Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/22/2006 12:00:00 AM

“Nadie es profeta en su tierra”

La hinchada argentina esperaba en la polémica. El nuevo ídolo del Boca, Daniel Bilos, nacido en Croacia, pero argentino de toda la vida, era seducido por los balcánicos para jugar el Mundial con el seleccionado de ese país, tras las estupendas condiciones demostradas con el Banfield en el torneo doméstico y la Copa Libertadores. Aunque sin tener una convocatoria fija para disputar el Mundial con Argentina, Bilos dejó en claro que no le interesaba jugar si no era con la celeste y blanca.

El fútbol refleja el estado de ánimo de un país. Dicha condición se agudiza en vísperas de un Mundial. Y para la cita mundialista en Alemania, la fórmula maquiavélica en la que el fin justifica los medios se aplica al máximo. Todos quieren ganar y apuestan a la estrategia de la nacionalización de jugadores como una alternativa para lograr un puesto decoroso en la disputa por la Copa Mundo. Si bien el caso Bilos terminó en negativa, el axioma “nadie es profeta en su tierra” refleja la situación de algunos jugadores que escogieron defender los colores de un país distinto al que los vio nacer.

Alemania: fútbol y raza

Todos recuerdan aquella vez cuando Hitler subestimó la velocidad de Jesse Owens en los juegos Olímpicos de 1940 solamente porque era negro. Hoy, el seleccionado anfitrión de la principal cita deportiva mundial se posesiona como un crisol multicultural en busca de la gloria para el fútbol alemán.

Kevin Kuranyi y Gerald Asamoah son las cartas principales en el ataque del equipo de Jurgen Klinsmann. En Kuranyi corre sangre de todas partes, condición fundamental del fútbol también. De padre turco y madre panameña, nació en Río de Janeiro y se nacionalizó en Alemania, donde conoció el fútbol de la bundesliga y lo puso a sus pies.

Mientras tanto, Asamoah es el primer jugador negro que viste la camiseta de la “Mannschaft”. Originario de Ghana, Asamoah es nacionalizado alemán desde los 12 años. Estandarte del Shalke 04 junto a Kuranyi, Asamoah tuvo la oportunidad de jugar algunos minutos en la Copa mundo del 2002, en la que Alemania saldría subcampeón.

Lukas Podolski y Miroslav Klose son talento polaco en el seleccionado de Klinsmann. Podolski, se convirtió en el tercer futbolista más joven en debutar con la selección alemana, por detrás de Uwe Seeler y Olaf Thon, cuando jugó un amistoso ante Hungría en 2004. Con una sensacional visión de juego, velocidad y llegada, es el líder del recién ascendido Colonia y as bajo la manga del seleccionado teutón.

Por su parte, Klose es aun recordado por ser el goleador de la última copa del mundo junto a Ronaldo, anotando 8 goles. Es el goleador del Werder Bremen y quizá la primera opción en la ofensiva teutona.

Brasil: Superproductor de magia futbolística

A la hora de buscar jugadores por fuera de sus territorios, los técnicos sin duda los prefieren brasileños. Cuenta la leyenda que antes de 1958, los brasileños siendo los mejores del mundo del balón, no ganaban títulos por un sentimiento de inferioridad insuperable.

Los triunfos de 1958, 1962 y 1970 acallaron el mito, pero resucitó gracias a la tragedia mundialista brasileña que terminó sólo hasta el campeonato de 1994. Con el pentacampeonato logrado en Japón, no hay duda que de Brasil proviene lo mejor que el poder del fútbol puede crear.

Deco, Alex, Marcos Sena y Sinha son los nómadas cariocas que bailarán samba con otras selecciones. Emblema del Porto y hoy estrella del Barcelona, Anderson Luis de Souza Deco, se nacionalizó portugués pese a haber nacido en Brasil y, el 29 de marzo de 2003, debutó con Portugal, en un partido contra la selección de su país natal. Deco hizo el único gol del partido, que por primera vez en 37 años daba la victoria a la selección portuguesa ante la 'canarinha'. Con Figo, son el comando ofensivo en el seleccionado de Luis Felipe Scolari, técnico campeón con Brasil en el pasado mundial de Corea Japon 2002.

Alessandro Santos es el único mulato rastafari que podría integrar la selección japonesa que disputará el Mundial 2006. Santos tenía 15 años cuando dejó su equipo, el Gremio de Maringá de Brasil y fue a probar suerte a Japón. Hoy, a sus 25 años, y con nacionalidad japonesa, intentará darle una mano a su compatriota Zico para llevar a Japón a ser sorpresa en el Mundial de Alemania.

Por su parte, Marcos Sena es la alternativa española en el medio campo tras el deceso de Sabih debido a una delicada lesión de rodilla. El líder del Villarreal español es un experimentado futbolista nacido en la cantera del Sao Caetano de Brasil, un modesto equipo paulista con el que llegó a ser subcampeón de la Copa Libertadores.

Sinha = delantero mexicano
Olisadeb= Polonia
Trezeguet=francoargentino
Camoranesi= Italo argentino

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.