Sábado, 21 de enero de 2017

| 2006/02/11 00:00

A palo seco

El segundo lugar de Camilo Villegas en el Abierto FBR de Scottsdale, Arizona, demostró que este golfista colombiano tiene con qué competir contra los mejores del mundo en este deporte.

Camilo Villegas jugó junto a la sensación del golf mundial en la actualidad, Michel Wie, durante el primer torneo PGA en el que participó este año en Hawai. El colombiano quedó de 42 mientras que la estadounidense no pasó el corte

Hace 16 años, en una escuela de golf para niños del Club Campestre de Medellín, el entrenador Rogelio González pronosticó la suerte del golfista antioqueño Camilo Villegas. "A pesar de que sólo tenía 8 años, su 'swing', su fuerte salida, su disciplina y su dedicación demostraban que Camilo podría llegar muy lejos".

El domingo 5 de febrero, Camilo confirmó los pronósticos de su entrenador de toda la vida. Tras firmar una tarjeta de 69 golpes (tres bajo par), finalizó en el segundo lugar del FBR Open jugado en Scottsdale, Arizona, a siete impactos del ganador del campeonato, el estadounidense John Holmes, y logró su primer título en un torneo del PGA.

Villegas, quien se destacó en el torneo por unas largas salidas que con su drive dejaron la bola en el fairway en varias ocasiones, superó á golfistas de la talla del fidjiano Vijay Singh, número dos del mundo, y de los estadounidenes Phil Mickelson y Chris DiMarco, cuatro y ocho del escalafón mundial, respectivamente.

Este título significó para el colombiano una bolsa de 327.000 dólares y un estímulo importante para ratificarse como uno de los 125 golfistas que conservarán su carné al final del año. Además, los triunfos a principio de temporada son vitales para un jugador que tendrá que participar en mínimo 25 torneos de alto nivel.

Para muchos expertos fue una sorpresa que un colombiano se colara entre los ganadores de este torneo. Sin embargo, Camilo había comenzado a laurear su camino desde hace varios años. En categorías infantiles, juveniles y mayores en los niveles nacional y suramericano, nunca encontró rivales que lo destronaran del primer puesto. En Estados Unidos, a donde partió en 1996, también dejó por el camino a los rivales que se le fueron atravesando. Primer puesto en el Junior Masters en 1997, segundo en el US Junior Amateur en 1998 y primer puesto en Orange Bowl (torneo mundial juvenil) ese mismo año quedaron registrados en su palmarés.

En 2000 ganó una beca en la Universidad de Florida donde continuó su racha de triunfos con ocho títulos individuales en el golf universitario estadounidense, que lo hicieron merecedor en 2004 del galardón al mejor golfista y atleta del año por la Center for Professional Education (SEC Conference). Los triunfos continuaron en torneos internacionales, y en 2005 Villegas encontró lo único que le faltaba para demostrar que podía competir con los grandes: el carné de beneficios completos del PGA Tour 2006 y el carné de privilegios completos del Nationwide Tour. En 2004, en el PGA Tour, había ganado un séptimo puesto en el BC Open.

El que persevera alcanza

Convertirse en el segundo colombiano, después de Eduardo Herrera, en conseguir un cupo en el PGA -un lugar al que aspiran más de 10.000 golfistas y sólo ingresan 21- no ha sido un golpe de suerte. Como lo afirman su entrenador y los que le conocen, su disciplina es admirable. Cuando había que tirar 300 bolas en el campo de práctica, Camilo tiraba 400. Si tocaba correr tres kilómetros, él corría cuatro. Si tocaba llegar a la casa a estudiar después de un largo fin de semana de torneo, amanecía estudiando, y si tocaba madrugar al gimnasio, tampoco había problema. Si un golpe con el drive salía torcido, lo repetía 10 veces, y si la bola caía a un centímetro de la bandera, era obligatorio 'potearla'. Así fue cuando joven y ha sido siempre. Desde cuando se convirtió en jugador profesional, a mediados de 2004, tras graduarse con honores de administrador de empresas en la Universidad de Florida, no recuerda un día en que no haya jugado o entrenado.

Por otro lado, su carisma es otro aspecto fundamental de su éxito. Es tan amigo de los socios como de los caddies y los empleados del club. A pesar de ganar tanto, nunca se siente más que nadie y prefiere celebrar sus campeonatos durmiendo y pensando en lo que viene y no con una copa de vino. 

Hoy su nombre está en boca de los golfistas profesionales y en titulares de medios deportivos especializados como CNN y Fox Sports. "Camilo Villegas es un golfista que ha demostrado que si continúa con la disciplina y mejora su 'putt', podrá seguir ganándoles a los que son hoy considerados las estrellas del golf", afirmó Silvia Bertolachini, especialista en golf del canal deportivo Espn.

El jueves 9 de febrero, Villegas continuó su competencia en el Pebble Beach National Pro-Am. En ese torneo, y en los muchos que afrontará este año, buscará ratificar lo hecho en Arizona y demostrar que no fue un golpe de suerte haberse metido entre los mejores del mundo. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.