Domingo, 23 de noviembre de 2014

| 1994/07/11 00:00

MAS CERCA QUE NUNCA

No se necesita ser colombiano para creer que el seleccionado nacional puede culminar como campeón mundial el proceso que Maturana inició hace siete años.

MAS CERCA QUE NUNCA

A LAS PUERTAS DEL MUNDIAL EL equipo que está en la mira de todos es Colombia. No ha habido entrenador que no hable del conjunto nacional. Las más importantes publicaciones del mundo no han ahorrado adjetivos cuando se refieren a Maturana y sus muchachos. Y, hasta el propio Pelé se lanzó a pronosticar que Colombia era una de las favoritas. Todos estos elogios no son producto del azar. Los resultados lo dicen todo: de los 20 partidos de preparación que hasta el cierre de esta edición ha jugado, logró 13 victorias, seis empates y una sola derrota. Marcó 30 goles y recibió ocho. El promedio de rendimiento es del 82 por ciento.

La pregunta que muchos analistas internacionales se hacen es cómo de la noche a la mañana Colombia logró convertirse en una potencia mundial de fútbol. Este proceso hacia Estados Unidos se inició con la experiencia mundialista de hace cuatro años en Italia. La segunda etapa comenzó en la Copa América de 1993, continuó con las eliminatorias y concluyó con los partidos de preparaciòn.

En estos cuatro años 'Pacho' Maturana logró afianzar el esquema que había implantado en 1987. Hoy Colombia tiene un equipo más sólido. Y aunque se ha conservado tanto el sistema defensivo como el medio campo del Mundial de Italia, el cuerpo técnico de la selección realizó dos cambios que consolidaron la identidad del fútbol nacional. El primero de ellos fue en el arco. Se mantuvo el sistema de arquero líbero, pero esta vez el puesto se le entregó a Oscar Córdoba, un jugador con muchas más condiciones técnicas, tácticas y de mayor responsabilidad que René Higuita.

El segundo es el revolcón que hicieron los técnicos en la parte ofensiva. De un equipo sin gol se pasó a tener una de las delanteras más temidas. Adolfo Valencia y Faustino Asprilla son hoy dos de los mejores delanteros del mundo. Son jugadores modernos, de mucha movilidad y que en cualquier momento definen un partido.

Como los cambios han sido mínimos, el sistema de Maturana lo conocen de memoria cada uno de sus jugadores. En el campo es un equipo ordenado que juega con una táctica muy definida: zona, dos volantes para marcar y dos para crear. Y su filosofía es siempre mantener el balón bajo su control.

Los analistas no le encuentran ninguna debilidad técnica y la única reserva que tienen para darlo como el campeón es su falta de experiencia en torneos como el Mundial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×