Lunes, 22 de septiembre de 2014

| 2013/07/06 00:00

Nairo Quintana a un paso de la Gloria

El ciclista Colombiano, subió al octavo lugar en la clasificación general del tour de Francia, liderado por el británico Cris Froome

El ciclista Colombiano, subió al octavo lugar en la clasificación general del tour de Francia, liderado por el británico Cris Froome Foto: EFE

El colombiano Nairo Quintana del Equipo Movistar tuvo una excelente actuación en la octava etapa del Tour de Francia, terminando en el noveno puesto a 1 minuto 45 segundos del líder el británico Cris Froome con un tiempo de 5 horas tres minutos, seguido por el autraliano Richie Porte y el español Alejandro Valverde 


Quintana fue el más combativo de la primera jornada de alta montaña del Tour de Francia, demostró su clase de escalador y en su primera participación en la ronda gala logró su sueño de ser protagonista.

"Soñaba con un día así", dijo el ciclista del Movistar, que demarró en el puerto de Pailhères, donde nadie fue capaz de seguir su ritmo, y se mantuvo fugado unos 30 kilómetros en solitario, hasta que sucumbió a la potencia del tren del Sky de Chris Froome.

"Pensaba en la victoria, pero al final se me han terminado las fuerzas y el Sky estaba muy fuerte", afirmó el menudo ciclista de Boyacá, que paseó sus 167 centímetros por los puertos de los Pirineos, como había soñado de niño cuando utilizaba la bicicleta para ir a la escuela.

Quintana ha marcado ya el Tour de Francia. Su ataque obligó al Sky de Froome a ponerse un ritmo fuerte, a desgastarse, pese a que la formación británica parece estar sobrada de fuerzas.

El colombiano asegura que está al servicio del español Alejandro Valverde, jefe de filas del Movistar y tercero de la general, pero advierte de que en los próximos días utilizará su fuerza para romper la carrera.

"Estaremos pensando en una forma de ataque para mañana. Hoy he tratado de romper la carrera, de que llegar poca gente y obligar a trabajar al Sky. Buscaremos otras formas de hacerlo en el futuro", dijo.

Quintana ha demostrado que su estado de forma es excelente, pese a que llegó a la primera cita con la alta montaña tras haber sufrido tres caídas en las tres etapas anteriores.

"Las sensaciones son muy buenas, llegué aquí sin ritmo, pero lo he cogido en las primeras etapas y hoy me he dado cuenta de que estoy bien", dijo el ciclista, que tras la Lieja-Bastoña-Lieja se marchó dos meses a su país para descansar tras una temporada muy cargada.

El colombiano, de 23 años, se vistió con el jersey blanco que destaca al mejor joven del Tour, un maillot que le hace "mucha ilusión" y que tratará de defender hasta París.

Las dedicatorias fueron para su familia, de la que se acuerda a menudo, para su novia, que vive en Colombia y "para todo el país, que (me) ha enviado muchas muestras de apoyo".

También se acordó de su compatriota Mauricio Soler, el último gran escalador colombiano, convaleciente de una dura caída sufrida en la Vuelta a Suiza de 2011.

Quintana no se marca metas en el Tour de Francia y espera que sea la carretera la que lo haga.

De momento aparece como un arma temible en manos del tercero de la general y el colombiano, que ha venido a este Tour a aprender, acepta el papel que le otorgan.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×