Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/16/2015 10:30:00 PM

Le llegó la hora a Pékerman

El entrenador argentino enfrenta uno de los mayores retos desde que asumió la dirección técnica de la selección Colombia.

En vísperas del crucial partido que la selección Colombia disputará frente a la de Brasil este miércoles, hay muchas dudas sobre el equipo que José Néstor Pékerman va a parar en la cancha para tratar de sumar puntos y no perder la esperanza de seguir adelante en la Copa América Chile 2015.

Tras la dolorosa derrota ante Venezuela, en el debut el pasado domingo, la prensa y los aficionados colombianos quedaron muy preocupados porque vieron un equipo sin una idea clara de juego. Ahora Brasil vuelve a aparecerse en el camino de Colombia, como ocurrió en el Mundial de 2014, cuando la eliminó en los cuartos de final de dicho torneo.

El estratega argentino, de 65 años, tiene por delante varios desafíos para levantar el nivel del equipo con miras al futuro. Pero la urgencia que genera un torneo corto como la Copa América, pone a prueba su capacidad y carácter para maniobrar en medio de aguas turbulentas.

Las razones del bajo rendimiento

Durante el último año siempre hubo optimismo en el ambiente que rodeaba a la selección, pero el equipo jugó partidos amistosos en las fechas FIFA ante rivales menores como Kuwait, Bahrein, Canadá y Eslovenia, que no fueron suficientes para medirle el aceite.

Tan solo hubo un partido con un equipo de quilates, el mismo Brasil de Dunga al que enfrentará esta noche en el estadio Monumental de Santiago, en Chile. En dicha ocasión Colombia perdió por 1-0 con un golazo de Neymar, el capitán y líder de la ‘verde-amarela’.

Esto, sumado al bajo ritmo de competencia de la mayoría de jugadores del equipo que se consagró en Brasil, desencadenó en la sorpresiva derrota ante Venezuela.  

Poco ritmo de competencia

Tan solo cuatro jugadores del onceno titular que jugó ante Venezuela llegaron con varios partidos en las piernas.
 
En primer lugar está James Rodríguez, que pese a no haber obtenido títulos con el Real Madrid brilló en el equipo merengue durante su primera temporada en la casa blanca, y fue una de las grandes figuras del equipo español.

Otro de ellos es el goleador Carlos Bacca, que anotó 28 goles durante la temporada 2014-2015 con el Sevilla y fue una pieza clave en el equipo andaluz que se coronó campeón de la UEFA Europa League por segundo año consecutivo.

El arquero David Ospina, por su parte, se ganó la titular en el Arsenal de Inglaterra a mediados de temporada y jugó prácticamente todos los partidos del segundo semestre, siendo una de las grandes figuras de los ‘Gunners’.

Por último, el volante de marca Carlos Sánchez también fue titular en su equipo y jugó 33 partidos con el Aston Villa de la Premier League, pese a tener altibajos en su rendimiento.

De resto, casi todos los jugadores que habitualmente Pékerman pone de titulares trajeron bajo ritmo de competencia, debido a que los entrenadores de los clubes en los que militan no los tuvieron en cuenta o porque las lesiones los alejaron de las canchas.

El caso más sonado es el de Radamel Falcao García, que no logró ganarse un puesto en el Manchester United de Louis van Gaal. Pero los más delicados son los de Camilo Zúñiga y Pablo Armero, los dos laterales que cumplieron un papel fundamental en el Mundial al proyectarse por las bandas para sumarse al ataque, y en el partido ante Venezuela tuvieron una tarde para el olvido.

Tras el Mundial, Zúñiga recayó en una seguidilla de lesiones en la rodilla que lo sacaron de actividad por varios meses en el Napoli de Italia y llegó a la Copa América sin un solo partido completo este semestre.

Armero saltó del fútbol inglés al AC Milan luego de la Copa del Mundo, pero con los 'rossoneri' apenas jugó ocho partidos porque el entrenador del equipo, Filippo Inzaghi, no lo tuvo en cuenta. En abril emprendió un viaje a Brasil para firmar con el Flamengo, histórico club de ese país con el cual debutó solo hasta finales de mayo.

Las alternativas ante Brasil

Si bien los venezolanos supieron cómo neutralizar el esquema de Colombia, que jugó con el 4-2-2-2 predilecto de Pékerman, el problema actual del equipo no pasa tanto por el esquema sino por el bajo rendimiento de las individualidades.

Por esa razón Pékerman deberá echar mano del banco para enfrentar a Brasil, pues varios de los jugadores que no jugaron ante Venezuela sí llegaron con mayor ritmo de competencia.

El portero Ospina no está en duda. En la zona defensiva lo lógico sería que Darwin Andrade (Standard Lieja, Bélgica) y Santiago Arias (PSV Eindhoven, Holanda), dos jóvenes marcadores de punta, con buen despliegue por las bandas, reemplazaran a Armero y a Zúñiga.

Pedro Franco también podría ser un buen recambio en la zona central de la defensa para acompañar a Cristian Zapata, pues Jeisson Murillo viene de una lesión que lo tuvo alejado de las canchas dos meses en el Granada de España. Si bien Zapata tampoco jugó con el AC Milan, al menos demostró su experiencia ante la ‘vinotinto’ y eso pesa en un torneo de esta envergadura.

En el mediocampo algunos consideran que Colombia no debería jugar con el doble 5 (Sánchez y Valencia) para que James Rodríguez, el cerebro del equipo, tenga un socio más aparte de Juan Guillermo Cuadrado.

Ante Venezuela pesó mucho la ausencia de Abel Aguilar, un volante mixto recio para quitar balones y con criterio para asociarse con los de arriba. Y lo complicado del asunto es que no hay otro jugador entre los 23 convocados que pueda suplir su rol.

James brilló en Brasil 2014 porque evolucionó como mediapunta, con libertad ofensiva, siempre cercano a la zona de ataque. En ese entonces tenía el respaldo por cada flanco de Cuadrado y de Víctor Ibarbo, que podría ser otra opción en esta Copa América y, muchos aseguran, será de la partida ante Brasil. Sobre todo para tapar las salidas de los laterales de la 'verde-amarela', una de sus mejores armas.

En la zona de ataque también hay varias dudas. Muchos han señalado a Falcao y consideran que no debería ser titular, pero ante Venezuela Bacca tampoco vio el balón debido a la presión y el cerco defensivo de la 'vinotinto'. Muchos creen que el ‘Tigre’ será titular, pues Pékerman le dio la confianza y la cintilla de capitán para convertirse en el nuevo líder de la selección, tras la salida de los capos del equipo en el pasado, Faryd Mondragón y Mario Alberto Yepes.  Y vaya si ha pesado la ausencia de un líder que se ponga el equipo al hombro. Eso es un plus para cualquier equipo que se encuentra en una situación adversa.

La cuestión ahora es encontrar el socio ideal de Falcao en la delantera. Ante Venezuela fue Carlos Bacca, la figura del Sevilla español, que no apareció. Jackson Martínez es otro '9' de área, finalizador como 'el Tigre', y no parece ser el compañero ideal para el samario. Por eso la alternativa lógica sería Teófilo Gutiérrez, con el que Falcao hizo sociedad en la pasada eliminatoria y le dio tanto resultados a Pékerman. Dicho binomio marcó 15 de los 27 goles que Colombia anotó en la eliminatoria hacia Brasil.

Ante Brasil el partido será muy distinto al de Venezuela, porque defender no está en el ADN del fútbol brasileño. Para ellos la mejor defensa es el ataque. Así que Colombia deberá aprovechar los espacios que el equipo de Dunga conceda para vulnerar la defensa y, sobre todo, ser eficaz a la hora de definir. Y, desde luego, defender con orden porque Brasil es Brasil y tienen futbolistas de buen pie, como Neymar, que pueden marcar goles y pintarle la cara a cualquiera. 

Faltan escasas horas para el choque y en la mente del experimentado Pékerman el partido ya debe estar más que definido. Ojalá sea un buen día para él y los jugadores, y que de paso se saquen la espinita de perder siempre con Brasil.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.