Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/28/2012 12:00:00 AM

Millonarios: ¿fracasó la cirugía del Doctor Páez?

Este martes Millonarios decidirá la suerte del entrenador venezolano que en 2012 lo llevó al peor promedio como local de su historia. El mismo que más se acercó al triunfo en la reciente década: dos semifinales, un título de Copa, y un cupo en la Suramericana parecen insuficientes para su permanencia.

Richard Páez prefirió dirigir el juego contra Patriotas refugiado en el banco de suplentes. Bajo un ambiente hostil, en que poco menos de cuatro mil hinchas de Millonarios no cesaban de insultarlo desde las tribunas, así como a varios de los jugadores y dirigentes del equipo, el venezolano prefirió afrontar (los que parecen ser) sus últimos 90 minutos en el banco azul sentado y sin dar mayores indicaciones.

El equipo embajador ya había quedado eliminado de la Liga, y en su despedida del campeonato, Millonarios dio la peor imagen desde que Páez asumió la dirección del primer equipo, según las palabras del propio entrenador.

Páez, sin su acostumbrada sudadera de batalla, y en cambio, vestido de jean y chaqueta de cuero negro, prefirió que los minutos pasaran. Soportó otra derrota como local, esta vez ante un equipo que se estrena en primera división. Y en la conferencia de prensa, que aceptó conceder al término del juego, en solitario, sin la compañía de ninguno de sus jugadores, el venezolano dejó su futuro en manos de los dirigentes (su contrato vence el 30 de junio), aunque sus palabras tuvieron el tono propio de una despedida.

"No pienso en la decisión de los directivos, pienso en la respuesta de mis jugadores, porque es ahí donde sé si vale la pena seguir en Millonarios. Hoy (domingo) sentí bajo el apoyo de los jugadores con el proceso y se ve más lejana la opción de continuar con estas condiciones", dijo Páez en un breve diálogo con Semana.com.

Los resultados
 
El venezolano había aterrizado en la capital de forma sorpresiva. Fue el 1 de junio del 2010 cuando José Roberto Arango (el cerebro del saneamiento de Millonarios) lo presentó en la grama de El Campín con el sugestivo mensaje del "inicio de un proceso".

Un proceso que, casi 24 meses después, parece haber llegado a su final. Porque las frías estadísticas, en este momento, no se convierten en el mejor respaldo del médico Páez.
 
Desde que debutó con triunfo ante el Deportivo Cali, disputó 89 partidos por la Liga, consiguió 32 victorias, 23 empates y 34 derrotas. Su rendimiento, según los estadígrafos (como Fabio León Naranjo de El Tiempo), se resume en 44,5% de efectividad.

En 2012 el llamado “proceso” de Páez dejó la peor marca negativa en la historia de Millonarios. Según Fabio León Naranjo, el del presente torneo es el peor rendimiento de ‘los Embajadores’ en condición de local: dos victorias, tres empates y cuatro derrotas. "Solo consiguió el 33% de efectividad en El Campín".
 
Sin embargo, la 'cirugía' que el médico Páez le practicó a Millonarios puede tener más efectos de los que señalan las estadísticas. Porque desde el 2001 el equipo albiazul no ha tenido un entrenador con mayores logros que los conquistados por el venezolano.

Cuando Páez asumió la dirección técnica se encontró con un Millonarios a nueve puntos del descenso y con un cáncer que parecía insuperable: cinco torneos sin clasificar a los cuadrangulares semifinales.

En dos años (cuatro torneos) Millonarios se clasificó a dos semifinales, una de ellas, estuvo a punto de clasificarse a la gran final, pues fue eliminado en Barranquilla al perder el desempate desde el punto penal con el Junior (a la postre campeón en diciembre de 2011). Disputó en el 2010 una semifinal de la Copa Colombia (perdió con Itagüí, en ese entonces en la Primera B), y se alzó con ese título en el 2011, tras derrotar en Tunja y en Bogotá al Boyacá Chicó. Título que le supuso a Millonarios su regreso a un torneo internacional, la Copa Suramericana que deberá disputar a partir de julio próximo. Y el fantasma del descenso dejó de ser un peligroso acecho. Hoy, tras los 22 meses de Páez como técnico, el descenso se aprecia lejano: a 17 puntos del Cúcuta, último en la tabla del promedio.

El más ganador desde 2001
 
Desde 2001, cuando se coronó campeón de la Copa Merconorte (con Luis García como técnico), Millonarios no conquistaba un título. Técnicos como Norberto Peluffo (en los dos torneos de 2003), Miguel Prince (en el apertura de 2006) y Juan Carlos Osorio (en el finalización de 2006 y el apertura del 2007) se clasificaron a los cuadrangulares, y Mario Vanemerack dirigió al equipo que fue semifinalista de la Copa Suramericana tras dejar en el camino a poderosos suramericanos como Colo Colo (Chile) y Sao Paulo (Brasil).

Desde entonces, y con técnicos como Óscar Héctor Quintabani, Martín Lasarte, el propio Vanemerack y Luis Augusto García, Millonarios no salía de los puestos de media tabla para abajo.

En sus cuatro torneos, Páez nunca tuvo un momento de tranquilidad. En 2010 no clasificó a los cuadrangulares; en los dos campeonatos del 2011 (su año de gloria) no se salvó de las críticas. Y en la campaña que culminó el pasado domingo quedó en el puesto 13 y con sólo 20 puntos y con la peor campaña como local.

Bajo la orientación de Páez, Millonarios volvió a ganarle a Nacional en el Atanasio Girardot de Medellín (0-2, el 2 de noviembre del 2011) después de 15 años (la más reciente había sido el 14 de julio de 1996 con goles de Lunari y Marcio), y a Junior en Barranquilla (1-3, el 8 de abril del 2012) después de nueve años de no hacerlo (la última había sido el 5 de abril del 2003, con gol de Julián Téllez).

Hechos históricos que tal vez no pesan en la afición. Porque el partido que le reclamaron ganar en Barranquilla era el del 14 de diciembre, día en que no pudo mantener una ventaja de tres goles y se perdió la clasificación a la final. O nadie le perdona que un equipo suplente de Nacional lo derrotara en El Campín, como sucedió el pasado 17 de febrero.

De ocho clásicos con Santa Fe, Páez solo ganó dos, empató tres y perdió tres (el más reciente por 4-3). En la Copa Colombia que ganó, Santa Fe le ganó un partido por 5-0.

33 jugadores: ¿cantidad o calidad?
 
En dos años, al técnico venezolano le trajeron 33 jugadores (Alejandro Cíchero, Leonard Vásquez, Jhonatan Estrada, Lionard Pajoy, José Amaya, John Jairo Castillo, Álex del Castillo, Máyer Candelo, Juan Esteban Ortiz, Nelson Ramos, Edinson Toloza, Lewis Ochoa, Carlos Preciado, Wilson Carpintero, José Luis Tancredi, Juan Guillermo Domínguez, Jefferson Angulo, Norman Cabrera, Járol Martínez, Yeisson Ibarrola, Álvaro Barros, Flavio Córdoba, Álvaro Manga, Ignacio Ithurralde, Humberto Osorio Botello, Jhonny Ramírez, Orlando Berrío, Matías Urbano, Wilberto Cosme, Hárrison Otálvaro, Ezequiel Britez, Leonardo Castro).

De esa lista pocos se salvan, pues sólo jugadores como Ramos, Candelo, Cíchero, Ortiz, Ochoa, Domínguez, Toloza y Osorio Botello, fueron titulares en más del 70 % de los juegos dirigidos por Páez.

Aunque la responsabilidad de los refuerzos ha sido de Javier Álvarez, manager del equipo, el venezolano los avaló. Sin embargo, en la que puede ser su última conferencia de prensa, cuestionó la "política de austeridad" con que se han conseguido las contrataciones.

La promoción de jugadores de las categorías menores fue escasa en la época Páez. Se consolidaron en el primer equipo jugadores como Pedro Franco, Ómar Vázquez, Luis Mosquera y Erik Moreno, promovidos en administraciones anteriores.

El proceso del venezolano, que comenzó a solo nueve puntos del descenso, volvió a llevar a Millonarios a las semifinales y al protagonismo que dan la pelea de los títulos, con una filosofía muy particular: "los triunfos como producto del buen juego". Pero los triunfos no siempre llegaron y el equipo volvió a caer a esa zona oscura en la que permaneció por gran parte de la reciente década. Sin embargo, ya sin la excusa del estado financiera del club.

Este martes la junta directiva de Millonarios FC probablemente anuncie la salida del venezolano. Si así lo hace, será el punto final de lo que se vendió como un proceso, y el equipo tendrá que empezar a buscar un nuevo rumbo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.