Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/13/2014 12:00:00 AM

Toni Kroos, el hombre máquina de Alemania

Versátil, móvil, veloz, Toni Kroos, nuevo jugador del Real Madrid, parece tenerlo todo.

No es el hombre de los récords a lo Miroslav Klose. Tampoco el goleador nato a lo Thomas Müller. Ni el patrón del mediocampo alemán como Sami Khedira. Ni un batallador nato como Philip Lahm. Pero Toni Kroos tiene un poco de todos ellos y es sin duda una de las grandes revelaciones de Brasil 2014.

Versátil, completo, ocupa todo el mediocampo, de área a área, clave en contragolpes como con balón dominado, roba, mete goles, cobra esquinas y tiros libres. Kroos es una verdadera máquina. En los 570 minutos que ha disputado ha repartido un promedio de 83 pases por partidos, de los cuales el 86 por ciento, han sido buenos. Una estadística inigualada en el Mundial por los 736 jugadores que pisaron tierras brasileñas.

Fue el niño genio de la Bundesliga. Nació en enero de 1990 en Greifswald, una ciudad de apenas 50.000 habitantes en la antigua Alemania del Este, cerca de la frontera polonesa y el helado mar Báltico. Debutó con solo 17 años en el Bayern de Múnich un 26 de septiembre de 2007. Esa tarde, no solo rompió un récord por su edad, sino que se dio el lujo de servirle dos pasegoles a Miroslav Klose en solo 18 minutos de juego. Antes de llegar a la selección absoluta, pasó por todos los escalones de las juveniles.

Mejor jugador del mundial sub-17, semifinalista en la Eurocopa juvenil, Joachim Löw lo llamó a la Machafst en 2010, con la que debutó justamente en un amistoso con Argentina en 2010. Ese año en Suráfrica, con apenas 20 años, volvió a enfrentar la albiceleste en la dolorosa goleada 4 a 0, repitió unos minutos en la semifinal contra España y en el partido para el tercer puesto frente a Uruguay.
Pero se graduó de crack en las semifinales contra Brasil. Kroos fue uno autor intelectual y material de los primeros cuatro goles, y de paso, mostró todo su poderío ofensivo. Primer con el balón parado y un córner perfecto para Müller. Después con un paso preciso para Müller que se la deja a Klose para el segundo gol. Y finalmente con un doblete en solo 69 segundos, el más rápido de la historia de los Mundiales.

En la rueda de prensa, unos minutos después del Mineirazo, dijo que “Contra Brasil se puede decir que fue mi mejor partido con la selección”. Ahora, pase lo que pase en la final, se confirmó que la próxima temporada vestirá la camiseta blanca del Real Madrid. Su contrato estaba por terminarse y no se sentía satisfecho con su sueldo. Los merengues lo recuperaron por 25 millones de euros. Solo un puñado de lo que vale un futbolista que es a la vez la esperanza, la renovación y el símbolo de Die Mannschaft. El equipo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.