Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/8/2011 12:00:00 AM

Prohibición del uso de vuvuzelas en estadios de Pereira y Cali

La prohibición de llevar vuvuzelas comenzó en el Estadio Hernán Ramírez Villegas de Pereira y ahora se extendió al Pascual Guerrero de Cali, sede del partido Portugal-Guatemala por los octavos de final y otro de cuartos en el Mundial Sub-20.

La medida se aplicó originalmente en Pereira para los encuentros Ecuador-Costa Rica y Nigeria-Arabia Saudí el sábado y las autoridades de Cali acaban de replicarla.

Sectores próximos al estadio de esta ciudad se quejaron del fuerte sonido generado por las cornetas, al igual que aficionados que asistieron a los duelos de la fase de grupos.

El Pascual Guerrero fue sede del Grupo B, conformado por Portugal, Camerún, Nueva Zelanda y Uruguay.

En medio de las protestas, la alcaldía de Cali ordenó un estudio para establecer el nivel del sonido generado por una sola vuvuzela y llegó a 120 decibeles. La prohibición también regirá en el torneo Clausura del fútbol local, que comenzará el 27 de agosto.

El vicepresidente de la Federación Colombiana de fútbol y miembro de la organización del torneo, Alvaro González, anotó que las autoridades de Pereira y Cali ademas de las protestas de diferentes sectores, tuvieron en cuenta que la FIFA prohibió tambores, platillos, cornetas y vuvuzelas.

"El ruido es incomodo, afecta a los medios y en ocasiones causa riñas entre los espectadores, unos irritados por el ruido y otros felices por hacerlo y la FIFA optó por la prohibición", subrayó.

Las vuvuzelas irrumpieron en el Mundial de Sudáfrica y su uso se trasladó a otros países, como Colombia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.