Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/17/2010 12:00:00 AM

'No solo de fútbol vive el hombre'

15 países disputan desde ayer las medallas de 31 juegos en los Suramericanos, y podrían enseñarle a los colombianos que no solo de fútbol... se vive.

Justo cuando se encienda la llama suramericana, señal de que se inauguran oficialmente las justas deportivas, será mucho lo que se pondrá en juego a partir de ese momento.
 
Los 15 países que disputarán el medallero tendrán que empezar a demostrar que el esfuerzo que ha hecho Medellín no debe quedar en vano, pues ninguna sede le ha dedicado tanto tiempo, esfuerzo y dinero para realizar unos muy buenos Juegos. No caben las excusas.

Los Odesur creados en 1978, y escenificados desde entonces religiosamente cada cuatro años, comienzan en Medellín 2010 lo que se podría denominar una nueva etapa. O mejor, se ubican en una nueva plataforma de lanzamiento que debería conducirlos, en todos los órdenes, a su total consolidación, a convertirlos en un evento que atraiga verdaderamente la atención de dirigentes, deportistas, técnicos, medios de comunicación y público.

Algo que hasta ahora no se ha podido ver: no siempre los mejores deportistas están en los Juegos. Y es porque no todos los países que integran el área tienen las facilidades económicas o deportivas para realizarlos o, incluso, para asistir a los mismos. También por el cronograma olímpico: en un tiempo menor a 12 meses, como sucede ahora, se realizan los Bolivarianos, que fueron en diciembre en Bolivia; los Suramericanos, en marzo, y el próximo agosto, los Centroamericanos de Puerto Rico.

Semejante calendario implica una planificación técnica y económica difícil de cumplir con todos los estándares que exige la presencia de un país en la alta competencia. Para nadie es fácil financiar en menos de un año delegaciones que van desde los 100 hasta los 600 deportistas.

Esto también desencadena en que grandes nombres o astros, especialmente los de Brasil y Argentina, estén pensando en los Centroamericanos y en los Panamericanos, que son verdaderamente el escalón decisivo para estar en los próximos Juegos Olímpicos, en este caso Londres 2012.

Muchos de estos deportistas se preparan en otros países, asisten a otro tipo de entrenamientos o competencias, o, peor aún, por esta época no se encuentran en su mejor forma. Y es por eso que en los Suramericanos se asiste más a una confrontación de países que de nombres.

Pero Medellín 2010 debe ser la oportunidad para encontrar o conocer nuevos prospectos, grandes deportistas y marcas notables (ojalá de orden Panamericano) dignas del esfuerzo realizado por Colombia. Y se espera que la atención la despierten deportes como atletismo, ciclismo, natación, gimnasia y pesas. Al cierre de esta edición, se anunciaba la presencia de figuras en Beijing 2008 como el ciclista argentino Wálter Pérez, el pesista colombiano Diego Salazar y el nadador brasileño Thiago Pereira. Y también de dos leyendas nacionales: María Luisa Calle y Santiago Botero.

La lucha entre los países en estos Suramericanos se antoja emocionante si se tiene en cuenta lo reñida que estuvo la competencia entre Argentina, Venezuela y Colombia en Buenos Aires 2006. Entre ellos se espera una batalla digna de la grandeza del deporte olímpico.

Otro de los retos de estos Juegos es despertar el interés de los colombianos por otras disciplinas, pues su cultura deportiva se reduce al fútbol, el conocimiento de otros deportes, de sus hazañas y de sus héroes, es de reducida difusión y conocimiento. Así sea.

Descargue el Especial de los IX Juegos Suramericanos de la Revista Semana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?