Viernes, 20 de enero de 2017

| 2004/03/28 00:00

Por un milagro

Este miércoles en Lima, ante Perú, la Selección Colombia, última en la tabla de posiciones, empezará la lucha por conseguir lo que hoy parece imposible: un cupo al próximo campeonato Mundial de fútbol.

Sergio Herrera

De 42 puntos que restan por disputarse de la eliminatoria al próximo Mundial de fútbol, la Selección Colombia debe sumar, como mínimo, 26 puntos, si quiere aspirar a un cupo al Mundial de Alemania 2006. El panorama es bien complicado si se tiene en cuenta que de los primeros 12 puntos que ya se jugaron, el equipo nacional sólo sumó uno, el empate ante Argentina en Barranquilla en la cuarta fecha. Además, de esos 12 puntos, nueve se jugaron en condición de local.

Reinaldo Rueda tendrá que empezar este miércoles 31 ante Perú, en Lima, la lucha por conseguir una hazaña pues ya no se pueden perder más partidos y, como si fuera poco, entrará también a depender de resultados de terceros (ver recuadro). La tarea para Rueda es más complicada aún debido a que podrá disponer de la nómina completa que convocó tan sólo dos días antes del partido. La semana pasada entrenó en Armenia con apenas 10 jugadores. Como él mismo dice, el título de entrenador ya no vale, ahora sólo se debe hablar de un seleccionador, de alguien que se le juega con "una selección" que poco tiempo tiene para jugar en grupo. El partido contra Perú es el mejor ejemplo. Entre los 13 jugadores que se desempeñan por fuera de Colombia, Iván Ramiro Córdoba y los arqueros Miguel Calero y Farid Mondragón, por ejemplo, sólo se unirán a sus compañeros en Lima pocas horas antes del partido.

El nuevo técnico de la selección llega con mucha presión, aunque paradójicamente no se le puede exigir nada. Al contrario, tiene más para ganar que perder. Al fin y al cabo, la selección hoy es la última en la tabla de posiciones (ver recuadro) y pocos auguran la clasificación al Mundial después de la pésima campaña de Francisco Maturana. Rueda ha sido muy precavido en revelar cómo jugará, pero por la convocatoria que hizo ya es un hecho que desistirá de un enlace como lo hizo Maturana con Giovanni Hernández y, por el contrario, empleará a volantes que ayuden en funciones defensivas y también en el ataque. En la defensa es casi seguro que Amaranto Perea, de buen nivel con Boca Juniors, juegue de marcador por la derecha mientras que Gerardo Bedoya probablemente lo haga por la izquierda. Colombia jugaría con cinco volantes y sólo Juan Pablo Ángel como delantero, y alternativas ofensivas en hombres como Jairo Patiño, David Ferreira, Fredy Grisales o Frankie Oviedo.

Las posibles variaciones en el ataque son el goleador Sergio Herrera (ver recuadro) y Elkin Murillo, dos hombres de condiciones muy diferentes. Una elección necesaria pues Herrera y Ángel son jugadores que se desenvuelven muy bien en el área pero que no abren la cancha ni acostumbran a desbordar por los costados. La jerarquía de Mario Alberto Yepes, Iván Ramiro Córdoba, Ángel y el 'Totono' Grisales debe ser vital en un grupo que apenas se conoce y que llega con la necesidad de una victoria. La gran ausencia es el arquero Óscar Córdoba, quien admitió que su actual nivel no es el mejor y que prefería no participar en esta convocatoria. Afortunadamente hay dos buenas alternativas como Mondragón y Calero.

Lo que se debe esperar es que Rueda consiga un triunfo como sea. No hay cómo exigirle un juego 'bonito' o tácticamente perfecto. Se requiere, ante todo, que las individualidades marquen la diferencia y una entrega total para darle la alegría a un país que, a pesar de tenerlo todo en contra, sigue soñando con el Mundial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.