Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/09/18 00:00

Nada está dicho

El triunfo ante Uruguay le dio un respiro a Colombia, pero la eliminatoria sigue muy complicada tras el triunfo de Chile y el empate de Paraguay.

Nada está dicho

La eliminatoria suramericana al mundial de fútbol Japón y Corea de 2002 está a punto de llegar a su parte intermedia. Sin embargo todo sigue como al comienzo: apretado, incierto, complicado.

El alentador triunfo ante Uruguay puso de nuevo a soñar a los colombianos . Pero la inesperada victoria de Chile ante Brasil y el empate entre paraguayos y argentinos en Buenos Aires pusieron de relieve que a Colombia todavía le falta dar mucha pelea, pues ante esos rivales, de local, a duras penas pudo obtener uno de seis puntos posibles.

Este par de resultados no benefician para nada los intereses de Colombia, y más si se mantiene la mentalidad de que ‘empatar es sumar’. Una vez más quedó claro que en esta eliminatoria a punta de empates no rinde. Si Colombia hubiera empatado ante Uruguay (resultado que muchos consideraban como bueno), la selección nacional estaría en el quinto lugar, con los mismos puntos que Ecuador y Chile.

Para mantener vivas sus esperanzas Colombia no sólo debe obtener todos los puntos que le restan por disputar en Bogotá, sino también buscar sumar más en sus enfrentamientos como visitante si aspira a clasificar.

Tan apretada está la tabla de posiciones que si Colombia pierde en Santiago ante Chile y en el resto de la próxima fecha se dan los resultados lógicos (triunfos de Paraguay, Uruguay y Brasil), la selección nacional bajaría en la próxima ronda del segundo al sexto lugar. De empatar ante Chile y ganar esos tres equipos, Colombia descendería al quinto puesto. Eso significa que un empate ante el reanimado equipo de Chile, por más difícil que sea y meritorio que parezca, no garantiza nada en esta cacería de puntos.

Colombia tiene jugadores de sobra para quitarle el balón a Chile y pensar en un triunfo. Será un problema de actitud. La selección nacional ya mostró ante Uruguay que no hace falta evocar a Valderrama, Rincón ni Asprilla para jugar bien. Que hay jugadores capaces de controlar el balón y crear situaciones claras de gol. El técnico y los jugadores tienen la palabra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.