Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/11/1986 12:00:00 AM

MILAGRO EN MOSCU

Detrás de Estados Unidos y la Unión Soviética, los atletas colombianos sorprenden al mundo en la capital rusa

MILAGRO EN MOSCU MILAGRO EN MOSCU
Todavía se escuchaban los aplausos del Mundial de México y las páginas deportivas aún estaban analizando sus resultados, cuando la televisión transportó a la afición a otro escenario, con otras disciplinas y con otros intereses: los Juegos de la Amistad, en Moscú.
De ese evento prácticamente nada se sabía hasta entonces, cuando se pasó en directo la impresionante ceremonia de inauguración y se le entregó al acontecimiento una importancia política adicional, porque por primera vez desde 1976, atletas de Estados Unidos y de la Unión Soviética se enfrentaban.
El milagro de reunir a deportistas de una y de otra potencia, lo que había sido imposible en diferentes eventos por discrepancias políticas, lo logró el dinero: Ted Turner, el magnate de la televisión norteamericana, fue el que propició el evento junto al soviético Marat Gramov, para mover entre los dos muchos millones de dólares y de rublos y, de paso, apoderarse de la atención de dos países a los cuales el Mundial los había dejado con apetito.
La selección colombiana estaba integrada por cinco atletas y tres ciclistas, pero nadie salió a despedirlos al aeropuerto, no hubo reporteros de televisión en entrevistas ni ninguna concesión publicitaria a un grupo anónimo que, además, participaría en pruebas donde los colosos comunistas y capitalistas son reyes fuera de alcance desde hace muchos años.
Pero el miércoles nueve de julio, entre las informaciones deportivas que llegaban de Moscú y hablaban de nuevos récords alemanes orientales más registros soviéticos, triunfo norteamericano en baloncesto femenino en medio de todo ese torrente de marcas y hazañas, llegó una noticia escuálida: Colombia logró el tercer lugar en la prueba de relevos de 4 x100.
Con excepción de los triunfos en maratones logrados por Alvaro Mejía, Víctor Mora, Domingo Tibaudiza y Silvio Salazar, todos ellos en certámenes continentales, nunca antes el atletismo colombiano había brillado tan alto. Pero tan alto es muy alto, porque, ya se sabe, norteamericanos y soviéticos son los reyes de estas disciplinas, pero, además, de ahi para abajo había competidores de otras potencias como Alemania Oriental, Bulgaria, Rumania, Canadá, Suiza, Francia y treinta más. Pero es mucho más alto el brillo de bronce de la medalla conseguida por Mauricio Vélez Juan José Villamizar, Wilson Cañizares y Arnul Chara, los relevistas que pusieron un tiempo de 40 segundos 22 centésimas, porque frente a los norteamericanos, que fueron campeones, apenas los separaron tres segundos, a pesar de que Carl Lewis, el fenomenal atleta, era el comandante de su grupo.
El milagro se hizo en Moscú. --

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com