Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/5/2000 12:00:00 AM

Qué pasa con Montoya

Un nuevo motor y un nuevo ingeniero ponen en entredicho las posibilidades de que Juan Pablo Montoya retenga su título

Tener problemas al comenzar la temporada es normal para un gran número de los equipos que compiten en la élite del automovilismo deportivo. Sin embargo cuando las fallas mecánicas golpean la puerta de los pilotos campeones y de los equipos victoriosos el asunto inevitablemente termina convertido en un drama de grandes proporciones, el cual permite toda clase de especulaciones y teorías. Ni el corredor más talentoso, ni el equipo más poderoso están exentos de caer en desgracia. Así le ocurrió este año al actual cam-peón del mundo de Fórmula 1, Mika Hakkinen, y a su flamante escudería, la McLaren (ver recuadro). Algo similar está pasando con Juan Pablo Montoya, con la diferencia de que las fallas mecánicas que han obligado al piloto bogotano a retirarse de las tres primeras competencias del campeonato Cart han sido motivo suficiente para que en el país muchos de quienes hace un año no ahorraban elogios hoy estén vaticinando una debacle para el colombiano cuando todavía faltan 17 carreras por disputar. La realidad es que, aunque es evidente el mal comienzo de temporada de Montoya —tan sólo ha logrado un punto y marcha en el puesto 24 de la clasificación a 47 puntos del líder Paul Tracy—, la inusual situación empieza a desatar una cacería de brujas en busca de un responsable. El culpable Para los expertos es claro que al momento de intentar señalar a un responsable el único que estaría libre de cualquier duda es el mismo Montoya. En las clasificaciones ha demostrado que sigue siendo uno de los corredores más ágiles y rápidos de la Cart. Algunas voces, sin embargo, lo han acusado de ser ‘un patadura’ que lleva el motor más allá de los límites normales. Cuestionan el hecho de que su compañero de equipo, Jimmy Vasser, quien corre con el mismo motor y chasis del colombiano, no sólo ha logrado terminar las tres carreras que se han disputado sino que lo ha hecho entre los cinco primeros mientras que Montoya sólo ha conseguido permanecer en la pista durante 101 giros de los 340 disputados, menos del 30 por ciento. Lo cierto del caso es que, aparte de las profundas diferencias en la forma de conducción de los corredores, la puesta a punto de los autos es motivo suficiente para impedir la comparación ya que los parámetros con los que son ajustados los carros son totalmente distintos. Otros señalan a Chip Ganassi como el culpable del mal arranque de temporada de Montoya debido a la decisión de cambiar el conjunto con el que ganó los últimos cuatro campeonatos, motor Honda-chasis Reynard a cambio de varios millones de dólares. No obstante el hecho de que Vasser esté ubicado en el segundo lugar de la clasificación general es un argumento de defensa bastante válido para el dueño del equipo. Quedan entonces como posibles responsables los hombres de Toyota y el ingeniero de Montoya, Bill Pappas. Los buenos resultados obtenidos por el colombiano en las clasificaciones dejan ver que el motor tiene la potencia y la velocidad suficientes para librar la batalla. Sin embargo el problema de las máquinas consiste en su poca confiabilidad, pero esto es algo que puede ser solucionado antes de alcanzar la mitad del campeonato. El mayor inconveniente para Montoya consiste realmente en la poca confianza y hasta ahora deficiente desempeño de su ingeniero. La comunicación entre Montoya y Pappas no es la mejor, básicamente porque el ingeniero no cree en los conceptos del corredor. Y esto se traduce en que el carro no sale a la pista en las condiciones que necesita el bogotano. El antiguo ingeniero, Morris Nunn, prefirió siempre alistar el auto dependiendo de las opiniones de Montoya por encima de los dictámenes del computador. Pappas hace todo lo contrario y los resultados hablan por sí mismos hasta ahora. Lo cierto del caso es que en la carrera de este sábado en Japón Montoya empieza a jugarse sus posibilidades de pelear el campeonato. Si en esa carrera no logra atrapar puntos importantes difícilmente podrá recuperarlos en el resto del campeonato ya que ese día se completa el primer 25 por ciento de la temporada.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.