Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1982/07/26 00:00

PITOS NEGROS

Los arbitrajes empañan el Mundial.

PITOS NEGROS

"España está que 'chuta'", es el título del informe especial sobre fútbol que trae "Cambio 16" en una carátula reciente, y es cierto. España está que "chuta", pero de ira. El artículo se refería a las dificultades internas que ha causado el Mundial en España, desde el controvertido Raimundo Saporta, enfrentado a algunos sectores del gobierno, hasta los destrozos que aficionados extranjeros han causado en las ciudades sedes.
Pero España no sólo está que "chuta" por esos problemas. Lo está también por lo que ha ocurrido dentro del propio campeonato. Luego de dos semanas de Mundial y de 37 partidos de la primera ronda, ha aparecido una nota negra: el arbitraje. La situación es tal, que los comentaristas en todo el mundo no vacilan en compararla con la de 1966, cuando dudosos arbitrajes sirvieron para eliminar a ciertos equipos y permitir a otros el paso a la final. Aunque no se ha presentado el juego violento del mundial de entonces, que transcurrió en Inglaterra, se puede decir que éste es el torneo de las frustraciones. Los equipos llamados "chicos" luego de inmensos esfuerzos, fueron eliminados por sutilezas que el grueso público no acepta, como las del "gol average", o gol promedio. No entienden cómo un equipo -Camerún- no pierde ningún partido, pero queda eliminado porque marcó un gol e Italia marcó dos, a lo largo del torneo. La gran crítica internacional -entre la que se cuentan Pelé, Eusebio y algunas viejas glorias del fútbol europeo- no comprende cómo se puede conceder un pénalty a España, por una falta ocurrida fuera del área. Finalmente, el gol así conseguido fue definitivo para que el mediocre equipo español pudiera pasar la eliminatoria.
Y estos críticos han expresado su inquietud, algunos de forma velada, otros muy directamente. El mismo Pelé, al terminar el juego Alemania-Austria, lo calificó como "uno de los partidos más sucios que he visto". En efecto. El mejor de los equipos de ese grupo era Argelia, que venció categóricamente a Alemania. Pero, gracias a la suma de los puntos y los goles bastaba con que Austria permitiera su derrota por un gol frente a los alemanes, para que ambos equipos entraran raspando a la ronda final, y el equipo africano, tal vez con más juego pero con menos taquilla que el austríaco, se quedara por fuera.

DERROTADOS EN LA TRIBUNA
Muchos intereses se jugaron en cada pitazo que dieron los arbitros designados por la FIFA. Un "penalty" pitado en el último minuto contra el modesto pero tenaz equipo de Honduras, le dio la victoria -y los dos puntos- a Yugoslavia. A Honduras le bastaba el empate -y buen trabajo le costó mantenerlo- para pasar, por primera vez, a una semifinal. Pero la ilusión les duró muy poco a los yugoslavos .
Su clasificación dependía del resultado España-Irlanda. Irlanda, perdiera o no, ya estaba del otro lado. España debía ganar, porque su situación no era muy clara, a pesar de los "empujones" que recibió. E Irlanda no hizo absolutamente nada por ganarles a los españoles. Yugoslavia vio desde la tribuna cómo se diluía en un marasmo de faltas y juego lento la posibilidad que había obtenido a costa de Honduras.
Pero hay otros casos. La poderosa Argentina enfrenta a El Salvador, el equipo más goleado, pero con una asombrosa dosis de pundonor. A pesar de los diez goles que recibe de Hungría, los belgas sólo pueden derrotarlo por uno. Y los argentinos necesitan ganar. El Salvador, hueso duro de roer, no permite al legendario Maradona hacer nada que justique su fama. Sólo Ardiles tiene algunos destellos de su juego. Entonces se pita un "penalty" contra El Salvador. ¿Su origen? Una caída en el área que los comentaristas arbritales coincidieron en señalar como leve.
¿Por qué, entonces, -se preguntaron los cronistas internacionales a través de los teletipos- no se pitaron igualmente tres graves faltas contra Rusia, en el área, durante su partido contra Brasil, que éste último perdía por uno a cero y terminó ganando luego de que los rusos se agotaron físicamente?
Otras reacciones de árbitros y organización han levantado alergias en los observadores. Presionado por un jeque kuwaití que baja de las tribunas, el árbitro del partido Francia-Kuwait anula un gol ya pitado. El jeque protagoniza un incidente sin precedentes en los torneos mundiales, y la Fifa impone apenas una leve sanción económica a su equipo.

EL "TERCER MUNDO" DEL BALON
¿Cuál es la explicación a estos aparentes desaciertos, que le restan brillantez a un torneo cuya primera semana fue vibrante y llena de sorpresas? La misma organización lo dice. Tanto la Fifa como el país organizador y los jugadores perciben porcentajes sobre las entradas a los estadios. Conviene, por tanto, que los últimos quince partidos tengan el máximo interés, que sus protagonistas sean los "monstruos" del fútbol mundial construidos por la publicidad.
Pero vale tanto un arquero como N'Kono, del Camerún, que sólo se dejó anotar un gol en tres partidos, como el legendario Schumacher, de Alemania, al que le hicieron tres.
Sin embargo, los equipos parecen colocados en cada grupo maliciosamente, de forma que, por ejemplo, España tuviera más posibilidades al ir contra equipos "débiles", como Honduras e Irlanda. O de forma que sólo dos equipos latinos pudieran pasar (Brasil y Argentina), pero quedando enfrentados dentro del mismo grupo, de manera que a la final sólo irá uno de los dos, entre un mar de europeos.
El viejo estadio "Sarria", de Barcelona, será el escenario de esta "final adelantada". El favorito para "pasar" es Brasil.
Pero, a pesar de todo lo dicho, en el mundial se han visto cosas hermosas, y una de ellas es el juego de Brasil. Su cuatro-cero frente a Nueva Zelandia, en Sevilla, el 23 de junio, tuvo un asombroso gol, pateado en el aire, casi de espaldas por Zico. El tres-cero ante Escocia y el dos-uno ante Rusia fueron demostraciones de cómo se hace el fútbol, de cómo se lo produce, creando todo el tiempo jugadas peligrosas, rápidas, hábiles, y sobre todo, estéticas. Su único defecto; un arquero flojo.
Argentina, en cambio, ha decepcionado. Del equipo campeón cuatro años atrás, apenas quedan jirones. Kempes es una sombra. Y Maradona, el Maradona de los diez millones, está apenas entre los goleadores de segunda, con dos anotaciones. El duelo de estrellas, sin embargo, aún no está resuelto. Rummenigge, el astro alemán, hace goles y calla. Lleva cinco, y está adelante de los casi 300 jugadores que participan. Tras él viene Zico, con cuatro goles, todos antológicos.
La segunda semana del mundial fue, pues, gris. Al contrario de la primera, cuando las sorpresas de equipos como Camerún, Argelia y Honduras debieron inquietar los espíritus y los bolsillos de los directivos de la Fifa. Pero, luego del receso de dos días que acaba de terminar, volverán esas emociones que hacen del torneo algo excepcional. Inglaterra-Alemania, Argentina-Italia, Polonia-Rusia, son grandes clásicos que están a punto de producirse. ¿Habrá una final entre continentes? Y, en ese caso, ¿quién será el latino? ¿O, en cambio, los finalistas serán europeos? Todas estas posibilidades borran el mal sabor de los partidos pasados.

PRIMER BALANCE
La mitad de los seleccionados que viajó a la XII Copa de Fútbol, regresan ya a sus países. Sólo quedan cuatro grupos de tres equipos cada uno.
Los eliminados son: Camerún, Argelia, Perú, Chile, Hungria, Checoeslovaquia, Nueva Zelandia, El Salvador, Honduras, Escocia, Yugoslavia y Kuwait.
Clasificaron y conforman los cuatro grupos los siguientes:
Grupo "A". juega en el "Nou Camp" de Barcelona: Polonia, UBSS, Bélgica.
Grupo "B". juega en el "Bernabeu" de Madrid: Alemania, Inglaterra y España.
Grupo "C". juega en el "Sarria" de Barcelona: Italia, Brasil y Argentina.
Grupo "D": juega en el "Vicente Calderón" de Madrid: Austria, Francia e Irlanda del Norte.
El alemán Karl-Heinz Rummenigge encabeza la tabla de goleadores de la fase inicial de las eliminatorias 82, con cinco goles.
Siguen Zico con cuatro, Kiss y Nyilasi de Hungría con 3 tantos, y con 2 Laszlo Fazecas y Poloskei de Hungría, Maradona de Argentina, Wark de Escocia, Robson de Inglaterra, Assis de Brasil y Schaner de Austria.
También convirtieron un tanto, entre otros Eder, Sócrates, Oscar y Falcao de Brasil; Ardiles de Argentina; Díaz y La Rosa de Perú y Moscoso de Chile.
Goles anotados en la primera ronda: 91.

PENAS MAXIMAS
-Convertidas: Panenka Checoeslovaquia 2; López Ufarte,
España; Juanito, España; Passarella, Argentina; Neira,Chile;
Petrovic de Yugoslavia.
-Desviada: Caszeli, chile.
-Autogoles : Barmos , Checoeslovaquia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.