Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/2/1998 12:00:00 AM

OCHO SON SUFICIENTE

El de Mark McGwire y siete récords más revivieron el interés de los aficionados por el deporte de la pelota caliente.

La semana pasada terminó el publicitado duelo de jonroneros. El resultado del enfrentamiento entre Mark McGwire y Sammy Sosa ya hace parte de la historia. En los libros del béisbol quedó grabado con letras de oro que el estadounidense de los Cardenales de San Luis ganó el enfrentamiento con 70 cuadrangulares contra los 66 de su rival dominicano al servicio de los Cachorros de Chicago. De igual forma quedará en la memoria de los aficionados que los dos jugadores se convirtieron en los primeros beisbolistas en la historia en superar los 62 jonrones en una temporada, dejando atrás el añejo registro de 61 cuadrangulares impuesto por Roger Maris en 1961. Pero si bien es cierto que el duelo fue uno de los más emocionantes de los últimos años, también lo es que terminó con un aroma a dudas y desatando una polémica que rozó, incluso, los límites de lo racial.Faltando tan sólo dos juegos para cerrar la temporada el dominicano ganaba el duelo por 66 contra 65 jonrones. Pero entonces ocurrió lo que es motivo de sospechas para muchos. En esos dos partidos McGwire bateó cinco cuadrangulares y ganó el enfrentamiento. "Mi suspicacia es por el hecho de que por lo menos cuatro de los cinco jonrones que McGwire bateó entre el viernes por la noche y el domingo fueron lanzamientos relativamente cómodos", afirmó desde las páginas de The Miami Herald Javier Mota, especialista en béisbol. "¿Será posible que los lanzadores se hayan mezclado en una confabulación secreta para asegurar que lo que algunos llaman el récord más americano de todos los deportes se quedara en manos de un americano?", se preguntaba el periodista.La lucha entre el latinoamericano contra el estadounidense deja incógnitas que ya no serán resueltas. Nadie cuestionará el hecho de que los cinco lanzamientos que le dieron la victoria a McGwire fueron contra pitchers estadounidenses, mientras que a comienzos de agosto llovieron decenas de críticas de medios de comunicación locales cuando Sosa consiguió dos de sus cuadrangulares frente a su compatriota José Lima, de los Astros de Houston. En ese entonces se afirmó que los batazos de Sosa eran el resultado de una obra benéfica entre dominicanos. Con McGwire a ningún periodista estadounidense se le ocurrió insinuar algo así.Independientemente de las dudas el duelo fue un arma fundamental para devolverle la emoción a las Grandes Ligas. Pero no fue la única. Aunque los jonroneros acapararon la atención la temporada regular fue una de las más fructíferas de los últimos años. Aparte de la de McGwire, siete marcas más fueron rotas durante la temporada (ver recuadros), un hecho que ha redundado no sólo en la calidad del espectáculo sino en el interés del público, el cual ha regresado a los estadios después de su dramática deserción a raíz de la huelga de 1994 (ver gráfico). Con estos antecedentes lo más probable es que la postemporada de este año sea una de las más atractivas de los últimos años. nLa peor defensaLos Marlins de la Florida registraron la más profunda caída que haya tenido un equipo campeón. La novena de Edgar Rentería terminó con el peor récord al finalizar la temporada con un balance de 108 juegos perdidos contra 54 ganados.BateadoresEl dominicano Manny Ramírez, de los Indios de Cleveland, dejó su nombre plasmado en los libros de récords al conectar en una sola semana ocho de sus 45 jonrones, igualando la marca impuesta por Frank Howard en 1968.
Victorias
Los Yankees de Nueva York establecieron un nuevo récord de victorias en la Liga Americana al finalizar con 114 triunfos en 162 partidos, superando por tres el récord de los Indios de Cleveland en 1954. En la gran carpa sólo la marca de 116 victorias, establecida por los Cachorros en la Liga Nacional en 1906, supera a la novena de la gran manzana.
Bases y jonrones
Alex Rodríguez se convirtió en el segundo hombre en la historia de las Grandes Ligas _después de José Canseco en 1988_ en conseguir 40 jonrones y 40 bases robadas en una temporada. En estas mismas categorías Barry Bonds consiguió ser el primer hombre en la gran carpa en superar el registro de '400-400', llegando a 411 cuadrangulares y 445 bases robadas. Juegos consecutivosEl 20 de septiembre Calvin _Cal_ Ripken Jr., de los Orioles de Baltimore, implantó el récord en 2.632 juegos consecutivos. En 1995 había superado la marca de Lou Gehrig de 2.131 partidos. El actual récord de Ripken será difícil de igualar ya que para conseguirlo un beisbolista deberá jugar 16 años, tres meses y 19 días inninterrumpidos.
Los lanzadores
EL pitcher Roger Clemens, de los Azulejos de Toronto, se convirtió en el primero en ganar 15 juegos consecutivos desde que Gaylord Perry, miembro del Salón de la Fama, consiguiera 14 victorias en 1974 con los Indios de Cleveland. Clemens, además, es el primer lanzador en la Liga Americana en alcanzar 20 triunfos en una temporada.'Play offs'Los Bravos de Atlanta demostraron el porqué son llamados el mejor equipo de los años 90. Por séptima ocasión consecutiva llegan a los play offs, imponiendo una nueva marca en las Grandes Ligas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.