25 mayo 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Rigoberto Urán segundo en el Giro de Italia

EFE

DEPORTESEl ciclista colombiano logró la 'hazaña' de llegar al podio del Giro de Italia y finalizó segundo en la general.

Rigoberto Urán segundo en el Giro de Italia . El italiano Vincenzo Nibali es el virtual ganador del Giro de Italia.

El italiano Vincenzo Nibali es el virtual ganador del Giro de Italia.

Foto: AP

La clasificación general coronó como campeón al italiano Vincenzo Nibali, seguido ahora de Rigoberto Urán a 4:43 segundos y Cadel Evans a 5:53 minutos, diferencias que, salvo un accidente, son más que suficientes para que el italiano termine en lo más alto del podio en Brescia.
an>
El ciclista italiano Vicenzo Nibali (Astana) se adjudicó el Giro 2013 y cumplió su sueño de ser mejor en la carrera de su país, en la que ya había sido segundo y tercero.

Los últimos 197 kilómetros, entre Riese Pío X y Brescia, fueron un mero trámite para Nibali, segundo en la edición de 2011 y tercero en 2010, y sus acompañantes en el podio final, Rigoberto Uran (Sky), revelación de la carrera y primer colombiano que sube al cajón final, y el australiano Cadel Evans (BMC).

Un paseo triunfal para Nibali y de gloria para el excampeón del mundo de fondo en carretera Mark Cavendish que volvió a ser el más rápido en la llegada masiva y se anota su quinta victoria en esta edición y además el premio a la regularidad.

Una jornada que no tuvo mayor historia que los kilómetros finales, en el circuito de Brescia. En esta ocasión, al contrario que las anteriores etapas que tuvieron por escenario los míticos Dolomitas y que estuvieron marcadas por el frío y la nieve, no hubo batalla y el sol se dejó ver de vez en cuando, pero el pelotón se lo tomó con calma dando por bueno lo cosechado antes de llegar al circuito de Brescia.

Fue en las calles de Brescia, donde estaba la última meta, cuando comenzó la batalla, la lucha entre los equipos con esprinters. Fue un calco de lo sucedido en otras llegadas masivas, con acelerones e intentos de demarraje de corredores que son rápidos, pero no suelen tener grandes lanzadores.

El final de Giro 2013 volvió a ser un calco de las llegadas anteriores, un mano a mano entre los componentes del Omega de Cavendish, el Bardini de Modolo y el Cannondale de Viviani que volvió a quedarse con la miel de la victoria en sus labios.

Cavendish ganaba, por quinta vez, su guerra particular a sus más directos rivales en las llegadas masivas; mientras que el "tiburón" Nibali no tenía mayores problemas para rematar un triunfo que cimentó en las etapas condicionadas por la nieve y el frío.

Nibali cumplió con éxito su objetivo que no era otro que vestir la última camiseta rosa del Giro superando a rivales de la categoría del británico Bradley Wiggins, ganador del último Tour, el canadiense Ryder Hesjedal que defendía el título y el belga De Gendt, cuarto en la pasada edición, pero que no consiguieron llegar a Brescia.

Un triunfo más que merecido para Nibali, pues en los últimos años ha dejado claro que es el mejor corredor de fondo de las grandes por etapas, con su triunfo en el Giro 2013, los otros dos puestos de honor en la carrera rosa, plata en el 2011 y bronce en el 2010 y tercero en el pasado Tour de Francia


Urán, del drama a la gloria


Siendo adolescente en Urrao, donde nació en 1987, su padre, don Rigoberto, lo vinculó al club de ciclismo del pueblo. Un día, mientras pedaleaba con otros deportistas, los paramilitares se llevaron a su papá y lo mataron.

El joven lo reemplazó como vendedor de lotería para seguir sosteniendo a su madre, Aracelly, y a su hermana Martha. Pero nunca dejó el deporte ni el estudio. En una clásica local, con 15 años, dejó en el camino a los sub 23 que viajaron desde Medellín. Indeportes Antioquia lo empezó a apoyar y él se fue a trabajar a la ciudad por un salario mínimo.

Desde entonces no ha parado. En sus primeros juegos nacionales se llevó siete oros. Después fue dos veces campeón de la Vuelta del Porvenir (2004 y 2005) y barrió en los Juegos Panamericanos. En 2006 se hizo profesional con el equipo Tenax, pero en una de sus primeras carreras se cayó y se fracturó la clavícula. Eso tampoco lo detuvo.

Un año después, se fue para el equipo sueco Unibet, triunfó en la contrarreloj de la Euskal Bizikleta, ganó una etapa en la Vuelta a Suiza, y en la Vuelta a Alemania se fracturó una muñeca y los codos. Cuando aún se recuperaba, apareció una oferta del Caisse d’Epargne para dos temporadas y llegó a los grandes escenarios: participó en los Olímpicos de Beijing (2008) y un año después en el Tour de Francia. Pasó al inglés Sky Procycling (2010), con el que obtuvo el quinto lugar en el Tour y fue el mejor ciclista menor de 25 años en 2011.

Casi no puede participar en los Olímpicos de Londres. Un día antes de la prueba, se supo que no aparecía en la lista de competidores. Al día siguiente, minutos antes de la carrera, se resolvió el problema y Rigoberto Urán salió con bríos a correr los 260 kilómetros de la ruta para ganar la medalla de plata.

Publicidad
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad