supuesto,
considero que será bastante difícil competir contra él.
Semana: Algunos especialistas afirman que se parece a Ayrton Senna. ¿Usted lo ve así?
D.F.: Yo creo que Senna es Senna y Montoya es Montoya. Es una persona completamente
diferente, tiene una personalidad distinta y por lo tanto no se pueden comparar.
Semana: ¿Cuáles cree que son las principales fortalezas de Montoya?
D.F.: El tiene muchas fortalezas. Es muy difícil decir exactamente cuáles son, pero es claro que son
muchas y gracias a ellas ha hecho un excelente trabajo.
Semana: Usted es reconocido no sólo como el principal rival de Montoya sino como uno de los mejores
pilotos de la Cart. ¿Cuál es la clave del éxito?
D.F.: Yo creo que talento, una gran habilidad natural, pero sobre todo, y adicional a eso, creo que
el secreto del éxito consiste en trabajar mucho. nautomovilismo
Palabra sagrada Emerson Fittipaldi, una de las más grandes leyendas en la historia del
automovilismo mundial, habla de las cualidades de Montoya.medida que el campeonato de la Cart
avanza los rumores sobre el posible paso de Juan Pablo Montoya el próximo año a la Fórmula 1 crecen
como una bola de nieve. Lo cierto del caso, no obstante, es que Montoya tiene firmado un contrato
para permanecer por tres años, hasta 2001, con el equipo de Chip Ganassi. El convenio tan sólo
puede ser disuelto antes de tiempo si las dos partes están de acuerdo, de lo contrario quien lo termine
anticipadamente deberá pagar un cifra bastante elevada por el incumplimiento. Aparte de esto el
contrato establece que en el momento en el que Montoya decida regresar a la Fórmula 1 la primera
opción para contratarlo la tendrá la escudería Williams. Todo lo anterior, sin embargo, no ha sido un
obstáculo para que, debido al arrollador éxito de Montoya en la Cart, varias escuderías del Gran Circo
se hayan lanzado en una frenética carrera para contar con los servicios del piloto colombiano la
próxima temporada. El siguiente es el perfil de los equipos que persiguen a Montoya. nontoya va a
llegar muy lejos, va a hacer historia en este deporte. Escuchar una frase como esta, pronunciada por
alguno de los repentinos admiradores de Juan Pablo Montoya no es raro por estos días. Pero cuando
el dueño de una opinión de este estilo es nada menos que Emerson Fittipaldi, ganador de dos títulos
de Fórmula 1 y un campeonato de la Cart, el asunto adquiere ribetes asombrosos. A los 53 años el
brasileño considera que el arrollador paso de Montoya sólo puede explicarse porque el colombiano
tiene unas manos mágicas y una habilidad descomunal al momento de pilotear un auto de carreras.
Fittipaldi considera que aparte de ese talento innato, que muy pocos tienen y logran explotar, la clave
del éxito de Montoya consiste en la asombrosa facilidad que posee el corredor bogotano para
controlar, no sólo el auto en situaciones críticas de carrera, sino para mantener siempre bajo control
algo tan importante como esto: la presión. Una de las cosas que más llaman la atención de Fittipaldi
es que Montoya maneja de manera excelente los ritmos de carrera y conoce muy bien sus límites.
Por eso este hombre, que es una de las máximas leyendas del automovilismo y una de las voces
más autorizadas, no duda en afirmar que la historia aún tiene muchas páginas reservadas para Juan
Pablo Montoya. nEl bocónEn las primeras 13 carreras del campeonato Juan Pablo Montoya perdió 80
puntos, 50 de los cuales tienen un responsable directo: Chip Ganassi. En un afán inusual el propietario
del equipo ha optado por manejar todas las decisiones técnicas, tácticas y estratégicas del Ganassi
Racing Team, en una actitud totalmente contraria a como se manejan los demás equipos. Ganassi
intenta tener el control de los pilotos, los mecánicos y los ingenieros y lo que ha conseguido es
generar, en varias ocasiones, el caos en el grupo, pues a pesar de que existe personal especializado
para manejar cada uno de estos aspectos Ganassi impone su voluntad en contra de la lógica.Ganassi,
quien tuvo una fugaz carrera como piloto entre 1982 y 1985, es un hombre seco, frío y autoritario.
Su relación con los miembros de su equipo, incluidos los corredores, es bastante tensa. En la Cart
para nadie es un secreto que el éxito de Ganassi no consiste en su pericia como estratega sino
fundamentalmente en el hecho de invertir gran parte de su fortuna en desarrollo tecnológico, pero sobre
todo en llevar a trabajar a su lado a los mejores. Es así como cuenta en sus toldas con una de las
grandes leyendas de la ingeniería, Morris Nunn, responsable en gran medida de los triunfos del
equipo. Esa capacidad económica y sagacidad le han permitido contar en los últimos años con los
mejores pilotos como, Jimmy Vasser, Alex Zanardi, y ahora Juan Pablo Montoya. Con los dos primeros
obtuvo tres títulos y con el colombiano realiza una excelente campaña. Ganassi no duda en
vanagloriarse de sus triunfos. Pero la realidad es que sus victorias son producto del esfuerzo de
otros.PatrocinioCada día crece más la fiebre por Juan Pablo Montoya. Y esa euforia también ha
llegado a las empresas nacionales, las cuales iniciaron una carrera contra el reloj para impulsar sus
productos a través de la imagen del colombiano. Las primeras en hacerlo fueron Avianca y Clausen.
Desde hace cinco años estas dos compañías decidieron invertir en Montoya. Pero desde su llegada a
la Cart y los triunfos que de inmediato comenzó a cosechar Montoya se convirtió en el mejor atractivo
para los publicistas colombianos. Sin embargo ese privilegio y esa exclusividad no podían ser para
todo el mundo. Tan sólo lo lograron otras dos empresas: 005 Orbitel y Alpina. Los convenios entre el
piloto y las empresas sólo es a nivel de Colombia. En las carreras oficiales Montoya tiene un contrato
de exclusividad con Chip Ganassi y la cadena de supermercados Target.Para el manejo de estos
contratos Montoya montó un equipo de asesores. Los responsables de esta tarea son Felipe Santos
y Pablo Montoya. A su vez fue designada una jefe de relaciones públicas para atender a la prensa
nacional. Al frente de ese trabajo está Diana Montoya.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.