Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/10/2005 12:00:00 AM

Resurrección

El campeonato mundial que ganó Marisa Baena es el título más importante en la historia del golf colombiano. Su triunfo llegó cuando se planteaba dejar el deporte.

El domingo pasado, los aficionados al golf en todo Estados Unidos pudieron ver por la cadena CBS cómo una golfista colombiana ganaba por primera vez uno de los torneos más importantes del mundo. Las mismas cámaras que adoraban a Marisa Baena cuando era protagonista de los torneos universitarios en Estados Unidos volvían a enfocarla, esta vez para registrar cuando se abrazaba con Eduardo, su papá, y Juan Fernando, su esposo, que la acompañaban desde el borde del green.

Marisa acababa de ganar el primer mundial femenino de Match Play, HSBC, lo que en tenis equivaldría a un Roland Garros u otro de los torneos del Grand Slam. Al fin y al cabo, este torneo lo juegan las 64 jugadoras mejor clasificadas del ranking mundial (Marisa era la número 60) y la modalidad de Match Play es igual a como se plantea un torneo de tenis: los jugadores están repartidos en un cuadro y se van eliminando por enfrentamiento directo hasta llegar a la final. Es así como Marisa, victoria a victoria y no sin pasar dificultades, logró hacerse con este primer triunfo después de seis años de carrera como profesional.

Pero lo más significativo de esta victoria de Marisa es que llegó después de haber estado a punto de abandonar el golf. Hace un año se puso como límite dos años. Si para entonces no había recuperado su juego, se dedicaría a otra cosa, "a cualquier cosa". Pero antes de rendirse decidió seguir los consejos de su padre y se esforzó para volver a ser la ganadora de antes.

"Mi juego no estaba funcionando. Estaba cansada y me preguntaba para qué tanto sufrimiento, tanta soledad", contó Marisa a SEMANA desde Ohio, donde viajó después de haber estado en Gladstone, Nueva Jersey, para jugar el torneo Jaime Farr Owen Corning Classic.

"Pasé por varios profesores pero no lograba mejorar. No entendían mi juego y sus instrucciones no eran compatibles con mi 'swing", agregó Marisa, que el año pasado tuvo su peor temporada, hasta el punto de perder su patrocinio y el tarjeta que le daba derecho a jugar en el circuito profesional.

"Para entender su logro hay que saber que ella casi deja el golf el año anterior. Las clasificaciones de los lunes (que tuvo que jugar Marisa al principio de esta temporada para entrar a los torneos como consecuencia de haber perdido el carné) son muy estresantes y muy solitarias. Si uno pierde, hay que esperar hasta el lunes siguiente. Hay que tener una confianza tremenda en uno mismo", dijo a SEMANA Robert Baker, profesor al que recurrió Marisa hace menos de un año, cuando decidió intentarlo de nuevo y quien le ha ayudado a convertirse en una jugadora "totalmente diferente", según palabras del padre de Marisa.

Y es que su triunfo tiene un logro adicional: en la historia del golf profesional sólo dos jugadores que han empezado la temporada sin tarejeta han ganado uno de los torneos considerados como grandes. " Si le hubiera preguntado a cualquier conocedor un año atrás si creía que Marisa iba a vencer a las mejores jugadoras del mundo y que iba a obtener su primera victoria como profesional antes de un año, ellos habian respondido que era un soñador. Eso es exactamente lo que este triunfo significa para ella", agregó Baker, creador del Logical Golf, una de las muchas técnicas de enseñanza que hay en este deporte y que tiene escuelas en varios lugares del mundo, entre ellas la de Miami, donde asiste la colombiana.

Para Marisa, Robert trabaja una técnica de enseñanza que le funciona perfecto. "Él ayuda a través de recursos visuales. Filma y luego analiza el 'swing', pero además tiene otros dos aspectos diferentes a muchos entrenadores: no está todo el tiempo encima del jugador y va haciendo los cambios poco a poco. Lo más importante es que me enseñó a comprender mi 'swing', a saber cuáles eran mis movimientos correctos y a entender la causa y efectos de mis golpes".

Baker, que también les ha enseñado su técnica a grandes del golf como Ernie Ells, Greg Norman y Nick Price, agrega: "Vi un tremendo potencial en ella. Tiene un movimiento muy natural y fluido que hace que su 'swing' sea muy agradable de observar... pero verla jugar era como observar un bello Ferrari al que cuando se le abre el capó, salta a la vista que no está sincronizado".

Un camino largo

Marisa cuenta que la victoria de la semana anterior no es una sorpresa para quienes la habían visto jugar en los últimos meses. "Las niñas que juegan conmigo el 'tour' me preguntaban qué había hecho. La confianza que me tengo a mí y a mi 'swing' nunca la había tenido" y confirma que está jugando su mejor golf.

"Cuando la vi jugar en el US Open, donde no pasó el corte por un par de errores, me di cuenta de que Marisa estaba en un nivel impresionante. Le dije que iba a ganar el torneo de Match Play porque nadie estaba jugando a su nivel", contó el padre de la Baena. Y es que quienes conocen a Marisa saben que la modalidad de Match Play es perfecta para Marisa, "porque esta es una modalidad en la que nunca se pierde de vista al oponente y ella es muy analítica y competitiva", agrega Juan Fernando Aristizábal.

"Lo mejor que me ha pasado este año es que me había quitado de la cabeza esa obsesión por ganar que siempre me atormentaba". Durante los últimos meses, Marisa ha estado trabajando de cerca con la sicóloga Martha Cobo, una colombiana que vive en Orlando, Florida, y con la que se comunica todo el tiempo por teléfono.

"El trabajo con Martha se vio reflejado en la cancha. Todo el tiempo me repetí a mí misma que estaba en libertad de hacer lo que quisiera. No me desesperaba después de un tiro malo, lo que antes solía atormentarme mucho... Además, este es el tipo de torneos en el que uno necesita compañía y fue muy importante que mi papá y Juanfer estuvieran conmigo. Además, mi papá estuvo muy chistoso, cada vez que me veía preocupada, empezaba a gritar ¡Que viva Pereira!, ¡Que viva el Deportivo Pereira! Y a mí no me quedaba otra opción que la de atacarme de la risa".

Marisa dice que lo mejor que le ha pasado con este triunfo es la libertad que va a tener de ahora en adelante. Las preocupaciones por mantener el carné se acabaron por los próximos tres años y, además, tiene derecho a participar en los torneos más importantes del mundo. "Este año mi temporada será más larga porque puedo jugar un mundo de torneos que nunca he jugado -el Samsung World Championship y el Torneo de Campeones- a los que sólo se puede acceder por invitación. Pero lo que más me ha hecho sentir bien es que la gente se ha portado muy bien conmigo. Las compañeras del 'tour' me felicitaron con cariño y me gusta saber que mi historia les da esperanza a muchas otras jugadoras. Ahora ellas saben que sí se puede".

Marisa también lo sabe. Por eso dice que seguirá trabajando para ganar más. "Sin obsesionarme". Y cuenta, con la sencillez que la caracteriza, que sabe muy bien que su vida va a ser diferente de ahora en adelante, pero que sólo el tiempo le podrá mostrar en realidad hasta qué punto las cosas cambian. "Marisa va a mejorar aun más y seguro alcanzará su pico en los próximos años. Ella será una campeona por los próximos 10 años y una gran jugadora que la gente de Colombia tendrá que seguir con atención. Yo espero que llegue a estar entre las 10 mejores jugadoras del mundo y que, incluso, gane un Major", concluye Baker quien, hasta ahora, ha acertado en todo lo que le ha pronosticado a Marisa.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1851

PORTADA

El doloroso asesinato de 81 líderes (este año)

José Jair Cortés es el más reciente de casi un centenar de líderes asesinados este año sin que el Estado pudiera evitarlo.¿Cómo parar este desangre?