Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/15/2003 12:00:00 AM

Prueba de fuego

La renovada Selección Colombia de fútbol rendirá su primer examen serio en la Copa Confederaciones.

Despues del fracaso en las eliminatorias para el Mundial de Japón y Corea el proceso de recuperación del fútbol colombiano parecía ser cosa de años. Problemas internos en la Federación, estadios vacíos, equipos quebrados, la negativa de los clubes para prestar los jugadores a la selección y ninguna clase de motivación en los dirigentes deportivos, todo eso presagiaba una tragedia similar a la que vivió Perú tras su estruendoso fracaso en el Mundial de España 82.

Sin embargo los resultados de este año parecen contradecir las predicciones. América de Cali e Independiente Medellín están en la semifinal de la Copa Libertadores. A lo anterior se suma la buena presentación del Deportivo Cali en este evento, la clasificación de las selecciones y Sub 17 al Mundial de Finlandia Sub 20 a Emiratos Arabes, el excelente comienzo en el Torneo de Esperanzas de Toulon (Francia) y un aceptable nivel del campeonato nacional. Todos estos hechos dan a entender que el fútbol colombiano tiene cómo reaccionar ante la adversidad.

Quizás este cuarto de hora se deba a la renovación en los equipos y a que los jugadores afrontan los partidos más motivados y con mucha humildad. Además los nuevos sistemas tácticos que utilizan los directores técnicos también han influido positivamente en el cambio de mentalidad. Se mantiene la identidad que tan buenos frutos dio a finales de los 80 y comienzos de los 90, pero se nota mucha más dinámica. Gracias a esto el rating de los partidos del torneo colombiano que se transmiten por televisión es alto y la gente, entusiasmada, ha vuelto a los estadios a pesar de la crisis económica.

El próximo jueves se inicia en Francia la cuarta edición de la Copa Confederaciones. Colombia participará por ser el último campeón de América y sin duda esta será una gran prueba para conocer su verdadero nivel antes de las eliminatorias al Mundial de Alemania 2006. Francia, último campeón de Europa y actual campeón de la Copa de Confederaciones; Nueva Zelanda, campeón de Oceanía, y Japón, campeón de Asia, serán los rivales de Colombia en la primera fase.

Brasil, actual campeón del mundo; Estados Unidos, campeón de Norte y Centroamérica; Camerún, campeón de Africa, y Turquía en calidad de invitada por haber terminado tercera en el pasado Mundial, completan la lista de los participantes.

Colombia aún está muy lejos del nivel que alcanzó entre la Copa América de 1987 y las eliminatorias al Mundial USA 94, pero parece mostrar un aire nuevo que invita al optimismo. Francisco Maturana, un nombre que divide al país entre quienes lo odian y lo respaldan, ha llegado con buenos planes y estrategias. Este nuevo estilo ha sido diametralmente opuesto al que lo catapultó a la fama mundial, cuando trabajaba con la base del Atlético Nacional de Higuita, Leonel Alvarez y compañía (la llamada 'rosca paisa'), que lo convirtió, sin duda, en el técnico más importante de la historia del fútbol colombiano. Esta vez Maturana ha desarrollado una larga preparación con base en ciclos y fogueos internacionales para los cuales ha convocado a gran cantidad de jugadores de características distintas, combinando juveniles con hombres de experiencia y llegando incluso a las plazas de la categoría B.

En esta nueva etapa Colombia ha jugado cuatro partidos de preparación contra México, Corea del Sur, Honduras y Ecuador, en los que ha empatado sin goles y ha evidenciado que su principal problema es el ataque.

Gracias a los rivales de peso que enfrentará en la Copa Confederaciones Colombia podrá medir su verdadero potencial. Sin duda el principal examinador será el anfitrión, Francia, muy preocupado por las eliminatorias a la Eurocopa 2004, que ha tomado con gran seriedad este torneo y por eso presentará a gran parte de sus estrellas de talla mundial. De clasificar a una fase posterior, Colombia podría enfrentar a rivales como Camerún, Turquía o Brasil, sin duda exigentes examinadores que mostrarán con mayor nivel de detalle cuáles son las verdaderas fortalezas y debilidades de la selección nacional.

Nomina mixta

La cuota de experiencia de la selección la aportan el arquero Oscar Córdoba, Iván Ramiro Córdoba, Mario Alberto Yepes, Gonzalo Martínez y Gerardo Bedoya, todos con fogueo internacional, conforman -al menos sobre el papel- la zona más sólida y segura del equipo colombiano.

Giovanni Hernández, Elkin Murillo, Jorge López Caballero y Jairo Patiño intentarán demostrar en el medio campo que el buen nivel que ofrecen en sus equipos lo pueden mostrar con la camiseta colombiana. En el ataque Víctor Hugo Aristizábal parece ser el único seguro. Así muchos crean que su etapa en la selección ya culminó, el popular 'Artistigol' triunfa con el Cruzeiro de Brasil, es el delantero colombiano más efectivo en el exterior y en su paso por la selección siempre ha sido buen amigo de las redes adversarias. Edson Becerra, Herly Alcázar y Eudalio Arriaga buscarán un puesto para acompañar a 'Aristi' en la delantera.

En la Copa Confederaciones estarán ausentes jugadores de América y Medellín que en estos días afrontan las semifinales de la Copa Libertadores, como Mauricio Molina, John Javier 'Choronta' Restrepo, David Montoya, Jairo Castillo, Fabián Vargas y David Ferreira, cuya presencia en la eliminatoria al Mundial se da casi que por descontada. Sus compañeros Kilian Viviescas, Luis Asprilla, Tressor Moreno y David González también han demostrado que tienen el talento y la personalidad para vestir la camiseta tricolor.

De esta manera Maturana, un viejo conocido de la selección, ganador de la Copa América 2001, de la Copa Libertadores con el Nacional de Medellín y quien además clasificó a Colombia a los mundiales de Italia y Estados Unidos, tendrá una oportunidad de oro para determinar quiénes se adaptan mejor a su esquema de juego, a quiénes no les pesa la camiseta colombiana en partidos de primer nivel y cuáles serán sus fichas para afrontar dentro de apenas tres meses el debut colombiano en la eliminatoria al Mundial de Alemania 2006, nada menos que ante Brasil.

Es cierto que Colombia juega esta semana un torneo importante, pero una victoria o una derrota deberán tomarse con calma, en sus justas proporciones, pues el verdadero objetivo, tanto para Colombia como para todos sus rivales, es el Mundial de 2006.

Tanto las selecciones juveniles como América y Medellín han dado en estos últimos meses pasos muy importantes y prometedores, pero hasta ahora no han ganado nada. Ellos, al igual que la Selección Colombia, deben estar conscientes de que este es el comienzo de un largo proceso plagado de obstáculos, en el que por lo menos se ha empezado con el pie derecho.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1844

PORTADA

Francisco superstar

La esperada visita del papa a Colombia tiene tres dimensiones: una religiosa, una política y otra social. ¿Qué puede esperarse de la peregrinación del sumo pontífice?