Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/16/2011 12:00:00 AM

Real Madrid gana 3-0 al Lyon y clasifica a cuartos de Champions League

El Real Madrid destrozó la maldición de octavos de final que le asolaba en las seis últimas temporadas. Mourinho respira tránquilo.

Mourinho ha devuelto la autoestima perdida al "campeón de campeones en Europa", como el técnico portugués define al Real Madrid. Su primer objetivo está cumplido. El descrédito del conjunto madridista en la competición de más prestigio a nivel de clubes echa el freno. El madridismo comienza a soñar con la ansiada 'Décima'.

El Bernabéu pasó del silencio estremecedor en el minuto guardado por las víctimas en Japón a un ambiente intimidador. Duró poco, lo que tardaron en aparecer fantasmas del pasado. Hay miedos que se instalan en las cabezas de los jugadores. Se heredan. Situaciones de riesgo en las que se imponen aquellos que saben competir. Años sin ganar una eliminatoria se plasmaron en momentos de duda. Seis temporadas de sonoros fracasos era un peso encima difícil de quitar.

Regresaba el icono del equipo. Cristiano Ronaldo saltó al césped sin estar al cien por cien. Su presencia era clave para Mourinho. Es un factor intimidatorio. Aporta tanto en lo individual que por el camino no importa renunciar a un estilo. Sin él, el Real Madrid juega más en equipo. El fútbol pierde elaboración.

Quiso impresionar de inicio el Real Madrid. Salió en tromba. Cristiano lanzó a las nubes una nueva falta, mostrando que el nivel de eficacia sube con Xabi Alonso y Özil. Al alemán le faltaron milímetros para llegar a un pase en profundidad de Marcelo. No se habían cumplido cuatro minutos y aparecía en escena el brasileño.

Fue decisivo. Encontró en su carril una autopista que recorrer sin límite de velocidad. Revelliere no sabía por donde le pasaban. Un cabezazo de Marcelo lo despejó Lovren cuando se dirigía al gol. Un zurdazo escorado lo sacó Lloris ajustado al palo.

El Lyon no se iba a dejar avasallar. Demostró empaque. Con un buen posicionamiento, adelantó metros y se adueñó del balón. Generó inquietud a un Bernabéu que tiene en la retina recientes descalabros europeos. Siempre se vio superior al rival, hoy el respeto y la humildad eran patentes.

Tanto que los dos 'diablos' ofensivos, los argentinos Delgado y Lisandro, comenzaron a crear nerviosismo en los centrales. Pepe (sobre-excitado en los partidos claves) y Carvalho vieron cartulinas amarillas. Casillas tuvo que intervenir ante un derechazo ajustado del 'Chelo'. El Real Madrid necesitaba el balón. Xabi Alonso debía aparecer. Añoraba a Esteban Granero.

La tensión afeó el espectáculo. El escenario favorecía al equipo de José Mourinho. Debía manejar los tiempos y supo golpear en un momento clave. Un gesto de calidad de Özil y un cambio de juego encontró a Cristiano en la única vez que se marchó por velocidad. Su disparo fue un aviso a Lloris.

Era el momento en que debía aparecer un líder. Y fue Marcelo el que acaparó el protagonismo. El heredero perfecto de Roberto Carlos. Conectó con Cristiano, se adentró en el área, recortó con frialdad con la pierna derecha y con la izquierda superó a Lloris.

El Bernabéu respiró al unísono. Los jugadores mostraban un cambio a la hora de la verdad. Siete años sin ganar una eliminatoria en Europa. Era el momento de cambiar la historia. Y pudo sentenciar el duelo antes del descanso. Con el Lyon tambaleándose. Con Marcelo en todas partes. Un nuevo centro suyo lo enganchó Benzema para que se luciese su compatriota en la portería.

En la reanudación supo manejar los tiempos el equipo de Mourinho. Arriesgó el Lyon, dando entrada a Gomis. Obligado a marcar dejó huecos en defensa. Era su sentencia de muerte. Dos cabezazos de Cristiano -no estaba para más-, un disparo con buenas intenciones de Özil y la sentencia de Benzema.

Regresó la fiesta al coliseo de la Castellana. Un grave error en la salida de balón del Olympique dejó a Benzema en un mano a mano ante Lloris. En su momento más dulce no desaprovechó el regalo. Es el jugador clave de la eliminatoria tras marcar en los dos partidos. Se marchó con su afición en pie. Reconociendo el esfuerzo y la evolución de un futbolista que ha cambiado su identidad.

Ángel Di María, trabajador todo el encuentro, se sumó a la fiesta marcando el tercero. El primer reto de la temporada estaba conseguido. Los fantasmas espantados. El sueño de la 'Décima' vuelve a latir en el madridismo. La admiración a Mourinho no para de crecer.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.