Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2010/10/29 00:00

Rentería permanece como cereza en el postre

El colombiano, que alguna vez quiso ser futbolista, hoy está a punto de ganar el segundo título de Serie Mundial y de entrar en el Salón de la Fama del béisbol mundial.

Rentería permanece como cereza en el postre Foto: AP

La noche del jueves en San Francisco, Estados Unidos, Édgar Rentería, el beisbolista colombiano más importante de la historia que juega en Los Gigantes de esa ciudad, colaboró y de qué manera, en la segunda victoria de su equipo en la serie por el anillo mundial de las Grandes Ligas. Ganaron los Gigantes 9 a 0 ante los Vigilantes de Texas. Édgar la sacó del estadio, literalmente, y con ese pelotazo abrió el score. Anotó dos carreras, impulsó tres más y registró un hit. Completico.

A través de la magia del espejo retrovisor, recordar cuando el 10 de mayo de 1996 Édgar Enrique debutaba en las Grandes Ligas con los Marlins de Florida después de desembarcar de Barranquilla, su ciudad natal, con una maleta llena de sueños y ambiciones, sirve para conocer el camino de su trayectoria. Su vigencia, descontando el jonrón del jueves, se roba el aplauso, invade lo épico, se sumerge en el mar de la utilidad. En 1996 Édgar tenía 22 almanaques en su biografía, recién cumplidos.

Hacen falta más de dos manos para contar con los dedos el tiempo que Édgar, hoy con 35 años, ha permanecido como la cereza del postre en la cumbre de un deporte súper exigente. Rentería jugaba en la Liga del atlántico y saltó en 1992 al béisbol gringo con sólo 16 añitos. Ya con el overol puesto logró ser el único atleta nacional en salir, hasta ahora, en la portada de Sports Illustrated, la revista más prestigiosa de Estados Unidos sobre deportes, en una foto borrosa pero simbólica mientras festejaban aquella vez en 1997. Le dicen 'El niño' desde ese hit dorado. Su pasión era patear balones, evitar el fuera de lugar, meter goles. Le gustaba el fútbol. Las carreras que conocía no eran pisando bases, sino esquivando piernas.

Hasta que un día decidió jugar con las manos, esas que han creado las grandes cosas de la humanidad y que, ayudado por la habilidad natural, le valieron para reinventar la posición de ‘shortstop’. Como los buenos alpinistas, no escaló de la mano del guía por la vía destapada. Fue el propio guía.

Esta es la tercera vez que Édgar compite por lo máximo que se puede aspirar en la ‘gran carpa’ y en el deporte todo: una final, un campeonato. Ya lo había hecho en 1997 con los Marlins, de Florida, serie que ganaron ante los Indios de Cleveland con una jugada suya que decretó la algarabía en el séptimo partido de la serie; y en 2004, que perdieron esta vez con la casaca de los Cardenales de San Luis.

Hoy Édgar tiene un poco más de 2.200 hits, y busca llegar a los 3.000, un gran número en un ítem especial al hablar del salón de la fama.

El mérito de su continuidad, acaso el estado más difícil de conseguir en el alto rendimiento deportivo, es gracias a la preparación que desborda el plan puntual y cortoplacista y se convierte en un proyecto. “La clave de su vigencia es cuidarse y entrenarse mucho. Rentería gana decenas de millones de dólares, pero esto va más allá del dinero”, opina Karol Rumié, periodista especializado en deportes.

Así los resultados caen como frutas maduras. Así la cita con la pelota caliente, a casi 100 millas por hora buscando el ponche como un misil teledirigido, se concreta por la fuerza del destino. Ahí está lo escrito. Además Rumié cree que si Rentería gana este anillo, la posibilidad de ser tenido en cuenta para entrar al Salón de la fama del béisbol (ningún pelotero colombiano es miembro) se potencia.

La serie mundial de la MLB, categoría profesional de las Grandes Ligas la gana el mejor de siete partidos. Ya van dos. Ahora se juegan tres cotejos seguidos según la reglamentación, que serán en Arlington, Texas. El hipotético quinto juego sólo se jugará si el marcador lo amerita, pues si los Gigantes ganan los dos siguientes habrán conquistado la apetecida argolla. Una argolla que le ajusta perfecto a Rentería. Por su compromiso.

Próximos partidos de la Serie Mundial
Sábado (Oct 30) Arlington, Texas
Domingo (Oct 31) Arlington, Texas
Lunes (Nov 1) Arlington, Texas
Miércoles (Nov 3) San Francisco, CA
Jueves (Nov 4) San Francisco, CA

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.