Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1999/04/12 00:00

PROPUESTAS INDECENTES

La idea del campeón mundial de ajedrez, Garry Kasparov, de jugar partidas con la ayuda de <BR>computadores desata una polémica sobre el futuro de este deporte.

PROPUESTAS INDECENTES

CUANDO GARRY Kasparov se enfrentó al programa Deep Blue de IBM, hace dos años, sufrió
uno de los mayores disgustos de su vida y terminó su serie de encuentros contra la computadora en medio de
acusaciones de trampa contra los programadores del artefacto. Muchos pensaron que ese había sido el fin de
una prometedora relación entre el campeón mundial de ajedrez y el mundo de la informática y los
computadores.
Hace pocos días, sin embargo, el temperamental jugador sorprendió al mundo con la audaz propuesta de
modificar la forma de jugar ajedrez permitiendo la ayuda de computadores durante las partidas. Pero la idea
que él bautizó con el nombre de ajedrez avanzado, no se quedó solamente en eso. Kasparov anunció que entre
el 11 y el 14 de junio sostendrá un duelo con el segundo jugador del escalafón mundial, el indio Viswanathan
Anand, para demostrar las virtudes del polémico sistema de juego. La nueva modalidad ha desatado una
tormenta ya que algunos afirman que no es otra cosa que el fin del ajedrez y ven como inconcebible que sea
el propio Kasparov su principal impulsor. La propuesta, sin embargo, es realmente novedosa.
El ruso ya había estre nado su idea el año pasado en León, España, durante una serie de partidas en las que
venció al búlgaro Veselin Topalov. Sin embargo, después de varios meses de darle vueltas al asunto, fue tan
sólo hasta hace dos semanas cuando decidió hacer público su entusiasmo y su respaldo por la
implementación del nuevo método al afirmar que es el comienzo del futuro. El jugador humano se concentra en
la estrategia y en la creación de belleza y evita los errores tácticos con la ayuda de la máquina ".
La propuesta es bastante simple. Cuando el jugador piense en las consecuencias de un posible movimiento lo
introduce en su ordenador portátil antes de efectuarlo y elige la que más le convenga de acuerdo con su
estrategia y su estilo. Esto permite que el público que siga los encuentros vea los analisis de la máquina
gracias a cámaras robotizadas y pueda intentar predecir la próxima jugada. Los espectadores verán, demás,
hasta el más mínino gesto de los contendientes a través de un circuito cerrado de televisión y escucharán por
auriculares los comentarios de grandes maestros. Para algunos esos adelantos van a convertir un deporte
tradicionalmente estático y difícil de comprender en un espectáculo vibrante, incluso para aquellos que no
tienen la menor idea del juego, cautivados por el ritmo y la vistosidad del ajedrez del siglo XXI.
Para entrenarse en la nueva modalidad Kasparov juega desde hace meses partidas rápidas conectándose por
Internet desde el lugar en donde se encuentre con un club de ajedrez digital de Estados Unidos y utilizando un
seudónimo. El ruso ha reconocido públicamente que desde que utiliza intensamente el ordenador para
entrenarse juega con más precisión porque la máquina castiga de forma fulminante cualquier error de ejecución
por estética que sea la idea. "Todo eso ha mejorado mucho mi concepción geométrica del tablero, una virtud
que pocos jugadores poseen", explicó el campeón.
Las críticas de los ortodoxos no se han hecho esperar, al igual que las tajantes respuestas de Kasparov. "El
mundo del ajedrez es muy conservador, se resiste a los cambios. Todos, excepto los casos clínicos, admitirán
también que el ajedrez avanzado es un éxito", concluye. Algunos creen que el asunto no pasará de ser una
propuesta indecente, pero la realidad es que tan sólo el tiempo será el que determine la acogida de la polémica
propuesta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.