Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/12/2017 10:43:00 PM

Millonarios y las finales, una historia esquiva

A dos días de que el equipo azul cayerá en la semifinal ante Nacional sus hinchas todavía se preguntan qué paso. Desde el 2012 hasta la fecha, los embajadores no lo logran.

Un día ha pasado desde que Millonarios quedara por fuera de la final y la herida para los hinchas embajadores todavía no cierra. Un agónico gol de Atlético Nacional, obra de Dayro Moreno, dejó a los azules por fuera de una nueva final. Aunque el rendimiento que mostraron en la semifinal contra los verdes fue bueno, no fue suficiente para llegar al partido decisivo.

Pero, por qué a Millonarios, —y como dirían los abuelos— siempre la falta el centavo para el peso?

La historia reciente de las definiciones para Millonarios comienza poco después de que el equipo embajador consiguiera el anhelado título 14, ese por el que tuvo que esperar 24 años. Desde el año 2012, cuando Millonarios fue campeón de la mano de Hernán Torres, el equipo embajador ha disputado tres semifinales del torneo colombiano. Tres llaves decisivas en las que los embajadores no han logrado superar a su rival y volver a ser finalistas.

A partir de ese momento, su rival de patio Santafe ha conseguido dos estrellas y ha perdido una final. Millonarios también tuvo que ver cómo su otro rival, Atlético Nacional, le quitaba el derecho a llamarse “El Más Veces Campeón”, un título con el que los azules vivieron por más de 50 años.

“La camiseta de Millonarios pesa y pesa más que muchas otras y es en los momentos definitivos cuando los jugadores con jerarquía son capaces de gestionar esa presión”, dice Antonio Casale, periodista deportivo y reconocido hincha embajador.

En el año 2013, todavía con Hernán Torres a la cabeza, el equipo logró la clasificación a las semifinales, pero no logró ser el mejor equipo en los cuadrangulares finales. Resultados puntuales, como el agónico empate del Deportivo Cali en Bogotá en la penúltima fecha del primer cuadrangular de 2013 o la derrota por goleada contra el Pasto en el segundo semestre, evitaron que el equipo bogotano tuviera la chance de disputar de nuevo una estrella.

El año 2014 no fue muy diferente para el equipo albiazul. El español Juan Manuel Lillo, vino a liderar una nueva era para Millonarios y el equipo rozó la gloria. Para muchos, la versión de Millonarios de ese año fue la mejor que se vio en mucho tiempo en Bogotá. De la mano de Dayro Moreno, un reinventado Mayer Candelo y del camerunés Modeste M’bammi, los embajadores hicieron soñar de nuevo a sus hinchas.

Pero los sueños tuvieron que esperar. Una dolorosa eliminación por penales frente al Junior de Barranquilla en El Campín terminó con las aspiraciones de un equipo que tenía pinta de campeón. El siguiente semestre varias de las figuras del equipo salieron y el español Lillo tuvo que irse por malos resultados.

Un año después un viejo conocido regresaba a El Campín. El argentino Ricardo Lunari, ídolo albiazul en una de las décadas más difíciles para el equipo —los noventas— era el capitán del barco, al que le dio un carácter ultraofensivo. El equipo, con Fernando Uribe, Federico Insúa y Nicolás Vikonis llegó con chances para disputar un nuevo título, pero de nuevo los penales, esta vez contra el Deportivo Cali, terminaron con la ilusión embajadora.

Luego de un final de 2015 para el olvido, el uruguayo Rubén Israel fue el encargado de conducir al equipo capitalino. Con un equipo más equilibrado defensivamente que el de Lunari, Israel consiguió que Millonarios realizara una buena campaña y clasificara a la ronda de playoffs, en donde se vería con uno de sus verdugos de los últimos años: El Junior.

En un partido que todo hincha azul y tiburón recuerda, Millonarios se sobrepuso a un 2-0 en contra de la ida y tras verse abajo en el marcador, remontó en el de vuelta. Fueron 15 minutos de ensueño en los que Millonarios se puso 4-1 y la clasificación a semifinales estaba cerca. Pero cuando peor la pasaba Junior, el estratega uruguayo decidió cuidar el resultado y retirar de la cancha a quien era la figura Andrés “Manga” Escobar.

Al final, un descuido de Andrés Cadavid, faltando minutos para que terminara el encuentro forzó la definición por penales. Allí, de nuevo el equipo tiburón fue el verdugo de Millonarios.

Al preguntar sobre el porqué de estas eliminaciones, casi agónicas de Millonarios, Antonio Casale, considera que el problema del equipo tiene que ver básicamente con la conformación del plantel. “Millos está conformado por buenos jugadores, buenos obreros, pero hace rato que no se contratan jugadores de peso”, dice el locutor.

Para el periodista, Millonarios ha contado con buenos equipos en los últimos años, pero resalta que con eso no ha alcanzado. “Uno de los problemas que tiene Millonarios y que no es de hoy es en el tema de las contrataciones. Se han traído jugadores extranjeros costosos que lastimosamente no han tenido la jerarquía necesaria para vestir la camiseta azul”.

Y mientras el Deportivo Cali y Atlético Nacional piensan en la que será la final de la Liga Águila, Millonarios empieza a calentar motores para el segundo semestre de 2017. Se espera que el técnico Miguel Ángel Russo continúe en el equipo y ya se habla de un par de refuerzos en zonas críticas. Sin embargo, sus hinchas esperan que en seis meses la noticia de una eliminación sea apenas una anécdota y puedan gritar campeón. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.