Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/11/1982 12:00:00 AM

ROJOS CON ESTRELLA NEGRA

Desde 1975 el Independiente Santa Fe no ha visto una.

En diciembre de 1975, los hinchas del Cali esperaban un milagro para consagrarse como campeones. Era la última fecha y el Cali debía ganarle a Millonarios suponiendo que el Santa Fé perdería con el Medellín. No ocurrió. En el Campín, los hinchas de Millos, más por costumbre que por otra cosa, asistieron al estadio para ver por última vez al entonces "diez veces campeón". Ganó Millonarios y el Cali ni siquiera alcanzó el segundo lugar. Todavía tenían en la memoria el clásico Santa Fe-Millos, jugado pocos domingos antes: 3-2, un recuerdo cercano y doloroso. Gol de Sarnari en el último minuto, cuando el dos a dos logrado por los azules cuatro minutos antes parecía definitivo. Los caleños tampoco podían olvidar aún el 1-1 en el Pascual Guerrero ni el 1-2 del Campín ante aquel Santa Fe que un mes antes pasaba desapercibido, que arañaba los resultados y que humildemente pedía permiso para acaparar cada punto que lo clasificara para el hexagonal final. Nadie creía en aquel Santa Fe. Algún comentarista de Caracol lo bautizó el Santafecito Lindo, imprimiéndole esa imagen franciscana que hoy día aún persiste y que cada vez se hace más intolerable. Y en 1975 Santa Fe fue el campeón. Nadie lo podía creer pero era así. En los dos últimos meses había hecho lo que los grandes buscaron desde febrero. Eran los tiempos de Pandolfi, del maestrico Cañón, de Recúpero y del Cachaco Rodríguez.
Santa Fe había sido el campeón. Los directivos eufóricos prometieron el cielo y la tierra. Los hinchas pasaron la mejor Navidad desde 1966. Llegó el Niño Dios, pasó el Año nuevo y la pretemporada. Vino la Copa Libertadores de América y la historia del equipo que ganaba los partidos con garra, que lo dejaba todo en la cancha, la historia del equipo débil que derrotó a los grandes con dedicación, se convirtió en la triste noticia de un equipo amarrete y sin ideas que dejaba pasar los noventa minutos de cualquier manera.
En 1976, luego del fracaso en la Copa Libertadores de América, el equipo se fue al piso y no se clasificó al hexagonal final. En 1977 resurgió la garra y en un dramático partido frente al América, se logró la clasificación. Gol en el último minuto. Victoria 3-2 luego de estar en desventaja 1-2. En el 78 Santa Fe cumplió una gran campaña y terminó cuarto con un plantel desmembrado por las lesiones y por la deserción, a último momento, de su arquero titular Luis Gerónimo López. En el 79 el azar quiso que el Santa Fe saliera subcampeón luego de una campaña poco épica. En los últimos tres años la situación del equipo ha sido poco envidiable. Dos opacas actuaciones en el 80 y en el 81, y en el presente año la campaña del Santa Fe pinta mal. Está condenado a vérselas con los grandes ya que su ubicación en el grupo "A" lo enfrenta al América, al Nacional y al Medellín, que están andando mucho mejor. El quinto puesto obtenido en el torneo "Apertura", más que un logro, resultó ser un inconveniente. Sin embargo, el grupo "B" tampoco sería fácil para el Santa Fe. Allí Tolima y Millonarios son equipos que aspiran al título y que superarían ampliamente al cuadro cardenal.
El Santa Fe de hoy es equipo modesto en el cual juegan jóvenes promesas, recién llegadas de las divisiones inferiores, junto a los yugoeslavos Bilivbajic y Pavlovic, a los argentinos Carpenne y Tessare, ex-Boca Junior y los veteranos Céspedes, Gallego Y Mina Camacho. No tiene un jugador talentoso, capaz de ordenar el juego: no existe un criterio claro dentro del campo y aún persiste la débil imagen de los últimos años. En el torneo "Apertura" la gran revelación del equipo fue el juvenil Federico Valencia, quien juega actualmente en Millonarios y que está haciéndole mucha falta al medio campo santafereño. De equipo luchador se convierte en equipo correlón, cada día se aleja más del líder y se hunde en los lugares intermedios de la tabla. Perdió con Millonarios de la manera más tonta. Faltando un minuto le ganó Nacional 3-2 en Medellín. Le arrancó un punto al América en Cali y le ganó al Unión Magdalena 5-3 en un emotivo partido.
Van tres años largos llenos de irregulares campañas y la gente se pregunta por qué uno de los grandes del fútbol colombiano es incapaz de estar en la pelea por el título. Y de tanto ver al Santa Fe peleando los lugares intermedios de la tabla con modestos equipos, comienza a surgir la duda. ¿Es el Santa Fe, simplemente, un equipo chico llamado a realizar hazañas cada seis, ocho o diez años a pesar de representar a la ciudad más grande del país.? Este argumento no explicaría, sin embargo la gran hinchada del Santa Fe. Allí radica la grandeza de este equipo. porque el Santa Fe nunca ha poseido una nómina de lujo, siempre ha sido un equipo barato. Pero había estado discutiendo los primeros lugares. Luchando allá arriba en la tabla de posiciones. Hoy éso no ocurre, pero la grandeza de otros equipos nunca ha tentado a la fiel hinchada del Santa Fe.
Todos recuerdan los campeonatos del 48, 58, 60, 66, 71 y 75 y esperan otros más.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.