Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/10/2014 12:00:00 AM

Paralímpicos: integración en medio de la exclusión

Rusia, sede de los Paralímpicos de Invierno, tiene historia de discriminar a la población discapacitada. ¿Puede este evento cambiar cómo piensa la sociedad?

;
DW
“En nuestro país no hay discapacitados”, habría dicho Leonid Breschnew, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la otrora Unión Soviética. En 1980, los Juegos Olímpicos de verano tuvieron lugar en Moscú. Pero la Unión Soviética se negó a realizar los Juegos Paralímpicos. Por ello los organizó la ciudad Arnheim, en los Países Bajos. Ahora, en el 2014, los rusos tienen otros argumentos.

En Sochi, Rusia quiere llevar a cabo un festival deportivo abierto de 10 días con la participación de 600 atletas de 45 países. ¿Podrán los Juegos Paralímpicos centrar el interés en los grupos marginados?

Según el Ministerio de Sanidad, actualmente hay trece millones de rusos con una discapacidad, el 9 % de la población. En el 2011, el gobierno creó un programa para el fomento y la previsión de la salud. El plan es fundar 26 centros de información en todo el país. Algunos alcaldes han adherido al proyecto.

Según el reporte de la ONG Human Rights Watch “Barreras hay en todas partes”, en Rusia todavía se excluye a la mayoría de los discapacitados. “No hay suficientes rampas, ascensores y guías de referencia. Además, hay un sentimiento de la superioridad, lo que es un resultado de muchas décadas”, diagnostica la organización.

“Muchos consideran una discapacidad como enfermedad”, dice Hugh Williamson, director de Human Rights Watch, para Europa y Asia Central. “Especialmente para la gente que tiene una discapacidad cognitiva es muy difícil.”


Los equipos de Corea del Sur y EE. UU. se dan la mano tras su partido de hockey sobre hielo en trineo en los Juegos Paralímpicos de Invierno en Sochi, Rusia. EE. UU. ganó 3-0. Domingo, 9 de marzo 2014. Foto: AP.

Tres millones de personas en discapacidad regresaron a la Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial. En la propaganda comunista para los héroes no había espacio para ellos. El partido comunista prefería en sus espectáculos de masa a los que tenían un cuerpo perfecto. No era permitido mostrar a discapacitados en la televisión hasta 1987 durante el gobierno de Mijaíl Gorbachov.

Tradicionalmente, las autoridades alojan a los discapacitados –sean niños, adultos o jubilados– en hogares con poco equipamiento. Por falta de mantenimientos y normas de protección, unos hogares se incendiaron con lo que cien personas perdieron la vida.

A la gente con discapacidad no se le permitía montar en autobuses, aviones e ir a restaurantes. Algunos médicos incluso presionaban a las mujeres a abortar. Sólo el 20 % de los que pueden trabajar han encontrado un empleo. Además, se paga menos a aquellos que sí tienen un puesto de trabajo que a sus colegas sin discapacidad. Hasta el momento, no hay una ley nacional contra la discriminación contra los discapacitados.

Philip Craven, Presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), no cree que leyes estrictas puedan cambiar algo en la percepción: “Los rusos necesitan experiencias positivas. Cuando vean a sus atletas van a cambiar su opinión.

Según un reporte de Human Rights Watch presentado al CPI, “ni en Sochi se pensó que los edificios debían tener accesos para discapacitados”. ¿Habrá sido Sochi un espectáculo propagandístico de Putin?

Deutsche Welle.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.