Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/11/09 20:29

¿En qué anda Luis Bedoya?

La intempestiva renuncia y un misterioso viaje a Nueva York darían las primeras luces de lo que está pasando con el exdirigente de la Fedefútbol.

Luis Bedoya. Foto: Archivo SEMANA

El fútbol colombiano está conmocionado por la sorpresiva renuncia de su cabeza visible. Luis Bedoya renunció a su cargo en la presidencia de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) sin más explicaciones que se trató de un asunto personal.

Lo único que se sabe es que el dirigente viajó a Nueva York el pasado 4 de noviembre en un vuelo de Avianca, según constató el diario El Tiempo.

Que Bedoya haya viajado precisamente a la Gran Manzana no es una coincidencia. Fue la Fiscalía de Brooklyn (Nueva York) la que adelantó la gigantesca investigación contra los principales dirigentes de la FIFA y especialmente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol).

La operación conocida mundialmente como FIFA-Gate terminó con la detención de figuras destacadas como el paraguayo Nicolás Leoz y el brasileño José María Marín.

La acusación de la justicia estadounidense indica que los dirigentes de la Conmebol recibieron coimas por parte de los directivos de las empresas Traffic, de Brasil y las argentinas Full Play y Torneos y Competencias, que a su vez conformaron la empresa Datisa.

De acuerdo con la acusación de la fiscal, los sobornos fueron entregados, para que la Confederación entregara los contratos de comercialización y televisión de los eventos futbolísticos que se juegan en este continente.

Las autoridades de Estados Unidos capturaron a todos los implicados en el caso de corrupción. Pero los elementos más importantes dentro de la investigación tienen nombre propio. Se trata del brasileño José Hawilla, dueño de Traffic, y Alejandro Burzaco propietario del canal deportivo Torneos y Competencias. Hawilla hizo una confesión que terminó de sacudir todo el tablero en la Confederación.

El 12 de diciembre de 2014, el magnate brasileño aceptó ante al juez de distrito Raymond Dearie en Brooklyn, Nueva York, que “había pagado sobornos a los directivos de la Conmebol”. Aunque aún no se conocen nombres propios todo parece indicar que varios presidentes de las federaciones están implicados en este entramado de coimas.

La declaración de Hawilla sería la pieza que completaría el rompecabezas de la investigación. La fiscal Loreta Lynch, al frente de todo el caso, prometió que más nombres importantes del fútbol caerían por este escándalo.

Las primeras versiones apuntan a que Hawilla habría desglosado paso a paso y nombre por nombre el esquema de sobornos que permitieron que Datisa se ganará los jugosos contratos para comercializar los derechos de la Copa América y la Copa América Centenario, que se jugará en 2016.

Silencio sospechoso

Después de conocerse la declaración de José Hawilla poco se sabe de Luis Bedoya. El dirigente renunció y solo la Federación expidió un comunicado de dos párrafos. Misterio completo. Esto, a diferencia de lo ocurrido en el mes de mayo, cuando estalló el escándalo cuando Bedoya, hablando duro, aseguró en rueda de prensa que no había tal caso de corrupción en su administración. “Todos los dineros fueron recibidos por encima de la mesa”, dijo.

Semana.com pudo establecer que Hawilla decidió contratar un grupo de abogados en NY para que estuvieran pendientes de lo que pudiera pasar con su nombre. Esto, y el supuesto viaje a esa ciudad.

Semana.com quiso contrastar esta información con el propio dirigente pero no tuvo ninguna respuesta. Al finalizar este lunes este portal se comunicó con personas muy allegadas a Bedoya y todas aseguraron que el paradero del dirigente era un completo misterio. Incluso, funcionarios del alto gobierno quisieron comunicarse con él, pero no lo lograron.

La historia cambió en pocos meses. Bedoya había desestimado las denuncias que presentó el Departamento de Justicia estadounidense. Aseguró que “no hay cuentas secretas, ni cuentas infladas”. Explicó en detalle de dónde provienen los recursos que maneja la Federación.

Asimismo, Bedoya tocó un punto importante: “la FCF no recibió ningún tipo de dinero por parte de Datisa, Traffic o Torneos y Competencias”, las empresas señaladas por el FBI de dar sobornos a dirigentes de la Conmebol para que entregaran los derechos de comercialización y transmisión de los eventos deportivos.

La historia de Luis Bedoya al frente de la FCF terminó después de nueve años de gestión. Una misteriosa renuncia que abre la puerta a todo tipo de especulación y que se dio a pocos días de que la Selección Colombia deba enfrentar en dos partidos determinantes a Chile y Argentina. Esto en un ambiente enrarecido para la Federación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.